Zaragoza

zaragoza

Las fiestas del Pilar mantienen un presupuesto de 1,9 millones pero pierden actos y escenarios

La programación infantil y los conciertos de la fuente de Goya se llevan la mayor parte del gasto.

Ambiente en la plaza del Pilar durante las fiestas
Ambiente en la plaza del Pilar durante las fiestas
Aránzazu Navarro

Las fiestas del Pilar de este año contarán con un presupuesto de casi 1,9 millones de euros, cifra muy similar a la del año pasado, pero tendrán menos actos y escenarios. Así se recoge en el borrador del programa que ha elaborado el Ayuntamiento y que previsiblemente será aprobado este jueves en el consejo de administración de Zaragoza Cultural. En cualquier caso, la oferta de ocio será continuista, ya que el nuevo gobierno PP-Cs ha tenido escaso margen de maniobra para introducir grandes cambios.

La mitad del presupuesto procederá de las arcas municipales, que aportan 951.108 euros, mientras que los patrocinios y colaboraciones suman 534.848 € y las taquillas, cánones y cesiones de espacios, otros 393.483 €. Por segundo año consecutivo, el Consistorio debe hacer un gasto extra, ya que no puede contar con los cerca de 300.000 euros que ingresaría por la explotación del Parking Norte. La concejal de Cultura, Sara Fernández, prefirió no correr riesgos y, ante la falta de tiempo, volvió a dejar sin licitar el mayor recinto festivo de la ciudad.

El Ayuntamiento no cuenta con los cerca de 300.000 € que ingresaría por el Parking Norte

Por su parte, los conciertos y la programación infantil vuelven a acaparar la mayor parte del gasto de las fiestas. Solo los dos escenarios de la plaza del Pilar se llevan 459.351 euros, mientras que para Río y Juego –en la Expo– y para las marionetas del Parque Grande se destinan 407.000 euros. Además, los actos tradiciones –como la Ofrenda, el Rosario de Cristal o los fuegos artificiales– suponen un desembolso de 173.773 €, y el pregón del día 5 costará 87.682 €.

Las novedades

A falta de la aprobación final y de los últimos retoques, la programación de las fiestas de este año contará con cerca de 450 actos, por los más de 500 de ediciones anteriores. Además, algunos escenarios desaparecen y otros sufren ligeras modificaciones. De las ausencias, la más destacada será la de la plaza de San Bruno, que se había convertido en uno de los epicentros musicales de mayor calidad durante el Pilar en la capital aragonesa. Sin embargo, el Ayuntamiento ha decidido suprimirla a instancias de la Junta Local de Seguridad, que pidió despejar el entorno de la basílica para evitar más aglomeraciones.

Tampoco habrá actividad en los Jardines de Tosos, en Vadorrey, que no tendrá escenario. «Se usaba únicamente un día, el 12 de octubre al mediodía, para un concierto, por lo que preferimos no montarlo este año», argumentó Fernández en su momento.

En cambio, se recupera un escenario perdido en la plaza del Pilar para las jotas y el folclore que antaño se instalaba junto a la fuente de la Hispanidad, a donde regresará. En los últimos años algunas de estas actuaciones tradicionales se han llevado a cabo en el escenario de la fuente de Goya, donde tuvieron que compatibilizarse con otro tipo de espectáculos, lo que generó alguna queja por parte del sector.

Los más tradicionales

Las fiestas arrancarán el sábado día 5 con el tradicional pregón desde el balcón del Ayuntamiento, en esta ocasión, por parte del grupo B Vocal. A continuación actuarán Los Secretos en un escenario por el que también pasarán Amaral, Lola Índigo, La Ronda de Boltaña o Tachenko. El otro gran referente musical será el Espacio Zity de Valdespertera, junto al recinto ferial, donde se podrá disfrutar de Anuel, Fangoria o Aitana, entre otros.

También habrá actuaciones en la plaza de Las Armas y la del Justicia, mientras que otras mantendrán su programación temática: magia en San Pedro Nolasco; humor en la glorieta Esperanto; baile en José María Forqué; y cuentacuentos en el parque Bruil.

A su vez, se repite la descentralización de actos como los cabezudos o el tragachicos, para llegar a los barrios, y los más pequeños –y sus padres– volverán a contar con Río y Juego y con el Parque de las Marionetas, entre otros. En cuanto a las ferias y muestras callejeras, se mantienen las de las últimas ediciones, como la de artesanía o las ‘food trucks’, a la espera de que se licite la de gastronomía de Echegaray, que quedó desierta en un primer intento.

Etiquetas
Comentarios