Despliega el menú
Aragón

coronavirus

De emprendedor a parado: "El sistema está pensado para que te aborrezcas y no pidas las ayudas"

Juan Carlos Asensio dejó su trabajo en julio para coger un pub y, con el cierre del ocio nocturno por la covid, se quedó sin ingresos. Es uno de los nuevos usuarios que han pedido apoyo a Cáritas Zaragoza.

Juan Carlos Asensio.
Juan Carlos Asensio.
Heraldo.es

La crisis sanitaria provocada por la pandemia de covid ha truncado las carreras profesionales de personas que tenían encauzada su vida laboral. Las restricciones marcadas para controlar los contagios, el parón de actividad por el confinamiento, la caída del consumo y el cambio de hábitos ha puesto en riesgo a muchos pequeños negocios que se han visto en serios apuros.

Juan Carlos Asensio tiene 44 años y ha trabajado en el sector de la hostelería. Este verano ha tenido que acudir por primera vez a buscar ayuda para poder hacer frente a sus gastos porque pasó de ser emprendedor a verse en el paro y sin derecho a prestación. Afirma que ha sentido "frustración" con todo el papeleo necesario que, en muchos casos, debe presentarse de forma telemática. Ha decidido reinventarse y ha empezado por sacarse el carnet de camión.

De emprendedor a parado

Trabajaba en un bar de Zaragoza como camarero. En julio tomó una decisión que cambiaría su vida. "Me surge la oportunidad de coger un pub al lado del trabajo, el 9 de julio de 2020", recuerda y destaca la fecha exacta, que tiene grabada.

"El mismo día me di de baja voluntaria en el bar donde trabajo porque al salir de un ERTE no me podían despedir", explica. "Me atrevo con la que está cayendo y me la juego porque me veo emprendedor. Conozco el barrio. Iba a trabajar muy bien", recuerda. Empezó negociando un "periodo de prueba" con la propiedad antes de quedarse el negocio a ver si le salían las cuentas.

Sin embargo, solo cuatro días después, debido al aumento de los casos de covid se decreta el cierre del ocio nocturno.

Critica el complejo papeleo para pedir las ayudas para alguien que no había tenido que hacerlo antes y que no se maneja con la tecnología. Debido a la pandemia, en muchos de los casos las solicitudes se tienen que presentar telemáticamente y él tuvo que pedir ayuda para hacer los trámites. "Siempre faltaba un papel", lamenta. En el caso del servicio público de empleo estatal (SEPE), pidió cita presencial hace cuatro meses y se la han dado para finales de octubre.

"El sistema está pensado para que te aborrezcas y no solicites las ayudas", se queja. Pide que no se pongan "más barreras" a personas que atraviesan por una situación difícil .

"El tiempo que he tenido para buscar trabajo lo he dedicado a hacer estas cosas", dice, por el papeleo tanto de la ayuda a la vivienda que quería solicitar como del ingreso mínimo vital. "Es una auténtica locura", se queja. "Cuando cobraba el paro simplemente tenías que darte de alta en el paro. Nunca me he visto en esta situación", dice, con frustración.

"De todo se sale"

Acudió a Cáritas a pedir asesoramiento. "Me pareció un detalle que me preguntaran primero cómo estaba y me dijeran que 'de todo se sale'", recuerda sobre su primera visita. Tiene una hija pequeña y recibió la ayuda de emergencia de 200 euros para comida. La pidió un jueves y la tuvo el martes siguiente. Destaca que se nota "cuando hay voluntad y gente que entiende el problema". Allí le informaron de los trámites necesarios para solicitar el ingreso mínimo vital y le dieron cita para ayudarle a cumplirlos, además de concertar cita para solicitar las ayudas al alquiler, que aún no ha recibido.

"Tengo la cabeza en buscar trabajo, en mandar currículums, aunque sigue siendo igual todo porque hay que mandarlos telemáticamente", señala, pero se mantiene optimista. "Con estas dos manos encontraré un trabajo", asegura.

Desde Cáritas reconocen que tras la pandemia han acudido a sus sedes personas que no lo habían hecho antes, como pequeños autónomos que han perdido ingresos, aunque quienes acuden por primera vez todavía son un perfil "excepcional", asegura Carlos Gómez Bahillo, director de Cáritas Zaragoza.

En estos meses también se han encontrado casos de "personas que aportaban donativos a Cáritas, aunque fuera poco, que han pasado a ser usuarios". En algunos casos, habían podido "vivir justo con el salario que cobraban, o eran pequeños autónomos que esperaban la recuperación".  Sobre todo, aquellos que con unos ahorros o algún préstamo "se habían lanzado a poner un pequeño comercio y con la pandemia han visto que se han metido en una cadena y no pueden salir". Han perdido también sus ingresos quienes trabajaban en la economía sumergida, que desapareció durante el confinamiento.

En los casos de personas que no han necesitado ayuda hasta ahora "te das cuenta de que no solo vienen a pedir dinero sino a que le des una esperanza, a que les digas que se van a recuperar, a que les ayudes a reorientar su vida".

"No solo vienen a pedir dinero, sino a que le des una esperanza, a que les ayudes a reorientar su vida" (Carlos Gómez Bahillo, director de Cáritas Zaragoza) 

La organización ha hecho balance de su actividad en lo que va de año y ya ha superado el presupuesto en ayudas directas de todo un ejercicio."El pico en ayudas directas como luz y agua lo tuvimos en 70.000 euros semanales y ahora ha bajado a 40.000", calcula Gómez Bahillo, tras bajar la demanda de solicitudes. Recuerda que si la organización puede hacer estas aportaciones "es porque hay gente que las da. Vivimos de aportaciones". La partida de fondos públicos representa el 17% y el resto procede de particulares.

"En momentos críticos, la gente es generosa, pero no sabemos hasta qué punto van a poder dar", confiesa, teniendo en cuenta la crisis económica que ha traído la sanitaria. Destaca la necesidad del Ingreso mínimo vital porque con los cambios que ha supuesto la pandemia, entre ellos el impulso a la digitalización, augura que "va a haber gente que no se va incorporar nunca a mercado laboral".

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios