Despliega el menú
Zaragoza

Consumo

Opciones para comprar sin plásticos en Zaragoza

Desde productos frescos o productos para la limpieza del hogar o la higiene personal. La batalla contra el plástico hace resurgir la venta a granel en la ciudad.

detarros
De Tarros es una tienda de productos a granel que acaba de abrir en Zaragoza.
@detarrosredes

El plástico de un solo uso tiene los días contados. Y no solo porque lo clamen los ecologistas de todo el mundo, sino porque la Comisión Europea les ha puesto la vista encima y pretende que los países miembro los destierren de aquí al 2021. Los envoltorios alimentarios, los vasos de bebidas, las toallitas húmedas, los globos, las pajitas, los bastoncitos para los oídos, las bolsas de plástico... Todo eso son plásticos no biodegradables que consumimos de forma masiva en nuestro día a día y que representan entre el 80 y el 85% de la basura que va a parar a los océanos.

Están por todas partes y a veces no somos si quiera conscientes. El primer paso para propiciar que todos nos 'desenganchemos' de lo plástico ha sido la entrada en vigor de la obligatoriedad de cobrar las bolsas de plástico en los comercios. El segundo, un bombardeo informativo sobre los daños que causa esta huella plástica en el medio ambiente. Y mientras la sociedad se va concienciando y las empresas analizan cómo adaptarse a las nuevas exigencias, van surgiendo iniciativas tanto en el comercio local como desde multinacionales para que los clientes puedan ir llenando su cesta cada vez con menos plásticos.

Lo más denunciado en los últimos meses ha sido el uso excesivo del plástico en las secciones de productos frescos de los comercios. ¿Por qué las endibias y los champiñones vienen envueltos y en bandejas o las espinacas embolsadas? Las campañas de concienciación han hecho mella y el cliente empieza a denunciar la falta de opciones. Por eso, algunos supermercados se han puesto las botas y por ejemplo Carrefour acaba de implantar una iniciativa por la que permite a los clientes llevar sus propios recipientes y bolsas para realizar las compras en carnicería, charcutería, pescadería y frutería.

Los recipientes deben ser transparentes con tapa y pueden ser tanto de cristal como de plástico. Una vez pesados los productos, se envuelven en papel, se etiquetan y se sirven en el envase del cliente en vez de en la bolsa de plástico habitual. En el caso de las frutas o verduras a granel, el consumidor podrá utilizar su propia bolsa o malla transparente, según informa la empresa. La medida ya está en marcha en sus dos grandes supermercados de Zaragoza sin embargo, los consumidores que no estén todavía concienciados con el tema del medio ambiente se preguntarán, ¿qué saco yo con todo esto?

Ahorrar por evitar el plástico

Pues si la respuesta de no acabar sepultado bajo las bolsas de plástico que se acumulan en los armarios de su casa no le resulta suficiente, le alegrará saber que ya hay en Zaragoza comercios que ofrecen un descuento en sus productos a quienes vayan a hacer al compra con sus propios recipientes. En el Coso Bajo, por ejemplo, lleva cuatro años en marcha una tienda que se llama, precisamente, Sin Huella. La propietaria, Nieves Ruiz, ya ha declarado en varias ocasiones que mantiene una guerra abierta contra el plástico y por eso ofrece un descuento del 5% a quienes van a hacer la compra con su propio envase. Vende arroces, legumbres, especias, pastas y frutos secos a granel, una oferta similar a la que ofrecen tanto Mayte Gómez en El Colmado con Luz y Alma (calle del Carmen) como Lidia Vicente en De tarros, que abrió la semana pasada en la calle Torre Nueva y que también ofrece ese descuento del 5%.

"En una tienda de alimentación a granel se propicia que no se desperdicien ni alimentos ni plásticos. Tenemos bolsas de papel para que el cliente al que le pille de paso pueda comprar igualmente pero la idea es incentivar que se reutilicen los que tenemos en casa", explica Lidia desde De Tarros bastante contenta con la acogida que ha tenido la tienda en sus primeros días.

Además, desde hace bien poco también se puede comprar en Zaragoza leche ecológica a granel en la tienda que han abierto los hermanos Javier y Juan Sanz, de Lácteos Torreconde en el número 111 de la avenida de César Augusto. Si llevas tu propia botella, la leche (ordeñada ese mismo día o la tarde anterior) cuesta 1,90 euros el litro. Si necesitas comprar una, sube a 2,20.

