Zaragoza
Suscríbete por 1€

comercio

Papel de Armenia, cosmética de Teruel y tintes a granel en el centro de Zaragoza

Gel hidroalcóholico de Zaragoza o jabón de su Francia natal son algunos de los productos que oferta esta  comerciante que ha abierto una tienda tradicional en la capital aragonesa.

Marina Lamiche en su tienda 'zero waste' de la calle de Torre Nueva de Zaragoza.

"¿Tienes papel de Armenia?", pregunta una señora a las puertas de una tienda de la calle de Torre Nueva de Zaragoza. La respuesta afirmativa y con acento francés de Marina Lamiche, su propietaria, desata la alegría de esa ciudadana que se acaba de convertir en clienta. El papel de Armenia es un ambientador natural, dicen que el más antiguo que se conoce y, al parecer por la respuesta de la señora, difícil de encontrar. Tras su satisfactoria compra sale de la tienda -con algún producto que ha picado más- y proclama que dará a conocer la tienda entre sus amistades y compañeros de trabajo.

En Erre que Erre, el comercio que regenta Lamiche, se pueden encontrar ese y decenas de productos más que respetan al medio ambiente, como los tintes de pelo naturales -unos polvos de todos los colores que sorprenden a los nuevos clientes-. No obstante, lo que más llama la atención son las hileras de tinajas de cristal donde se almacenan litros de productos para higiene personal y para limpieza, algunos de ellos de fórmula aragonesa. Se compran a granel y la filosofía de la tienda es 'zero waste', es decir, cero residuo. Hace tiempo que a esta francesa -formada en Derecho y que conoció Zaragoza en su etapa de Erasmus hace 13 años, cuando se enamoró de un zaragozano- le apasiona esta forma de vida, aunque solo hace menos de un año que comenzó con el proyecto.

En el mes de enero ingresó en el Semillero de Ideas de Zaragoza Activa y la semana que se decretó el estado de alarma en España reservó este local del centro de la capital aragonesa. Tras el verano se hizo realidad, inaugurando un nuevo comercio en la ciudad. "Al principio el planteamiento era una cooperativa junto con otras chicas, algo parecido a modelos que existen en Francia: un lugar de sensibilización a residuo cero, no tan tienda", recuerda Marina. En el Semillero el proyecto creció, maduró y el resultado es otro: un comercio de proximidad por un lado y una asociación -Zero Waste Zaragoza- basada en el cero residuo por otro, pero con hilos de unión entre ambas, por ejemplo, con la posibilidad de colaborar con charlas o talleres.

"Espero que la gente se dé todavía más cuenta de la importancia de tener comercios de proximidad"
Marina Lamiche en su tienda 'zero waste' de la calle de Torre Nueva de Zaragoza.
Marina Lamiche en su tienda 'zero waste' de la calle de Torre Nueva de Zaragoza.
HA

La venta 'online' todavía está pendiente, de momento ella apuesta por las tiendas tradicionales: "Espero que la gente se dé todavía más cuenta de la importancia de tener comercios de proximidad, de intentar buscar productos de cerca, de calidad…". "Hay que hacer gasto en las tiendas cercanas porque entiendo que es gente que apuesta, tiene una ilusión, abre un negocio, se hace autónomo y tiene pocos apoyos", confiesa Teresa Romeo tras pagar su papel de Armenia y alguna cosilla más. Aplaude el comercio de proximidad y también aquellos que no malgastan, como De Tarros, de alimentos a granel que se ubica justo enfrente.

El resultado es "bueno" y la cara de Marina lo demuestra aun con mascarilla. "Estoy muy contenta de cómo está yendo porque entra bastante gente. Algunos repiten y ya son clientes fijos, otras personas esperaban este tipo de tienda y ya compraban por internet en páginas web", analiza Lamiche. Por su puerta entran chicas jóvenes que están concienciadas con el medio ambiento y también señoras que se han reencontrado con el tradicional estropajo de esparto. A estos parroquianos se suman aquellos que lo desconocían: "La idea de la tienda era también eso, dar visibilidad a esas alternativas que puede haber para generar menos residuos, evitar tóxicos en casa".

"Muchas cosas que se venden como ecológicas no tiene sentido ir a buscarlas al otro lado del mundo si existen de al lado de casa"

En los estantes de Marina se descubren productos con fuertes hilos con Aragón. "Muchas cosas que se venden como ecológicas no tiene sentido ir a buscarlas al otro lado del mundo si existen de al lado de casa", puntualiza. Se oferta cosmética, jabones y champú sólido elaborado en Alfamén por Alme, como el aceite de almendra que destaca la joven francesa. También Matarraña, una marca turolense de cosmética. El gel hidroalcóholico que ofrece, de dos aromas -árbol del té o de lavanda-, se fabrica en Zaragoza, al igual que los complementos de tela de Ana Albiac o Beecool, la alternativa aragonesa al papel film y aluminio. Los orígenes de Marina están presentes, tanto en la decoración de la tienda -se ha traído algunos elementos de Pau- como en el género, con el jabón de Marsella. Los geles y el champú a granel proceden de un laboratorio de Madrid, donde unas chicas lo elaboran de forma ecológica. Los litros de productos de limpieza se hacen en la zona de Levante, en Alicante y Valencia. A la oferta se le suma Dicha y hecho, monodósis ecológicas para electrodomésticos.

Marina resalta que el 'zero waste' no solo incentiva un consumo más responsable, sino que además es un 'plus' para la salud de las personas que lo consumen. A pesar de ello, es clara: "El 'zero waste' no es una secta y se tiene que hacer todo perfecto, sino que es el hecho de intentarlo". De ahí que su lema sea "rechaza, reduce, reutiliza, recicla y reincorpora".

Marina se suma a la oferta a granel que se ofrece en Zaragoza. Una ciudad que desde hace años apuesta por este tipo de ventas, tanto en productos de alimentación como de limpieza o higiene.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión