Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Anatomía de los posibles e indeseados rebrotes

El Gobierno pide que se preste especial atención a los hospitales, los mataderos, las fiestas ilegales y los "casos importados” por el turismo. En Aragón preocupa esencialmente el control en la llegada de los temporeros.

Reportaje temporeros Fraga / 04-06-2020 / Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Temporeros con mascarilla recogiendo fruta en la zona de Fraga.
Rafael Gobantes

Una vez parece que se va ganando la batalla al virus, aunque esta no será definitiva hasta que no haya una vacuna, las distintas administraciones tienen una única fijación: evitar los posibles rebrotes. Los casos registrados en los hospitales vascos de Basurto y Txagorritxu, que ya han causado tres muertes y 36 contagios, han puesto en alerta (si es que en algún momento han bajado la guardia) a la comunidad sanitaria porque los hospitales y los centros de salud son uno de los espacios en los que más se teme la persistencia del patógeno. Pero no son los únicos. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha analizado cuáles son los principales focos en los que puede volver a propagarse el virus y en Aragón es obligado tomar buena nota porque en sus regiones limítrofes persisten los problemas y porque, como es sabido, la aragonesa ha sido la sexta Comunidad con más casos. De los cinco supuestos de los que habla Sanidad como responsables de hipotéticos rebrotes, Aragón no está exento de ninguno de sus peligros.

Además de los citados hospitales y las residencias, pero el Gobierno advierte también de las "actividades incívicas", en las que no se respetan las más mínimas precauciones como sucedió recientemente en un local de la calle Azoque de Zaragoza. En esta fiesta se reunieron hasta 140 personas y eso constituye un importante riesgo de rebrote, motivo por el que -por ejemplo- no reabren aún las discotecas en la Comunidad porque a pocas les sale a cuenta hacerlo con un tercio del aforo. La Policía en distintas ciudades ha tenido que intervenir para -por ejemplo- frenar botellones de jóvenes e, incluso, algunos ven también en la propuesta de multa al príncipe Joaquín de Bélgica una sanción ejemplarizante (10.040 euros) por su inadecuada fiesta en Córdoba.

Otro ámbito sobre el que se quiere tener un control exhaustivo son los grupos de temporeros que por sus condiciones de vida pueden facilitar la propagación de la enfermedad. El Ministerio de Sanidad exige que se redoblen los esfuerzos en controlar a la población flotante de trabajadores que llegan para ayudar en el campo y que en Aragón se cuentan por miles. De hecho, el Gobierno de Javier Lambán ha hecho una orden que regula las condiciones de alojamiento, transporte y trabajo de estas personas.

La consejera Sira Repollés apunta que los brotes que se han dado en los últimos días en las provincias de Teruel y Huesca, específicamente la zona del Bajo Cinca, han conseguido detectarse y controlarse “en tiempo récord”. Insiste en que en estos casos "lo importante es hacer frente de una manera efectiva" y que el ligero repunte de casos de la covid-19, desde un punto de vista epidemiológico, se encuentra "dentro de lo esperable".

La nueva normalidad no significa que la lucha contra la epidemia haya llegado a su fin, sobre todo, habida cuenta de que la seroprevalencia en Aragón y el resto de España arroja resultados mínimos. En este sentido, preocupa también el regreso a la actividad presencial en los puestos de trabajo pues, aunque en las oficinas se han tomado medidas (mascarillas, geles, distancia social, etc.), en algunos centros como los mataderos se ha detectado una rápida expansión del virus. En Cuenca y en Lérida ha habido rebrotes en este tipo de naves y en localidades como Binéfar se teme que puedan darse también nuevos casos. De hecho, algunos medios han apuntado que el 45% de las personas que trabajan en estos centros oscenses son de poblaciones catalanas cercanas como Balaguer o Almacelles e, incluso, el Gobierno central ha señalado que “los brotes registrados en los mataderos tienen más que ver con las condiciones de vida y transporte de los empleados que con las condiciones de trabajo”.

Otra derivada que trae de cabeza a los políticos asesorados por expertos epidemiólogos es qué hacer con el turismo. Mientras Europa opta por ir abriendo las fronteras, en España se levantan las restricciones de forma más tímida porque “hay un riesgo real de reintroducción del virus”, en opinión del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. Se teme especialmente a los “casos importados” porque en el último mes se han contabilizado 96 positivos y el 10% eran de viajeros recién llegados de zonas con epidemias activas con un nivel de transmisión importante, principalmente de América Latina y Estados Unidos. 

Con la presión del sector turístico (y de su peso en el PIB), en Aragón se opta por dar vía libre primero a las actividades al aire libre e imponer aún duras restricciones a la visita de espacios cerrados. Ya puede visitarse la Aljafería en grupos reducidos, este sábado -sin ir más lejos- se retoman los recorridos por el Aula Dei y los parques naturales, por citar solo otro botón de muestra, experimentan un ‘boom’ de viajeros de la provincia. De hecho, en el área de Turismo se va a priorizar “la proximidad del viajero” como se infiere del plan de choque presentado la directora general, Elena Allué, y el presidente de la Confederación de Empresas de Hostelería y Turismo de Aragón, Luis Vaquer. Cuentan que en localidades de Cantabria, Navarra y La Rioja esperaban como agua de mayo la reentrada de sus visitantes vascos, pero tras el rebrote de Basurto los gobiernos regionales han decidido posponer la reapertura de la libre circulación en esos corredores. También Asturias ha anunciado que finalmente no permitirá la movilidad con Galicia y Cantabria, con lo que las autonomías frenan sus impulsos aperturistas por el temor a los rebrotes.

Regístrate en la newsletter de HERALDO y tendrás cada día toda la información sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios