Despliega el menú
Aragón

Política

La DGA retoma el cobro del ICA en Zaragoza sin detallar aún cómo será el nuevo impuesto

El Gobierno descarta una moratoria como exigía Podemos e insiste en que seguirá "aplicando la ley"

La comisión del ICA, en una imagen de archivo
La comisión del ICA, en una imagen de archivo
José Miguel Marco

La DGA retomará en unos días el cobro del polémico Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA) en Zaragoza. El Ejecutivo girará esta vez el recibo de 2018, que incluirá una bonificación del 60%. Lo hará sin concretar cómo será su reforma, uno de los 132 puntos del acuerdo de gobernabilidad firmado por PSOE, Podemos, CHA y PAR. Fuentes del Ejecutivo confirman que el anuncio aparecerá en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) en los próximos días y que el periodo voluntario de pago, de aproximadamente dos meses, arrancará a finales de mes o principios de octubre.

El Gobierno descarta una moratoria como exigieron en su día Podemos y colectivos como la Red de Agua Pública de Aragón (RAPA). Las citadas fuentes aseguran que el Ejecutivo "seguirá aplicando la ley". El propio presidente, Javier Lambán, afirmó la pasada legislatura que no hacerlo sería "prevaricar", por lo que el impuesto se seguirá cobrando como ya se ha venido haciendo en el resto de municipios de Aragón.

El giro del recibo de 2017 –iniciado en octubre de 2018– terminó en Zaragoza con más de 100.000 impagos, circunstancia que, como ya ocurriera un año antes, obligó al Gobierno de Aragón a recurrir a la vía de apremio –que contempla recargos de hasta el 20%– contra cientos de hogares. También se registraron más de 1.600 quejas ante la Junta de Reclamaciones Económico-Administrativas de Aragón.

El periodo voluntario que se abre ahora ‘afectará’ únicamente a aquellos contribuyentes que no hayan domiciliado su recibo, ya que a quienes sí lo hayan hecho se les descontará automáticamente la cantidad correspondiente.

El cobro, avalado en 2018 por el Tribunal Constitucional (TC), abarcará a todos los barrios de Zaragoza y no se hará por zonas como ocurrió en 2017. El Gobierno insiste en que la reforma del ICA está entre las prioridades del actual gabinete. Su derogación y posterior sustitución por otra figura impositiva aparece en el punto 74 del acuerdo firmado en agosto por Javier Lambán, Nacho Escartín, José Luis Soro y Arturo Aliaga. No obstante, el Ejecutivo aún no ha puesto fecha a la reforma, que partirá del dictamen aprobado por unanimidad al término de la pasada legislatura en las Cortes.

Tampoco ha trascendido cuándo comenzará a aplicarse, un aspecto complejo, ya que mientras Zaragoza empieza a pagar ahora el recibo de 2018 hay localidades que ya han abonado las primeras mensualidades de 2019. Ocurre, por ejemplo, con Huesca, Teruel, Aguarón, Monzón, Alpartir, Andorra, Cadrete, Fuentes de Ebro, Castellote o María de Huerva, entre otros municipios.

La intención es evitar "una fiscalidad desigual" con el resto de comunidades y hacer del ICA un impuesto más "progresivo". El modelo actual perjudica especialmente a los hogares con más miembros, como las familias numerosas, de ahí que se persiga un planteamiento que incentive "el ahorro y las buenas prácticas" e incluya bonificaciones y exenciones para este y otros colectivos.

Hasta julio, último mes del que se tienen datos, los derechos reconocidos por el Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas alcanzaban los 32,2 millones de euros, un 46,6% de los 69,1 que se prevén recaudar al cierre de 2019.

Para Podemos, uno de los partidos más críticos con el cobro del ICA, es un gesto "no muy bien pensado" –se producirá a solo unos días del relevo en la dirección del Instituto Aragonés del Agua– y "desagradable para la ciudadanía". "Entendemos que no ha habido una orden política de paralizarlo. Nos habría gustado que no se hubiese girado", aseguraron fuentes del partido. Respecto a la reforma, esperan que se impulse con celeridad, aunque entienden que la "prioridad" es cerrar el presupuesto de 2020.

El giro de los recibos de 2017, iniciado en plenas negociaciones sobre la reforma del impuesto, terminó enfadando a la formación morada, que dio por "dinamitado" cualquier tipo de acuerdo.

La RAPA acusa al Ejecutivo de agravar la polémica

El colectivo mantiene los tres recursos contra el cobro del ICA y el Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración, ya admitidos por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA). "Por el momento siguen su curso. Tenemos fundadas esperanzas en que alguna de estas causas prospere", aseveró.

En su opinión, lo que ocurrirá en las próximas semanas es "un déjà vu". "En 2018 ‘celebramos’ las fiestas del Pilar con el recibo de 2017 y este año, con el de 2018", recordó. Gracia adelantó que, como ya ocurriera otros años, la RAPA tomará "todas las medidas" a su alcance para evidenciar "el malestar ciudadano", ya que considera que el actual ICA es "injusto" y no respeta el principio de "quien contamina, paga". "De entrada, solicitaremos una reunión con la nueva directora del Instituto Aragonés del Agua, Dolores Fornals, para instarle a parar el trámite y explicarle la alternativa que plantea la Red de Agua Pública", añadió.

No se descarta impulsar una campaña de recursos administrativos como en otras ocasiones. Pero lo importante, subrayó Gracia, es "que se active la reforma" y no se dejen pasar "años” como ocurrió la pasada legislatura.

Donde no habrá problemas será en el Ayuntamiento de Zaragoza, que abonará sus facturas sin plantear recursos tras las reticencias de ZEC y el exalcalde Santisteve, que llegó a manifestarse contra el impuesto. Se sigue a la espera, en todo caso, de cerrar un convenio con la DGA para costear las obras de saneamiento, abastecimiento y depuración de la capital, una reivindicación histórica que se abordará, previsiblemente, en la reunión bilateral que mantendrán en noviembre el presidente de Aragón, Javier Lambán, y el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón.

Etiquetas
Comentarios