Despliega el menú
Aragón

hortofruticultura

Frutas: todo un año (internacional) siendo las protagonistas

La ONU ha declarado 2021 como Año Internacional de las Frutas y Verduras. El objetivo es incentivar el consumo de unos alimentos muy saludables y nutritivos.

Una consumidora adquiere fruta en un puesto del Mercado Central de la capital aragonesa.
Una consumidora adquiere fruta en un puesto del Mercado Central de la capital aragonesa.
Francisco Jiménez

El recién estrenado año llega con un nuevo apellido. 2021 es el Año Internacional de las Frutas y Verduras, como así lo declaró el pasado 15 de diciembre el secretario general de la ONU, António Guterres. No es un capricho. Los responsables de Naciones Unidas quieren promover el consumo de estos alimentos, que consideran "todavía muy insuficiente", y concienciar a los consumidores de los múltiples beneficios que su ingesta tiene para la salud, aprovechando así el tirón que los alimentos saludables han experimentado durante el complicado 2020 marcado por la pandemia.

"Las frutas y verduras son la piedra angular de una dieta sana y variada, proporcionan al cuerpo humano abundantes nutrientes, refuerzan el sistema inmunológico y contribuyen a reducir el riesgo de contraer muchas enfermedades", detallaba Guterres para justificar esta elección con la que se pretende "brindar atención a un sector crítico e instar a que se adopte un enfoque más integral de la producción y el consumo que beneficie a la salud humana y al medio ambiente". Se trata también, dice la ONU, de evitar así que estas producciones continúen luciendo el dudoso honor de ser los alimentos con los niveles de pérdida y desperdicio más altos.

Pero que 2021 sea el Año Internacional de las Frutas y Verduras no es solo una declaración. Lleva implícita también una llamada de atención a los gobiernos y al sector mundial para que reorienten sus políticas teniendo presente dichos objetivos.

Y para conseguirlo se recomienda la difusión de mejores prácticas sobre el fomento del consumo y la producción sostenible de frutas, pero también se aboga por una mayor sostenibilidad en el almacenamiento, el transporte, el comercio, el procesamiento, la transformación, la venta minorista, la reducción del desperdicio y el reciclaje.

La ONU considera que es necesario impulsar la integración de los pequeños agricultores, en especial los agricultores familiares, en las cadenas de producción, suministro y valor locales, regionales y mundiales. Y, sobre todo, propone adoptar "enfoques y tecnologías innovadoras" en la lucha contra la pérdida y el desperdicio de frutas y verduras.

El sector lo celebra

La importancia de esta declaración no es solo una cuestión de salud y nutrición. También tiene un destacado componente económico. De hecho, la producción de frutas y verduras genera niveles de ingresos comparativamente más altos que los de otros cultivos básicos tradicionales y ofrece un gran margen para aumentar los niveles de ingresos de los pequeños agricultores y los agricultores familiares. Es uno de los sectores más intensivos en mano de obra, lo que genera empleo e ingresos, especialmente para las mujeres de las zonas rurales.

Todo ello explica que los productores y exportadores hortofrutícolas españoles (Fepex) celebren que 2021 sea el Año Internacional de las Frutas y Verduras, porque "ofrece la oportunidad única de sensibilizar sobre su importancia para la nutrición y salud humana".

También en Aragón se ha aplaudido la decisión de la ONU. No en vano es uno de los sectores agrícolas con importante presencia económica y social en la región. La Comunidad representa la quinta parte de la superficie total nacional española de frutay es el principal productor nacional de cereza y el segundo de melocotón y manzana. Aunque el cultivo de frutas y hortalizas ocupan solamente el 3,2% de la superficie total de Aragón y el 10% de la del regadío, sus producciones representan el 28% del total agrícola.

Etiquetas
Comentarios