Despliega el menú
Aragón

POLÍTICA

Joaquín Olona reconoce que cambiará el ICA por otro tributo tras la insistencia de su socio de Podemos

El consejero de Agricultura se refiere al polémico impuesto a petición de Escartín, y asegura que cumplirá el acuerdo del cuatripartito.

Aragón
Joaquín Olona, consejero de Agricultura, en su comparecencia en las Cortes
Cortes

No se refirió el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, en su primera intervención en las Cortes a la sustitución del Impuesto de Contaminación de las Aguas (ICA) por otra figura tributaria, una de las medidas incluidas en el acuerdo de gobernabilidad del cuatripartito (PSOE, PAR, Podemos-Equo y CHA). Solo lo hizo cuando Nacho Escartín, líder de Podemos, su socio de Gobierno y hasta de departamento, le interpeló en la comisión en la que el consejero debía explicar la hoja de ruta de su departamento. La respuesta de Olona fue escueta y muy clarificadora: "Todo lo que está en el acuerdo mi obligación es asumirlo como Gobierno". No quiso profundizar más; ni siquiera para aclarar cuándo y cómo se hará, y qué ocurrirá con los miles de aragoneses que se negaron a pagar el ICA. 

Polémicas tributarias aparte, el consejero insistió en que la reforma de la Política Agraria Común (PAC) es el principal reto que Aragón tiene por delante. E instó a todos los grupos parlamentarios a defender una postura común que pasaría por pedir la eliminación de los derechos históricos. La futura ley de protección y modernización de la agricultura familiar, el uso eficiente de la energía, el fomento de la agroindustria, el apoyo a la ganadería extensiva y la seguridad alimentaria figuran, también, en su hoja de ruta.

Vox defiende el trasvase

El fantasma del trasvase del Ebro se coló en la comisión, al defender Santiago Morón, diputado de Vox, su apoyo a que se "ejecuten las obras que, garantizado el suministro, permitiesen el aprovechamiento de las aguas excedentarias por otros españoles". Añadió que los que se oponen al trasvase son "como el perro del hortelano, que ni beben ni dejan beber", y le llovieron las críticas de los demás grupos parlamentarios. Morón siguió tirando del programa de Vox para exigir al cuatripartito que defienda la caza, la pesca, y también la tauromaquia.

Raúl Celma (PP) criticó a Olona por no conocer las preguntas que se hace la gente del campo, lo que deriva en una situación de "hartazgo". Y Ramiro Domínguez, de Cs, advirtió al consejero de que tenga "cuidadín" con los de Podemos porque "se cargan el Gobierno". Aunque dejó claro que de ellos no se fía "un pelo", comprometió su apoyo al defender una postura común en la PAC.

Álvaro Sanz (IU) pidió más control en la "burbuja" del sector porcino y que se huya del modelo de las "macrogranjas", y Esther Peirat, del PAR, abogó por defender al sector primario para combatir la despoblación.

El cambio climático

Y volvieron a verse las caras Olona y Nacho Escartín, que se autoproclamó «convencido ecologista y ruralista", que se siente "moderadamente satisfecho" del acuerdo suscrito con PSOE, PAR y CHA. En su opinión, la consejería se debería haber desglosado para que tuvieran "más empaque" las áreas de medio ambiente. Por eso solicitó que se apruebe "a la mayor brevedad" una ley de cambio climático y de transición energética justa. Joaquín Palacín, de CHA, y Silvia Gimeno, del PSOE, suscribieron la necesidad de apoyar al sector primario y de luchar contra el cambio climático.

También se debatió en la comisión sobre el futuro de las obras del Pacto del Agua, que Olona defendió. Dejó clara, además, su postura sobre la reintroducción del oso que le han impuesto, y que rechaza, y que poco tiene que ver con la proliferación del lobo, que tiene su origen en una expansión de la población.

Etiquetas
Comentarios