Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Agitada noche en la zona de Pignatelli con dos detenidos por intentos de robo con armas blancas

La Policía acudió en cuatro ocasiones para intervenir en dos delitos, una bronca vecinal y para identificar a 16 personas.

Agustina de Aragón
El insalubre solar de la calle de Agustina de Aragón que linda con el número 26 está desde ayer tapiado con bloques de hormigón. Varios obreros se presentaron con material para sustituir las chapas que lo cerraban, pero que no impedían que se llenase de basura.
José Miguel Marco

Las noches siguen siendo movidas en las calles de la zona de Pignatelli, pero las mañanas y las tardes les siguen a la zaga. La Policía Nacional tuvo que intervenir ayer al menos en cuatro ocasiones por problemas de seguridad ciudadana, y en una de ellas contaron con el apoyo de la Policía Local. 

El primer conflicto se produjo en torno a las 22.00 del domingo, varias personas requirieron la presencia policial porque un inquilino del número 19 de Agustina de Aragón estaba amenazando a una vecina con la que mantiene un conflicto permanente. "Ayer ese hombre estaba animando a los jóvenes okupas de la casa de enfrente (número 26) a que la agredieran y no dejaba de lanzar amenazas", contaron los residentes que llamaron al 091. La cosa se solucionó (momentáneamente) y no hubo detenciones. 

Tres horas después, fueron los propios vecinos –esta vez los de bloque del número 6 de Agustina de Aragón– los que impidieron que un atracador, armado con una navaja, robase el bolso a una mujer del barrio. La víctima estaba en la calle de Ramón y Cajal y al ver a un hombre que le resultó sospechoso se echó a correr y se metió en el portal de ese edificio (propiedad de un banco y okupado entero). El individuo fue escaleras arriba tras ella y, alertadas por sus gritos, salieron otras vecinas que forcejaron con él y lograron sacarlo a la calle. A pesar de que trató de huir, la Policía Nacional logró detenerlo poco después. El delincuente fue identificado como M. B., de 36 años. 

También de madrugada, los agentes arrestaban en Conde Aranda a la altura de la calle de Cerezo a J. M. M. J., de 42 años, por intentar asaltar a un viandante armado con una navaja, pero la víctima logró escapar. 

Ya durante el día la presencia policial fue constante tanto en las mencionadas vías como en la plaza de José María Forqué. A primera hora de la tarde, dos jóvenes que caminaban por la zona se echaron a correr al ver un coche patrulla y se metieron en una casa de la calle de Cerezo. Según explicaron fuentes policiales, los agentes los siguieron con intención de identificarlos pero, al entrar en el inmueble donde los habían visto meterse, salieron de repente dieciséis personas. Ocho de ellas fueron identificadas en el lugar y otras ocho, que no llevaban documentación, fueron trasladadas a dependencias policiales para verificar su identidad. 

Queja a una inmobiliaria

Por su parte, los vecinos que se están movilizando para lograr una convivencia pacífica en el barrio remitieron ayer una carta a la inmobiliaria propietaria del edificio ruinoso situado en el número 26 de Agustina de Aragón okupado por jóvenes conflictivos. Los residentes "suplican" a la empresa que ponga "todos los medios disponibles" para acabar con el "calvario" e "ignominia" que sufren por el abandono de su propiedad.

"Los vecinos que llevamos más de un año teniendo que soportar el comportamiento incívico de estos jóvenes que malviven en un foco de insalubridad, cogiendo agua de la alcantarilla, echando orines a la calle, trepando por una cuerda al balcón, saliendo por la puerta a veces en estado lamentable, originando reyertas con armas y un sinfín de actividades difícilmente justificables", comunican.

Etiquetas
Comentarios