Productos de limpieza y cosmética

Pero no todo el plástico está en la comida, ni mucho menos. Si ojeamos los productos de limpieza y de higiene personal que tenemos en casa y calculamos la cantidad de plástico que almacenamos, más de uno que se cree amigo del medio ambiente por separar los envases a la hora de reciclar se llevaría las manos a la cabeza. Los ecologistas insisten en que reciclar esos envases también deja huella y parten de un axioma indiscutible: el único plástico que no la deja es el que no se consume.

Las colonias ya llevan muchos años vendiéndose a granel en tiendas míticas de Zaragoza, como Gilca, aunque en los últimos años han surgido muchas  franquicias que parten del mismo planteamiento de permitir al cliente llevar su propio bote. Además, para productos de higiene personal y cosmética han surgido algunas propuestas interesantes cuyos productos (en tarros de cristal, a granel o en envoltorio de papel) pueden encontrarse ya en tiendas de la ciudad. Hablamos, por ejemplo, de la marca Matarrania. Un proyecto impulsado por un grupo de mujeres en el Matarraña y que tiene al aceite de oliva como protagonista. Todos sus productos son ecológicos y venden tanto jabón y champú en pastilla como bálsamos labiales, cremas hidratantes y aceites en tarros de crital. Ahora, trabajan para tratar de sacar adelante también desodorantes y pastas de dientes sin plastificar. Sus productos, se pueden encontrar en todas estas tiendas

En Zaragoza también está Mi Aroma, en el Actur. Tiene cinco años de vida y vende a granel productos ecológicos para la limpieza del hogar y la higiene personal. Mari Carmen Negre, su propietaria, cuenta además que está tratando de apostar cada vez más por que estos productos sean también de proximidad y tengan sello aragonés. Jabón para lavar la ropa, quitagrasas, geles de ducha... De todo ello, quien vaya con su propio envase, pagará solo por la cantidad que se lleve. "No hace falta que esperen a que se les termine el producto que tienen en casa, sino que lo pueden traer cuando les vaya bien. Yo lo peso antes de rellenarlo y después y solo les cobro por los litros que se llevan" cuenta. Eso sí, Mari Carmen confiesa que todavía hace falta avanzar hacia el cambio de mentalidad: "Tengo que decir una y otra vez que yo no quiero vender botes, que lo bueno es que traigan los suyos, pero mucha gente todavía no asimila lo de que el bote se cobra a parte", reconoce.

miaromaactur
Mi Aroma, en el Actur, vende a granel productos de limpieza e higiene personal
DIEGO MELERO

Máquinas de vending... y devolución

Los vasos de bebidas figuran en la lista negra de los 10 primeros productos plásticos que la Comisión Europea se ha propuesto eliminar desde el principio. En Aragón, destaca también una empresa que fue de las primeras en apostar por utilizar el cartón para sus máquinas de vending. Se trata de Eboca, que ahora además acaba de lanzar la primera agua en caja del mercado. Raúl Benito, su presidente, avanza también que la compañía se ha propuesto sustituir en el menor tiempo posible el porcentaje plástico que queda en sus tetrapacks y vasos (que pese a ser de cartón llevan una fina lámina para hacerlos impermeables) y también sus palitos para remover el café por PLA, un plástico biodegradable que procede de productos vegetales.

agua en caja eboca
Agua en caja de Eboca
Eboca

Y de unas máquinas a otras... en los últimos años han empezado a brotar en Zaragoza, aunque todavía de forma tímida, las máquinas que recompensan al cliente por devolver las latas y botellas de plástico. Máquinas de vending, pero al revés.

De momento, la empresa Ganamos Reciclando tiene tres instaladas en Aragón, dos de ellas en Zaragoza capital. Una en el supermercado Coviran de la calle Asín y Palacios y otra en el polideportivo de la Unión Deportiva Montecarlo (en Torrero). En esta última ubicación se instaló hace ya un par de años para evitar que los chavales dejaran las latas por ahí. Y lo han conseguido, dicen, porque la máquina les devuelve un céntimo por lata.

Etiquetas
Comentarios