Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

huesca

Los truferos suspenden definitivamente el Mercado de la Trufa de Graus

La Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón ha decidido cancelar "definitivamente" esta nonata edición del Mercado "debido a la situación y la ampliación de las restricciones en el tiempo".

David Royo.
David Royo.
HA

La Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón ha anunciado la suspensión definitiva del popular Mercado de la Trufa fresca de Graus por la imposibilidad de que se desarrolle en unas mínimas condiciones de normalidad debido a la situación sanitaria, pese a que se ha esperado hasta el último momento a que mejorara la situación sanitaria y se relajara el confinamiento perimetral de muchos de los ciudadanos del país. La decisión del Gobierno de Aragón de seguir manteniendo las restricciones a la movilidad vigentes, al menos, hasta el próximo 5 de marzo, a pocos días de que acabe oficialmente la campaña trufera, ha supuesto la puntilla definitiva a la apertura de este Mercado que se ha consolidado en los últimos años como una excelente herramienta de promoción y visibilización de un sector que está ganado un cada vez mayor peso específico en la economía de muchas comarcas altoaragonesas.

En un escueto comunicado, la Asociación comunica que "finalmente" ha decidido cancelar "definitivamente" esta nonata edición del Mercado "debido a la situación y la ampliación de las restricciones en el tiempo". Los truferos señalan que, aunque la compraventa profesional se seguirá realizando, no será posible ya en esta campaña abrir este mercado al público para la compra al detalle, ni se podrán ofertar las degustaciones de tapas de restaurantes de la zona o las charlas de interés sobre el sector "que veníamos realizando en anteriores ediciones" y emplazan a los interesados a la próxima campaña 2021-2022 esperando que entonces pueda volver la normalidad, también en el sector de la trufa.

La suspensión de este Mercado de la Trufa de Graus, que se ha consolidado como el escaparate de la producción trufera nacional y un activo punto de compra-venta al por mayor y al detalle de esta delicia gastronómica, es un síntoma de un pésimo año para el sector. El presidente de la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón, David Royo, reconoce la "brutal" caída en la demanda motivada por el cierre generalizado de la restauración "todavía más estricto en Francia, que es donde se consume buena parte de la producción trufera mundial, que aquí en España", lo que ha hecho que muchas de las transacciones económicas de anteriores temporadas «se hayan ido al garete".

El presidente de la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón, David Royo.
El presidente de la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón, David Royo.
HA

Y ello en un año en que se está comercializando una trufa de calidad excepcional debido a que las circunstancias climáticas han acompañado desde la pasada primavera su ciclo de crecimiento con lluvias al principio, calores intensos en el verano, heladas oportunas en los meses de otoño y el grado de humedad necesario durante todo el tiempo. Con menos producción en volumen que en años anteriores, por esos calores intensos que fueron bien para la maduración, pero no tanto para el crecimiento y desarrollo en tamaño del hongo, es, reconoce Royo "una trufa de calidad excepcional en aroma, posiblemente la más aromática que yo he conocido desde que me dedico a esto, aunque de un calibre algo menor que otros años".

Obviamente, la ausencia de demanda se ha traducido en una disminución de precios, no tanto para el consumidor final –la pasada Navidad se llegaron a pagar 2000 euros por kilo de la trufa extra y en la actualidad los precios se mantienen al por menor en los 600 euros el kilo- sino para los productores y los mayoristas que las están negociando a precios de entre 120 y 180 euros ya que buena parte de la producción no se va al consumo gastronómico sino a su utilización en la elaboración industrial de productos trufados.

Como reconoce Royo, por estos motivos la temporada "ya empezó muy floja de precios", lo que unido al descenso en las ventas hace que, "como les pasa a otros muchos sectores", los truferos estén viviendo una auténtica temporada de supervivencia. "Lo que nos toca –sentencia su presidente- es aguantar y esperar que esto pase". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión