Despliega el menú
Huesca

huesca

Las acusaciones piden confirmar la prisión permanente de Iván Pardo por asesinar a Naiara y su defensa, rebajarla a homicidio

El TSJA ha dejado vistos para sentencia los recursos presentados por todas las partes. El abogado del padrastro y de la abuelastra de la niña también solicitar aminorar sus penas por malos tratos y la nulidad del juicio.

La vista por los recursos del caso de Naiara en el TSJA se ha celebrado tanto de manera presencial como telemática.
La vista por los recursos del caso de Naiara en el TSJA se ha celebrado tanto de manera presencial como telemática.
Guillermo Mestre

Los magistrados Manuel Bellido Aspas, Fernando Zubiri de Salinas e Ignacio Martínez Lasierra de la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Aragón han dejado vistos para sentencia los recursos presentados por todas las partes del caso Naiara, la niña de 8 años de Sabiñánigo que murió en el verano de 2017 después de ser torturada durante horas por su tío, Iván Pardo, por no hacer los deberes

Las acusaciones han coincidido en pedir la confirmación de la condena de prisión permanente revisable -la primera de Aragón- que la Audiencia Provincial de Huesca dictó el pasado mes de octubre tras ser declarado culpable por el jurado. Sin embargo, su defensa ha insistido en que los hechos no pueden calificarse de asesinato sino de un delito de lesiones dolosas en concurso con un homicidio, lo que rebajaría la pena a una horquilla de entre 10 y 15 años de cárcel.

La Audiencia de Huesca prorrogó recientemente nueve años (hasta el 30 de diciembre de 2019) la prisión provisional comunicada y sin fianza de Iván Pardo mientras se resuelven los recursos interpuestos ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón y que podrían incluso llegar hasta el Supremo.

La abogada de Iván Pardo, María Gabasa, ha cuestionado que no se hayan tenido en cuenta los informes psiquiátricos y psicológicos de su cliente, que está diagnosticado de un trastorno orgánico de la personalidad tras operarle con 16 años para quitarle un tumor benigno en la cabeza. Según la letrada, dos peritos aseguraron que este trastorno le provocó una "disminución importante de su capacidad volitiva" que sustenta su argumento de que su cliente "nunca pretendió el resultado". "Su intención era corregir, castigar y lesionar a Naiara, pero esa intención se vio rebasada por las circunstancias que comportan su trastorno de personalidad", ha manifestado.

También se han expuesto los recursos de la abuelastra (Nieves Pena) y del padrastro (Carlos Pardo) de la niña, que fueron condenados a dos años de prisión cada uno por un delito de malos tratos habituales (en el caso del segundo, en la modalidad de comisión por omisión). Su letrado, José Luis Vivas, ha negado en primer lugar los hechos atribuidos a sus dos clientes porque, en su opinión, "hay una ausencia de fundamentos sobre la condena de malos tratos". Además, ha insistido en reclamar la nulidad de todo el juicio porque en el registro de la vivienda donde se cometieron los hechos, su cliente no estuvo asistido por una abogado lo que supone, según su criterio, "una aberración jurídica". Una alegación que ya rechazó el magistrado de la Audiencia de Huesca recordando que esta asistencia letrada no es preceptiva en todos los casos. 

Por parte de las acusaciones particulares, Luis Marín, abogado de la madre biológica, Mariela Benítez, ha solicitado que se ratifique la condena por asesinato contra Iván Pardo recordando que el veredicto del jurado fue "contundente". Ha mantenido que Iván Pardo tuvo "intención de matar a Naiara" subrayando que aparte de las torturas, cerró las ventanas de la casa, engrilletó a la niña de manos y pies "y le dio golpes en la cabeza hasta que consiguió fracturarle el cráneo, que fue la causa de la muerte, y una vez que perdió el conocimiento tardó tres horas en llamar a los servicios sanitarios, lo que para nosotros fue algo decisivo para que al final muriera", ha argumentado. Además, ha rechazado la petición de nulidad del juicio porque, en su opinión, "la instrucción fue escrupulosa y diligente".

Mientras, la representación legal del padre biológico de Naiara, Manuel Briones, llevada en esta ocasión por la abogada Gema González por delegación del despacho de Marcos García Montes, ha reclamado elevar de 2 a 4 años la pena para Iván Pardo por el delito de malos tratos y de 2 a 3 años para el padrastro y la abuelastra. Asimismo, ha pedido que se aprecie la agravante mixta de parentesco en las condenas por la relación de convivencia de los condenados con la víctima. También ha pedido que su cliente reciba la misma indemnización que la madre biológica (120.000 euros), en lugar de los 30.000 reconocidos en la sentencia ya que, a su juicio, el daño moral para ambos progenitores es el mismo y por tanto esta diferencia económica es "desproporcionada" aunque su cliente residiera fuera de España y no conviviera desde hace años con su hija. 

Finalmente, el fiscal Enrique Pera Elfau ha solicitado la ratificación de la condena de prisión permanente para Iván Pardo afirmando que dado el veredicto "unánime" del jurado popular y el dictamen pericial de los médicos forenses es "irrebatible" que tuvo intención de matar a Naiara. En este sentido, y en respuesta al recurso de la abogada del condenado, rechaza que el trastorno de personalidad influyera en su capacidad para saber lo que estaba haciendo. "Los médicos forenses declararon que el acusado era plenamente imputable, que no tenía alteradas ni siquiera levemente sus facultades intelectivas, volitivas y cognitivas, que era conocedor de sus actos y de sus consecuencias, y que se descartaba cualquier acto de arrebato u obcecación", ha recordado. Y aunque ya se ha impuesto la máxima pena posible, también ha pedido que se aprecie la agravante de ensañamiento.

En cuanto a los recursos del padrastro y la abuelastra, el representante de la Fiscalía ha reclamado confirmar también las penas de dos años por malos tratos para cada uno de ellos y ha rechazado igualmente la petición de nulidad de la causa porque, en su opinión, el registro del piso no fue irregular y la alegación se planteó fuera de tiempo. 

El fiscal, por último, se ha opuesto a aumentar la indemnización al padre biológico de Naiara porque considera que las cantidades fijadas son "ajustadas" teniendo en cuenta que la menor convivía habitualmente con su madre en España y que él residía en Argentina. 

Etiquetas
Comentarios