Despliega el menú
Huesca

La abogada de Iván Pardo: "La prisión permanente se le revisará cuando ya tenga 62 años"

María Gabasa, la abogada defensora del asesino de Naiara, anuncia su intención de recurrir la condena. 

José Luis Vivas y María Gavasa, abogados de la defensa.
José Luis Vivas y María Gavasa, abogados de la defensa.
Rafael Gobantes

La abogada de Iván Pardo, condenado por asesinar en Sabiñánigo a su sobrina Naiara Briones, de 8 años, ha anunciado su intención de recurrir la sentencia de prisión permanente revisable dictada este miércoles por la Audiencia de Huesca. Tiene un plazo de 10 días para presentar una apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón. "No era lo que deseaba pero contaba con ello", ha admitido María Gabasa respecto a la imposición de la pena máxima, la primera que se dicta en Aragón. 

"No estoy a favor de la prisión permanente, ni en este caso ni en ninguno", ha declarado, ya que resta valor a la posibilidad de reinserción de los reos. "Cuando se revise su condena tendrá 62 años". Pardo solo podrá acceder a la suspensión de la ejecución de la pena una vez cumplidos 25 años en la cárcel, si el tribunal lo considera oportuno y se dan los requisitos legales, tras un procedimiento oral contradictorio en el que intervendrán el Ministerio Fiscal y el penado, asistido por su abogado.

La intención de la letrada es recurrir, aunque está a la espera de la autorización de su cliente, al que verá el viernes en la prisión de Zuera, donde fue trasladado para el juicio con jurado celebrado en Huesca entre el 15 y el 23 de septiembre, antes de que regrese a Daroca. Aquí se encuentra en situación de prisión provisional. En la vista oral, defendió que se trató de un homicidio y no de asesinato. "No negamos las lesiones y la intención de castigar, pero el resultado final no lo pretendía. Se le fue la mano", aclara. 

El otro abogado defensor, José Luis Vivas, que representa a la madre y el hermano de Iván Pardo, Nieves Pena y Carlos Pardo, condenados a 2 años de prisión por el delito de malos tratos habituales en el ámbito familiar, también es partidario del recurso, pero está a la espera de tratarlo con sus clientes. Se le ha negado la absolución que solicitó, pero la parte positiva es la rebaja de la pena de 3 a 2 años y la desestimación de la petición de un delito de asesinato por comisión por omisión, instada por el abogado del padre biológico. 

La Audiencia Provincial los absuelve respecto a esta acusación porque no estaban en la casa cuando se produjo la muerte de Naiara, pero sí los condena por los malos tratos. En el caso de la abuelastra conocía "de primera mano" los castigos, puesto que Naiara vivía en su casa y ella participaba propinándole golpes con las manos", según la sentencia; y en el del padrastro, "estaba al corriente" a través de los wasap recibidos, "sin que hiciera nada por detenerlos". 

Según José Luis Vivas, la pena es la misma para los dos sin distinguir que no hubo participación por parte del padrastro. "Ni estaba en la casa ni intervino" en los castigos y humillaciones a la niña, ha manifestado. La apelación suspendería el cumplimiento de la pena. Respecto al hecho de que se libren de ir a la cárcel con 2 años de condena, ha matizado que " a priori" no tendrían que ingresar, pero los tribunales estudian caso por caso. Uno de los condicionantes es la alarma social, que en este caso juega en su contra.

Marcos García Montes, abogado de Manuel Briones, el padre biológico de la niña residente en Chile, celebra la condena a prisión permanente, que él solicitó, pero muestra su disconformidad con el castigo por malos tratos. Espera estudiar a fondo la sentencia para decidir si recurre.

Por su parte, Luis Marín, el abogado de Mariela Benítez, la madre de Naiara, ha mostrado su satisfacción con el fallo porque atiende su petición de prisión permanente. La Audiencia le fija una indemnización de 120.000 euros, que difícilmente cobrará por la insolvencia de Iván Pardo, mientras que es de 30.000 para el padre biológico. Ambos han estado enfrentados durante el proceso, ya que él intentó sin éxito imputarla. Luis Marín ha anunciado una querella contra el abogado del padre, que en el juicio la acusó de mentir.   

La menor fallecida llegó a España con casi 4 años procedente de Argentina, su país de origen. Desde entonces permaneció a cargo de la madre, que cuidó de ella en solitario, y no constan contactos con el padre biológico. "Este alejamiento físico y temporal ha de ponderarse para evaluar el daño moral ocasionado", señala la sentencia, lo que se traduce en la diferencia en la indemnización.           

 

Etiquetas
Comentarios