Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

universidad

Las solicitudes para estudiar Física y Matemáticas se triplican en seis años

Las carreras relacionadas con la salud, como Medicina y Enfermería, siguen copando las preferencias de los estudiantes.

Estudiantes de la Facultad de Ciencias que empiezan este año, en el acto de bienvenida celebrado el pasado viernes.
Estudiantes de la Facultad de Ciencias que empiezan este año, en el acto de bienvenida celebrado el pasado viernes.
Toni Galán

Las eternas favoritas entre los estudiantes de la Universidad de Zaragoza siguen siendo las carreras relacionadas con la salud: Medicina, Enfermería y Fisioterapia, además de Veterinaria. Sin embargo, en los tiempos que corren despuntan los jóvenes que quieren cursar Física y Matemáticas. El número de solicitudes en primera instancia para entrar en estos grados se ha triplicado en seis años: en Matemáticas han pasado de 59 en el curso 2012-2013 a 200 en el 2018-2019, y en Física, de 75 a 236. El atractivo de estas ciencias sigue al alza, y el pasado julio se quedaron en lista de espera 208 aspirantes en Matemáticas y 187 en Física.

Un "salto impresionante", como lo califica la vicerrectora de Estudiantes del campus público, Ángela Alcalá, que lo atribuye a que son carreras con una alta empleabilidad en el mercado laboral actual. Generan esa "polivalencia funcional y profesional" que las empresas buscan. De aquí también el tirón del doble grado de Física-Matemáticas, que por tercer año se llevó este curso el galardón de la nota de acceso más alta (13,625).

El nuevo doble título de Matemáticas e Ingeniería Informática se estrenó con la segunda calificación de corte más elevada, un 12,964, y cerca de un centenar de aspirantes. "Va a tener una salida impresionante, porque se unen los dos mundos, ciencias y las nuevas áreas tecnológicas emergentes. Si este curso no ha tenido más demanda se debe a que lo lanzamos cuando la orientación en los institutos ya la habíamos hecho", enfatiza Alcalá.

Se enmarca en los llamados campos STEM ­–el acrónimo de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus iniciales en inglés–, que según los expertos tienen una relevancia destacada en el fomento de la innovación y el crecimiento económico. Así, la ingeniería informática es otro foco de atención, ha crecido de 168 solicitudes en primera instancia en 2012-213 a 264 el curso pasado y en este se han quedado en 230, según datos provisionales del campus público.

Aunque las titulaciones del ámbito tecnológico tienen un futuro prometedor, se adolece de una falta de vocaciones. "Estamos viendo que lo que tiene que ver con la robótica, la inteligencia artificial y la gestión de grandes cantidades de datos todavía no están entre las favoritas", opina el rector de la Universidad San Jorge (USJ), Carlos Pérez Caseiras.

En este terreno, el campus privado cuenta con la Escuela de Arquitectura y Tecnología, que el próximo año implantará un nuevo doble grado de Diseño Digital y Tecnologías Creativas. "Está encaminada a ofrecer al mercado no solo arquitectos clásicos, una profesión que ha pasado por unos años difíciles, sino personas con talante creativo y un dominio de las nuevas tecnologías que les capacitan para afrontar nuevos retos", apunta Pérez Caseiras.

¿Vocación o salidas laborales?

Las carreras de salud, que han copado el podio los últimos años, también fluctúan en la Universidad de Zaragoza. De hecho, Medicina ha ido a la baja y si en 2012-2013 había 3.718 universitarios que la tenía como primera opción, el año pasado bajaron a 2.410 y este a 2.040. En seis años Veterinaria también ha descendido de 867 solicitantes a 775.

Cuando se habla de empleabilidad de las carreras siempre surge una pregunta: ¿hay que estudiar por vocación o en función de las mayores salidas laborales?

El rector de la USJ y la vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Zaragoza coinciden. Alcalá hace una distinción entre los grados del área de salud y magisterio, que precisan "un componente muy vocacional para trabajar con personas de salud mental o niños", y aquellas más ligadas a las ingenierías, donde el elemento "práctico" puede pesar más. "Lo importante es hacer la carrera que se quiera y que más llene a cada uno", recomienda.

