Despliega el menú
Aragón

Gobierno de aragón

La DGA no puede disponer de 271 millones por la prórroga presupuestaria de Madrid

Hacienda espera que llegue finalmente el dinero porque debe pagar, además, 91 millones extra que carecen de partida. Además, apurará las modificaciones para no generar más gastos.

EL CONSEJERO FERNANDO GIIMENO COMPARECE EN LAS CORTES DE ARAGON / 08/01/2018 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
El consejero Fernando Gimeno en una foto de archivo en las Cortes de Aragón
Oliver Duch

El consejero de Hacienda en funciones, Fernando Gimeno, no puede disponer de más de 271 millones de euros como consecuencia de la prórroga presupuestaria de las cuentas estatales y el bloqueo de la flexibilización del objetivo de déficit para este año. Para colmo, el Ejecutivo autonómico tendrá que afrontar el pago de 91 millones extra que carecen de consignación presupuestaria.

Fernando Gimeno señaló a este diario que solo la desviación entre las entregas a cuenta que está recibiendo Aragón de su participación en los ingresos del Estado y lo que realmente ingresó en 2018 supone un recorte de 106,6 millones. Esto representa un 3% de los 3.528 millones a los que ascendió la aportación real del año pasado.

Los ingresos estatales que se comunicaron a principios de año aseguran únicamente la aportación de 3.421 millones, una cifra muy inferior a la que se comprometieron hace un año los representantes del Gobierno central en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. De hecho, la diferencia alcanzaría los 160 millones.

El agujero de los ingresos sería aún mayor si en la comparación se tienen en cuenta los presupuestos estatales para 2019 que fueron rechazados en el Congreso. En este documento se preveía una inyección de 3.675 millones para Aragón, por lo que la minoración de los ingresos se dispararía hasta superar los 254 millones.

Menos dinero y 75 millones sin gastar

La realidad es que no solo Aragón recibirá menos dinero de su participación en los ingresos del Estado. Tampoco podrá gastar 75 millones adicionales pese a que la UE autorizó a España a relajar su objetivo de déficit, del 0,1% vigente al 0,3%, porque no lo permitió la oposición.

Y a todo esto se suma el hecho de que el Gobierno central no haya devuelto a las comunidades autónomas el IVA que se quedó, correspondiente al último mes de 2017 y que pagaron por las grandes empresas. En el caso de Aragón, supone 90 millones.

El verdadero problema es que las cuentas autonómicas no solo tienen un desfase que afecta a los ingresos, sino que debe afrontar un gasto de algo más de 91 millones que carece a estas alturas de consignación presupuestaria. El consejero de Hacienda reconoció que la mayor parte, 53,6 millones, es consecuencia directa de la subida salarial que pactó el Ejecutivo central con los sindicatos y que le toca pagar a la DGA sin que disponga de la preceptiva partida.

Como las cuentas de Aragón también están prorrogadas, se deberá cubrir el déficit entre el presupuesto inicial y el gasto real que hubo al cierre de 2018, que asciende a otros 37,4 millones de euros. Fernando Gimeno apuntó que aún queda todo el semestre para hacer las oportunas modificaciones presupuestarias. En este sentido, reconoció que lo lógico sería apurar hasta el final a la espera de que lleguen realmente los ingresos comprometidos por Madrid, una práctica que, por otra parte, se aplica todos los ejercicios y pone en evidencia el déficit estructural en los gastos de personal y, especialmente, del Salud.

Aunque la DGA podría aplicar ya los ajustes al disponer de numerosas partidas de inversión que no se pueden ejecutar como consecuencia de la citada prórroga, Hacienda ha optado por esperar. De este modo, se mantiene el bloqueo y, si llega finalmente el dinero de Madrid, no cabría gastarlo en otras necesidades.

El exdiputado popular Antonio Suárez ya lamentó en febrero las múltiples consecuencias de prorrogar el presupuesto inicial de 2018 ante el "agujero" que hubo que cubrir con más de medio centenar de modificaciones por un importe de 164 millones. Este dinero se destinó especialmente a pagar las nóminas de docentes y personal sanitario y el sobrecoste de la factura farmacéutica. De hecho, en las filas conservadoras insisten en que este dinero no consta en las cuentas vigentes, por lo que se reproducirá el mismo problema al finalizar el año.

La diferencia respecto al anterior ejercicio es que ahora sí se dispondrá de partidas de inversión que no se han podido gastar ante la imposibilidad de licitar nuevas obras por la prórroga.

Etiquetas
Comentarios