Zaragoza

zaragoza

Un informe municipal detecta hasta 26 ‘puntos calientes’ y de degradación en la zona Pignatelli

El documento, aprobado en abril, propone 71 medidas sociales y de mejora del espacio público. Los vecinos piden que se presupueste y el gobierno dice que "es un buen punto de partida".

La calle de Pignatelli, a la altura del andamio que impide el paso de los Bomberos.
La calle de Pignatelli, a la altura del andamio que impide el paso de los Bomberos.
José Miguel Marco

Es el "triángulo olvidado" de Zaragoza, como lo llaman sus propios vecinos. La deplorable situación de la calle de Pignatelli y adyacentes ha pasado en las últimas semanas del olvido y abandono a ser uno de los debates relevantes en la ciudad. El rebrote de la violencia en esta zona durante este verano ha provocado el levantamiento de sus vecinos, que han lanzado una llamada pública de auxilio. El Ayuntamiento ha recogido el guante, aunque hacía meses que se venía trabajando en un plan para mejorar esta zona.

Durante la pasada corporación, y a iniciativa de CHA, se elaboró un completo plan con más de 70 medidas para la regeneración del entorno de Pignatelli. En varias sesiones de trabajo, que contaron con la participación de decenas de colectivos vecinales y técnicos municipales, se hizo un diagnóstico de la situación y se dibujó una hoja de ruta para sacar del abandono este punto del Casco Histórico.

El informe refleja los elementos positivos con los que cuenta el barrio y que habría que potenciar. El cercano Museo del Fuego y los Bomberos, las aulas de la Universidad de Zaragoza en el convento de la Victoria, la Fundación Secretariado Gitano, la asociación Santo Nicomede y el Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional (Cerai) se valoran por atraer visitas y hacer una buena labor en la zona.

No se puede decir lo mismo de las decenas de solares, locales, viviendas y edificios completos que presentan un deplorable estado de conservación. Tras recorrer estas calles, el informe refleja 26 ‘puntos calientes’, entre los que hay parcelas abandonadas, prostitución, tráfico de drogas, edificios ocupados, acumulación de basuras, almacenamiento de productos peligrosos, plagas de roedores... Como reflejó este periódico el pasado domingo, solo en tres de estas calles hay seis edificios enteros okupados, así como otras 19 viviendas que están habitadas de forma irregular o ilegal.

El informe que elaboró el Ayuntamiento durante la pasada corporación se rubricó el pasado mes de enero, y fue refrendado por todos los grupos municipales en el pleno de abril. Es fruto de un proceso participativo en el que técnicos municipales y vecinos hicieron sus aportaciones hasta completar un documento que recoge un total de 71 acciones y medidas para empezar a trabajar.

En el aspecto social, el documento pide que todas las áreas municipales afectadas compartan su información sobre las condiciones de habitabilidad y salubridad de los locales y edificios. También que se analicen las familias atendidas por los servicios sociales, para darles una formación que trabaje especialmente la convivencia vecinal y el cuidado del entorno urbano.

En materia de urbanismo, se propone reactivar el programa de rehabilitación de viviendas y firmar contratos con los colegios profesionales para elaborar los Informes Técnicos de Edificación en caso de que no responda el propietario, entre otras medidas. Para mejorar las condiciones de los inmuebles, se pide que Zaragoza Vivienda capte pisos en alquiler e incluso compre propiedades para rehabilitarlas y ponerlas en el mercado de alquiler. También se solicita actuar en los solares, mejorando su limpieza, cerrando los vallados e incluso expropiando los que no cumplan con las normativas.

Otra de las medidas que, a juicio del informe, mejoraría el barrio es el impulso del comercio. Por eso, se piden ayudas para la instalación de negocios y mejorar el entorno para que resulte más atractivo. Se solicitan más contenedores y papeleras, campañas de sensibilización para acabar con costumbres incívicas, un refuerzo de limpieza... También se recomienda una mayor presencia policial y afinar la coordinación entre la Policía Local y la Nacional.

"Un buen punto de partida"

Los vecinos del colectivo Calles Dignas entregaron este documento el pasado miércoles al presidente de la junta de distrito, Alfonso Mendoza (PP). Pidieron al concejal popular "que se presupuesten las medidas" que recoge el informe, y "que se fije un plazo" para su ejecución.

Mendoza asumió el plan y lo valoró como "un buen punto de partida" para guiar el trabajo que ya se ha empezado a realizar. No obstante, también incidió en que habrá que "actualizar su contenido", porque tras los últimos incidentes violentos "puede haber medidas más urgentes", como el trabajo con las viviendas ocupadas por "delincuentes".

Etiquetas
Comentarios