Despliega el menú
Deportes

patinaje de velocidad

Nerea Langa logra su segundo oro mundial en patinaje de velocidad

La zaragozana conquista el título en 500 metros júnior (el segundo) y ya suma cuatro medallas en los Juegos Mundiales de patinaje que se celebran en Barcelona.

Nerea Langa, feliz con su medalla de oro en la prueba de 500 metros
Nerea Langa, feliz con su medalla de oro en la prueba de 500 metros
Ángel Langa

 Va camino de convertirse en la estrella de la selección española en los Juegos Mundiales de patinaje. La zaragozana Nerea Langa ya suma cuatro medallas en la categoría júnior en tres jornadas del campeonato que ha tomado Barcelona. La última, este miércoles y la más grande: la de oro. Ha sido en la prueba de 500 metros, que coronó a la laureada patinadora del club 2mil6 para cosechar otro mayúsculo trofeo en su segunda cita mundialista. "La verdad es que no me lo esperaba, pensaba que no iba a lograr ninguna medalla y ya llevo cuatro. Estoy muy contenta", afirmaba la flamante campeona.

Nerea Langa, de 18 años, celebra su novena temporada en la competición en una disciplina que encumbró a la leyenda Sheila Herrero. La aragonesa ha cogido el testigo de su ídolo y se desliza como una bala devorando éxitos tras éxitos. Al enorme palmarés nacional que exhibe, con 35 títulos nacionales (y más de medio centenar de trofeos de todos los colores), se une su bagaje internacional desde que en 2016 debutó con la selección española: cuatro Europeos que se acompañan de dos oros, una plata y seis bronces. Para redondear, faltaban los podios mundialistas. El año pasado disputó su primer campeonato en Holanda, que se saldó con dos quintos puestos que le abrieron las puertas de los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires. Allí, terminó con una "sensación agridulce", ya que el resultado final de las tres pruebas que corrió le dio un cuarto puesto, empatada a puntos con la tercera, y acariciando el podio. "Me llevé un palo un poco grande porque hubo algo de injusticia con las valoraciones de los jueces. Intenté superarme mentalmente y trabajar las emociones", reconoce Nerea.

Y el resultado ha sido "superpositivo". La zaragozana ha madurado como deportista y como persona para llegar a Barcelona dispuesta a dar que hablar. "Lucharé por una medalla", comentaba antes de arrancar los World Roller Games. Pues su pelea se ha traducido en cuatro preseas. La primera cayó el pasado domingo en la prueba de 200 metros crono: oro. Las dos siguientes fueron el martes: plata en 1.000 metros sprint y por relevos 3.000 m. Y este miércoles, Nerea ha vuelto a deslumbrar a todos los aficionados que se daban cita en la pista del Front Marítim para atrapar otro título mundial.

La prueba de los 500 metros júnior se debería haber celebrado el lunes, pero la lluvia obligó a aplazarla a este miércoles, día en el que Nerea tenía programado su descanso. Por la mañana superó las rondas de octavos, cuartos y su semifinal, que ganó a la colombiana Valeria Rodríguez. Ya en la sesión vespertina, a partir de las 17.00, la aragonesa salió decidida a darlo todo. "Tenía muchas ganas porque era una final muy igualada. Al principio he ido controlando, porque no quería ponerme al frente, y por estar demasiado pendiente de mis rivales me he visto tercera. Pero en la última vuelta (de las tres previstas) me la he jugado a todo", describía Langa, emocionada y sin perder su eterna sonrisa. "Cada carrera es un espectáculo y no se sabe lo que va a pasar". Langa concluyó con un registro de 46,935; la plata fue para la colombiana Valeria Rodríguez (47,133), a la que también ganó en los 200 crono; y el podio lo completó la ecuatoriana María Lorto Arias (47,408). Nerea volverá este viernes a la pista para completar la vuelta al circuito.

Etiquetas
Comentarios