Despliega el menú
Huesca

huesca

Condenan al asesino de Naiara a dos años y medio de cárcel por malos tratos a sus otras dos sobrinas

La abuela de las niñas, que ahora tienen 15 y 17 años, también ha sido castigada con dos años de prisión por el mismo delito. 

Iván Pardo, en la sesión de este viernes del juicio con jurado que se sigue contra él por asesinar presuntamente a su sobrina Naiara.
Iván Pardo, durante el juicio por el asesinato de su sobrina Naiara celebrado en Huesca. 
Javier Blasco/EFE

Iván Pardo Pena ha sumado una nueva condena a la prisión permanente revisable que le impuso la Audiencia Provincial de Huesca después de que un jurado le declara culpable del asesinato de Naiara, su sobrina pequeña de 8 años a la que torturó durante horas por no haber hecho los deberes en verano. Ahora ha sido castigado con otra pena de dos años y seis meses de cárcel por un delito de malos tratos habituales en el ámbito familiar a sus otras dos sobrinas, que ahora tienen 15 y 17 años. Los tres convivían en el mismo domicilio junto a la abuela de las dos niñas, que también ha sido condenada a dos años de prisión por el mismo delito

En este nuevo procedimiento estaban acusados Iván Pardo y su madre, Nieves Pena. Sus abogados, María Gabasa y José Luis Vivas, respectivamente, alcanzaron un acuerdo de conformidad antes del inicio de la vista. Al primero le pedían tres años y finalmente aceptó una pena de dos años y medio de prisión. Además, una reciente sentencia del Supremo creó jurisprudencia y le permitió agrupar las dos condenas por los malos tratos a las dos sobrinas en una sola pena. 

Mientras, la abuela de las niñas aceptó dos años de cárcel aunque se suspendió la ejecución a condición de que no vuelva a delinquir en los dos años siguientes. Pese a haber sido condenada recientemente a otros tres años por malos tratos a Naiara, en este caso no le computaron como antecedentes al ser hechos anteriores al asesinato por lo que no tendrá que entrar en prisión, al menos por ahora.

Durante el juicio por asesinato, las dos niñas acusaron a su tío, Iván Pardo, de obligarlas a colaborar en las terribles torturas que le infligió a Naiara en el domicilio familiar de Sabiñánigo. Ambas fueron las únicas testigos presenciales de los hechos ya que su abuela estaba fuera trabajando.

Las dos menores declararon a puerta cerrada y durante casi dos horas describieron al detalle todas y cada una de las vejaciones perpetradas aquella noche del 6 de julio de 2017 por el principal acusado contra su sobrina. Además, acusaron tanto a su tío como a la abuela de pegarles. 

Según su abogada, Iván Pardo se encuentra anímicamente "cada vez peor" después de las dos condenas. Tras pasar más de un mes en la cárcel de Zuera para facilitar su desplazamiento a Huesca para los dos procedimientos por asesinato y por malos tratos, ahora ha sido trasladado definitivamente a la cárcel de Daroca. Aunque durante su estancia en prisión ha estado en varias ocasiones dentro del protocolo antisuicidios, ha rechazado esta medida constantemente "porque él no quiere estar bajo vigilancia permanente, únicamente estar solo, tanto en la celda como el resto de lugares", afirma María Gabasa.

Precisamente este miércoles, la Audiencia Provincial de Huesca notificó la prórroga de nueve años de la prisión provisional comunicada y sin fianza de Iván Pardo mientras se resuelven los recursos interpuestos ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón -y que podrían incluso llegar hasta el Supremo- contra la primera condena de prisión permanente revisable impuesta en Aragón. 

Etiquetas
Comentarios