"Elegir una titulación sin vocación es una receta que tiene muchas más posibilidades de estar abocada al fracaso"

"Hay que perseguir la pasión, la carrera que a uno le llene y le satisfaga. Hoy en día, desgraciadamente, ningún grado profesional es garantía de trabajo. La situación está evolucionando a tal velocidad que somos incapaces de prever y anticipar", opina Pérez Caseiras. Yendo un paso más allá considera que elegir una titulación sin vocación es "una receta que tiene muchas más posibilidades de estar abocada al fracaso".

"Quería hacer unas matemáticas muy aplicadas"

Sofía Rodrigo será una de las primeras alumnas del nuevo doble grado de Matemáticas e Ingeniería Informática que la Universidad de Zaragoza estrena este curso con 10 plazas. "Me gustan las matemáticas y quería hacer unas muy aplicadas. Siempre me han encantado, he tenido muy buenos profesores. Además, la informática está en todas partes y es el futuro", cuenta esta zaragozana de 18 años a la que en el futuro le gustaría trabajar en algo relacionado con la bioinformática o alguna rama de salud.

"Voy a estudiar lo que más me gusta. Si no lo haces así vas a pasar unos cuantos años amargado", asegura Sara Redolar, que va a empezar Matemáticas. "También tiene muchas salidas profesionales, pero no me he dejado influir por eso. Mis siguientes opciones eran la Biotecnología y Óptica y Optometría", asegura.

"Voy a estudiar lo que más me gusta. Si no lo haces así vas a pasar unos cuantos años amargado"

Más de 600 alumnos piden cada año cambiar de estudios

Laura Oliete, de 21 años, lleva apenas una semana en Brno (República Checa) con una beca Erasmus para estudiar 3º de Historia. Sin embargo, empezó Periodismo en la Universidad de Zaragoza porque "pedían más nota" y pensaba que "sería más fácil encontrar trabajo". El primer curso lo terminó "no muy contenta" y segundo le decepcionó. Le costó tomar la decisión, pero al final se cambió a Historia aunque solo le convalidaron una asignatura. "Valió la pena, es lo mejor que podía hacer", reconoce.

Como ella, hay más de 600 alumnos que cada año piden cambio de estudios en el campus público, según los últimos datos publicados correspondientes al curso pasado. Lo solicitaron un total de 661 personas y de ellos se matricularon 219. Este número de peticiones engloba tanto las de los propios alumnos de la institución académica como las que se reciben de estudiantes de otros centros.

Las carreras más demandas acaparan también el mayor número de peticiones de cambio: Medicina (85), Enfermería en Zaragoza (54), Magisterio en Educación Primaria e Infantil en la capital aragonesa (51 y 26, respectivamente) y Veterinaria (25).

Hay convocatorias en mayo y septiembre. Cada grado oferta las plazas que tiene vacantes y especifica los requisitos de créditos aprobados que hay que tener. En Medicina, por ejemplo, solo se matricularon el curso pasado 4 estudiantes y en Enfermería, 8. Donde más entraron fue en Educación Primaria en Zaragoza (13) y en Ingeniería Informática (12).

Ángela Alcalá, la vicerrectora de Estudiantes del campus público, explica que los casos más comunes son los de jóvenes que no tienen la media suficiente para entrar en la titulación que quieren y la cursan bien en los campus periféricos o en otras universidades públicas y privadas.

En Medicina son muchos los que acaban eligiendo Enfermería o Fisioterapia con la esperanza de poder acceder después a ella, ya que hay asignaturas como Anatomía y Fisiología que se les convalidan. A los jóvenes que se encuentran en esta situación, Alcalá les aconseja presentarse en septiembre a subir nota, aunque ya estén matriculados en otra titulación, y al año siguiente volver a pedir la admisión en junio.

A la hora de solicitar un cambio también hay que tener presente, subraya Alcalá, que se da prioridad a los estudiantes que proceden de un grado de la misma rama de conocimiento (Artes y Humanidades, Ciencias, Ciencias Sociales y Jurídicas, Ingeniería y Arquitectura y Ciencias de la Salud).

Etiquetas
Comentarios