Aragón
Suscríbete por 1€

El alcalde de Boquiñeni: "Por desgracia, estamos siempre al filo de lo imposible"

Una veintena de personas con movilidad reducida de la localidad han sido evacuadas de manera preventiva a Sos del Rey Católico y Uncastillo.

Crecida del Ebro en Novillas
Crecida del Ebro en Novillas
Oliver Duch

El alcalde de Boquiñeni, Juan Manuel Sanz Lagunas, ha manifestado que en su localidad están preparados para la llegada de la punta de la crecida extraordinaria del río Ebro. "Por desgracia, estamos siempre al filo de lo imposible" y con el caudal máximo que se prevé que llegará de la zona de Castejón-Tudela --2.700 metros cúbicos por segundo-- "es una riada importante" pero, en principio, "no deberíamos tener problemas" porque se han hecho "pequeñas limpiezas" en el cauce del río.

El edil ha acudido este sábado por la tarde junto con otros representantes municipales de los pueblos ribereños a Luceni, donde el Gobierno de Aragón ha ubicado un Puesto de Mando Avanzado, para dar cobertura sobre la avenida del Ebro. Con ellos ha estado reunido el presidente del Gobierno aragonés, Javier Lambán.

"Estamos expectantes de lo que pueda venir realmente y permanecemos pendientes de cómo se comporta el río", así que "nos hemos preparados para todo". En este sentido, los servicios sociales comarcales han evacuado a una veintena de personas mayores y con movilidad reducida de Boquiñeni a municipios como Sos del Rey Católico y Uncastillo, localidades "un poco alejadas", a 60 y 70 kilómetros, porque "no había hueco más cerca", ha apuntado Sanz.

A todas ellas se les ha realizado un test de antígenos para que el traslado se realizara con la máxima seguridad frente al coronavirus.

Además, los vecinos "que tienen miedo" han decido dejar las plantas bajas de las viviendas sin mobiliario ni pertenencias: "La gente sube los electrodomésticos y otros objetivos de valor a las partes altas de las casas, las llevan a domicilios de amigos, porque ya no se fían".

Punta de la crecida

Está previsto que la punta de la crecida llegue a Boquiñeni el lunes al mediodía y la prioridad es "salvar" el casco urbano, porque hay cientos de hectáreas ya anegadas desde hace 15 días, cuando comenzó a subir el nivel del agua. "Hemos tenido la suerte que los ríos navarros han desbordado allí y han laminado bastante agua, que no nos va a llegar a nosotros. Si un año no lamina en los pueblos de Navarra, se inundarán las pueblos de Ribera Alta y Baja, en Zaragoza", ha resaltado Juan Manuel Sanz Lagunas, que ha recordado que en 2015 "fue un milagro" que no se anegara por completo Boquiñeni, de donde se desalojó por precaución a la población. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión