Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Urbanismo autorizará la transformación en viviendas de locales que lleven 3 años vacíos y no estén en una calle principal

Todos los grupos aprueban la modificación del PGOU con medidas para evitar las "infraviviendas". La norma excluye calles principales o comerciales y fija un mínimo de 45 metros cuadrados.

El consejero municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Víctor Serrano
El consejero municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Víctor Serrano
Miguel G. García

La comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado este lunes de forma inicial la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que permitirá a los locales que lleven al menos tres años vacíos convertirse en viviendas. El acuerdo se adoptó por unanimidad después de un proceso de negociación que trató de garantizar que estos cambios de uso no generaran ni procesos especulativos ni "infraviviendas".

"Va a tener un efecto positivo en muchos barrios, que ven cómo los locales cerrados durante muchos años degradan la escena urbana", ha explicado el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano. Según la Federación de Empresarios del Comercio (ECOS), este problema afecta a más de 1.800 locales comerciales sin uso que tiene la ciudad. El responsable municipal declaró que, además del uso residencial, los locales podrán convertirse en aparcamientos, zonas de estacionamiento de bicis, almacenes o espacios vecinales o culturales.

Pero el aspecto más importante es la conversión en viviendas, que permite que un local desocupado en planta baja tenga un uso residencial o se incorpore a una planta superior para dar lugar a un dúplex. Eso sí, para que un establecimiento comercial u hostelero pase a ser una casa será necesario un periodo de desocupación de 36 meses, para evitar procesos especulativos que eleven el precio de los locales, lo que perjudicaría aún más a la actividad minorista que se quiere preservar.

Respecto a la superficie que tendrán que tener estas viviendas, el mínimo que fija la ley para obtener la célula de habitabilidad es de 37 metros cuadrados. No obstante, la norma eleva el tamaño para los casos en los que se quieran sacar dos viviendas o más. Si el local tiene menos de 140 metros cuadrados, cada una de ellas deberá tener 45 metros cuadrados. Si tiene más de 140, el mínimo será de 55 metros cuadrados. El objetivo es lograr que no se conviertan en infraviviendas.

Catálogo de excepciones

No obstante, no todos los locales de la ciudad se podrán transformar en viviendas. Esta opción no se podrá aplicar en las zonas saturadas de bares, por los conflictos que podría generar, o en grandes vías comerciales. En esta situación está las calles principales (Independencia, Don Jaime I, paseo de Pamplona, Constitución, Cesáreo Alierta, avenida de Madrid, de Navarra...) o a gran parte del Casco Histórico (plaza del Pilar, calle de Alfonso, Echegaray y Caballero, plaza de la Magdalena, San Pedro Nolasco...). Las calles, en cualquier caso, se podrán modificar durante la tramitación de la modificación del PGOU.

También se restringe donde los prohíban los planes especiales de ordenación comercial (calle Delicias, Vicente Berdusán,Calanda, plaza de las Canteras, Salvador Minguijón...). Por tanto, la transformación de los locales favorecerá especialmente tanto a los barrios tradicionales, especialmente a sus calles interiores, como a las zonas de expansión (Valdespartera, Arcosur, Parque Venecia, Parque Goya...). Se llegó a valorar la opción de excluir la vivienda turística, pero finalmente ese asunto no se ha tocado.

Para facilitar la transformación, la normativa flexibiliza la exigencia de elevación de la planta baja respecto al suelo (el mínimo es un metro) en determinados casos. Por ejemplo, para una vivienda destinada a una persona con movilidad el forjado del suelo puede estar a la altura de la acera. La modificación también abre la puerta a operaciones de saneamiento en manzanas para generar nuevos espacios públi cos.

Reacciones de los partidos

Horacio Royo (PSOE) ha expresado que tiene "alguna duda" sobre el alcance de la medida y, por ello, ha condicionado su apoyo a la aprobación definitiva a que el área de Urbanismo dirija una estrategia que trate de dotar a la ciudad de un conjunto de locales para usos culturales, vivienda pública o entidades sociales y vecinales.

La preocupación central de los socialistas era que esta modificación del PGOU no abriera una puerta a la infravivienda, que se garantizara la privacidad en estos locales reconvertidos y abordar la falta de estacionamientos en algunos barrios, y esa ha sido la línea de sus aportaciones.

El portavoz de ZeC, Pedro Santisteve, ha advertido de que esta modificación no va a ser "una revolución en sí misma" y ha reclamado que deberá ir acompañada de otras reformas legales y de un plan de impulso al comercio para que no se quede en "agua de borrajas".

Desde Podemos-Equo, Fernando Rivarés ha agradecido la aceptación de casi una docena de propuestas de la formación morada, como el aumento de metros exigibles de 37 a 45 metros cuadrados o la posibilidad de que estos locales puedan unirse a la vivienda superior para formar dúplex.

Julio Calvo, de Vox, ha manifestado que existe bastante patrimonio en forma de locales que ha dejado de generar riqueza y de prestar servicio, aunque ha mostrado su preocupación por que se produzca un incremento generalizado del número de viviendas en algunos barrios sin que ello conlleve una mayor dotación de servicios

Etiquetas
Comentarios