Aragón
Suscríbete por 1€

La ribera del Ebro se blinda ante la crecida

El Ejecutivo realoja por precaución a alrededor de 80 mayores y el agua afecta ya al menos a dos carreteras. La punta irrumpirá esta tarde en Novillas con alrededor de 2.700 m3/s.

Prevención en Novillas ante la crecida del río Ebro.
Prevención en Novillas ante la crecida del río Ebro.
Oliver Duch

Los municipios de la ribera se blindaron este sábado ante la avenida extraordinaria del Ebro, cuya punta irrumpirá este domingo en Novillas con un caudal que podría alcanzar los 2.700 metros cúbicos por segundo. El Gobierno de Aragón realojó de forma preventiva a personas dependientes de Boquiñeni, Pradilla y Cabañas, así como a los internos de la residencia de esta última localidad en otro centro de mayores de Tauste, con un total de 80 afectados. Mientras, agricultores y ganaderos siguieron trabajando contra el reloj para sacar su maquinaria y a sus animales de las zonas inundables.

El agua afecta ya dos carreteras: la A-127a, en Gallur, y la CP-3, en Pradilla. El propio presidente de Aragón, Javier Lambán, reconoció que no es en absoluto descartable que en estas próximas horas tengan que desalojarse municipios como ya ocurrió en 2015 con Pradilla y Boquiñeni, ya que, aunque todo el operativo está "perfectamente ajustado", existe un importante grado de impredecibilidad. Los efectivos autonómicos trabajaron codo con codo con los 200 miembros de la Unidad Militar de Emergencias desplegados en la zona y los bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza, entre otros.

Una de las prioridades fue reforzar las motas de Novillas y Pradilla, de las que dependerá, en buena medida, la seguridad de los cascos urbanos. También se instalaron barreras de contención con sacos terreros en las calles cercanas al parque y al propio río. Abel Vera, alcalde de la primera localidad, reconoció la inquietud de los vecinos del barrio bajo. Los efectivos de la UME siguieron trabajando anoche para reforzar más aún las protecciones de la localidad. "Se está haciendo un cordón para ‘sujetarla’. En principio, en lo que respecta a afecciones al núcleo urbano estamos relativamente tranquilos, aunque nunca podemos estarlo del todo", expuso.

Raúl Moncín, regidor de Pradilla, admitió que la población está "nerviosa". Aunque la punta no llegará hasta este lunes a mediodía, se ha hecho ya un cordón de tierra en una mota que había quedado "un poco más baja" tras los últimos episodios. "También se han sacado los lechones de una de las granjas", precisó.

Mientras, en Boquiñeni, todos están "expectantes". En este caso no ha habido que reforzar las motas, aunque se han desalojado por precaución "alrededor de 5.000 cabezas de cerdo", según contó su alcalde, Juan Manuel Sanz.

Tras el "baile de horas", las últimas previsiones indican que la punta entrará mañana sobre las 10.00. "Parece que va más lenta que lo previsto. Esto, a priori, es positivo, aunque nunca se sabe", comentó el regidor, que espera que la localidad no tenga que ser evacuada como hace seis años.

De acuerdo con la jefa de Hidrología de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), María Luisa Moreno, la "gran laminación" registrada en la confluencia del Arga, el Aragón y el Ebro hará que la horquilla prevista se reduzca hasta los 2.500-2.800 metros cúbicos por segundo. Avisó, no obstante, de que la punta no durará únicamente unas horas, sino que los niveles estarán estabilizados "durante un día o más".

Ya ayer, el río superó ampliamente los 7,9 metros de altura en puntos como Novillas, ‘ganando’ un metro en solo 24 horas. La jornada dejó imágenes que recuerdan a la crecida extraordinaria de 2015, como las de la evacuación en barcas de decenas de terneros aislados por el río en un soto de Alcalá de Ebro por parte de los bomberos de la DPZ.

El operativo, adelantó Lambán, ha estado estudiando espacios alternativos ante posibles desalojos. "Las personas vulnerables son las primeras a las que hay que buscar solución", dijo.

El propio presidente autonómico reconoció que el caudal que se prevé para estas próximas horas será "absolutamente descomunal", una riada "de mucha enjundia" por la que ayer se interesó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. "He tenido oportunidad de hablar con él. Está interesado y preocupado por lo que está ocurriendo y lo que podría ocurrir en las próximas horas", agregó.

Alcaldes e instituciones están ya preparados para lo peor, aunque unos y otros confían en que la anticipación, la experiencia acumulada y las obras realizadas en los últimos años permitan minimizar las consecuencias. El Centro de Coordinación Operativa Integrada se reunió por la mañana en la sede del 112, y ya por la tarde, la actividad se concentró en el Puesto de Mando Avanzado instalado en Luceni.

La consejera de Presidencia, Mayte Pérez, afirmó que el Gobierno de Aragón, el de España y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado trabajan "todos a una" independientemente de las competencias y el ámbito territorial para sumar esfuerzos y evitar males mayores. Y pese a reconocer que "no se puede descartar absolutamente nada", quiso lanzar un mensaje de tranquilidad y destacó que se cuenta "con todos los medios" para poder atender cualquier incidencia.

Zaragoza entra en emergencia

En Zaragoza, la punta llegará entre la tarde del martes y la mañana del miércoles con un caudal de entre 1.900 y 2.300 metros cúbicos por segundo, según las últimas previsiones de la CHE. El Ayuntamiento activará hoy la fase de emergencia del plan municipal tras proceder al desalojo de las urbanizaciones de Torre Urzáiz, Torre Mejana y Doña Sancha. El jefe de Bomberos y Protección Civil, Eduardo Sánchez, explicó que en estas últimas horas se han cerrado pasos como el que discurre por debajo de la Z-40 para impedir que el agua llegue a las viviendas. También se ha avisado a los propietarios de los garajes situados en las inmediaciones del cauce para que saquen sus vehículos a la calle o a los aparcamientos habilitados por el Consistorio en puntos como la Estación del Norte.

El alcalde, Jorge Azcón, incidió, además, en la importancia de trabajar con previsión y antelación. "La experiencia de las riadas anteriores es básica. Se está trabajando en todos los puntos en los que sabemos que puede haber problemas. Lo primero son las personas, pero también vamos a tratar de que se produzcan los menores daños materiales posibles", afirmó.

En puntos como El Arrabal se han lanzado ya avisos al vecindario, y desde Servicios Sociales, Bomberos y Policía Local se está trabajando para ofrecer un alojamiento alternativo a las personas que no dispongan de medios en caso de tener que ser desalojadas.

El Consistorio también ha procedido a colocar vallas en puntos como la ribera o la zona Expo "para que la gente sepa que acercarse al río es peligroso". Además, voluntarios de Protección Civil se encargarán de vigilar que nadie pase el perímetro establecido en zonas como el Parque del Agua. "Sabemos que esto va en serio", subrayó Azcón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión