Despliega el menú
Aragón

26 de mayo

La agricultura en las elecciones del 26-M: lo que las urnas ofrecen al campo

En una semana vuelve a haber una cita con las urnas, en esta ocasión para elegir a los representantes autonómicos, que no han olvidado lanzar promesas al sector agrario.

Elecciones Municipales del 25 de mayo. Unas electorales en el Circulo Oscense / Foto de Javier Blasco / 24-5-03 blasco3447.JPG
Un colegio preparado para la jornada electoral.
Javier Blasco/Heraldo

Nueva cita electoral. El 26 de mayo los aragoneses dejarán claro con su voto cuáles son las políticas autonómicas que quieren ver en marcha en los próximos cuatro años. Entre ellas, por supuesto, las agroalimentarias, porque este sector que todavía tiene peso destacado en la economía aragonesa y sobre todo en la vertebración del territorio de la Comunidad y en la fijación de la población a un medio rural cada vez más vacío, advierte que a pesar de que su regulación depende en gran parte de Bruselas, es amplio el margen de maniobra con el que puede y debe actuar el Gobierno regional.

Pero, ¿que ofrecen las urnas al campo? Los programas electorales de los diferentes partidos políticos que concurren a las elecciones apenas se diferencian cuando hablan de su preocupación por la despoblación o cuando insisten en el carácter estratégico de las producciones del sector agrario y de la industria que las transforma. Claro que cada cuál tiene sus propuestas para desarrollar ambas inquietudes.

De una ley aragonesa a la PAC

Para reconocer que la agraria es una actividad estratégica, el PP comienza sus promesas electorales con el anuncio de una Ley aragonesa de Campo que permita a la Comunidad contar con capacidad normativa y dotación económica para reforzar el sector. Apuesta por la aplicación de la I+D en la agricultura y la ganadería y se compromete a fomentar la formación especializada.

Para mejorar la rentabilidad de las explotaciones, el programa electoral de los populares aragoneses incluye exenciones fiscales y bonificaciones e incluso el compromiso de promover el establecimiento de "un único nivel de ayuda por hectárea" para los secanos y los regadíos con potencialidades productivas similares.

Entre sus propuestas destacan también otorgar a la ganadería extensiva el titulo de "actividad medioambiental sostenible", así como el fomento del uso de técnicas adecuadas que hagan posible la viabilidad económica de las explotaciones de ganadería de alta montaña.

Y prometen una ley de unión de cooperativas agrarias "para concentrar esfuerzos en la capacidad de producción, transformación y comercialización".

El PSOE pone en énfasis en la Política Agraria Común, coincidiendo con el momento de negociación para la próxima reforma, y asegura que la utilizarán "para que haya más personas trabajando en la agricultura", con lo que además conseguirán "que haya más vida en las zonas rurales". Se compromete a contribuir al desarrollo de los pueblos aportando más dinero a los Programas de Desarrollo Rural, con los que se dan ayudas "para mejorar los campos y las granjas de animales o para que haya más empresas en los pueblos", como así pone como ejemplo. Y reitera que desarrollará el decreto de purines, aprobado recientemente por el Gobierno socialista de Lambán, para controlar mejor la forma de convertir los estiércoles en abono para los campos.

La caza, ¿sí o no?

Desde Podemos se comprometen a generar las condiciones necesarias para la integración vertical de la agroindustria y las cooperativas agrícolas. Apoyan la introducción en el mercado de productos de mayor valor añadido, pero también la apertura de nuevos canales de comercialización directa con los consumidores.

Aseguran que aumentarán el control y la regulación del uso de fertilizantes y fitosanitarios y destacan que revisarán la Ley de Caza de Aragón para diferenciar cotos de caza mayor y menor y solicitar requisitos más exigentes para la posesión de armas de fuego.

A la caza se refiere también el Partido Aragonés, en su caso para mostrar su apoyo como

"actividad tradicional en el medio rural". Pero en su programa, el PAR incluye además un plan específico de compra y renovación de maquinaria agrícola para nuevos agricultores así como medidas de apoyo a las inversiones en exportación y en I+D+i. Y destaca que "devolveremos al medio rural los servicios, la educación, el emprendimiento y el orgullo necesario, que le hagan recuperar la ilusión por su prosperidad y su futuro".

Mecanismos para asegurar un mejor equilibrio en la cadena agroalimentaria "que contribuyan a unos ingresos equitativos para los productores, el eslabón más débil". La extensión de los seguros agrarios para proteger unos márgenes de rentabilidad suficientes en caso de imprevistos por causas naturales o volatilidad de los precios. O priorizar la producción ecológica e implantar cultivos hortofrutícolas mediterráneos, no excedentarios en la UE. Estas son algunas de las propuestas que pueden leerse en el programa electoral de Ciudadanos, en el que se comprometen a fortalecer la presencia de industria alimentaria en los mercados mundiales y a modificar la ley de cooperativas para darles más agilidad.

Normas y producto aragonés

En su programa electoral, Chunta Aragonesista considera de "máxima urgencia" la aprobación y desarrollo de un Plan Especial Aragonés de Desarrollo Rural que cuente con una financiación extraordinaria del Gobierno de Aragón y que complete y cubra los vacíos que se derivan de las actuaciones del Ejecutivo central en esta materia. Pero también defiende una Ley de Agricultura y Ganadería de Aragón que regule el sistema de representación de las organizaciones agrarias, así como una ley de márgenes comerciales que garantice que los productores reciben el precio adecuado por sus productos.

Entre otras medidas, CHA se compromete a defender los principios de proximidad o cercanía, seguridad y soberanía alimentaria y asegura que apoyará "decididamente" no solo el fortalecimiento del cooperativismo sino también un aumento de su dimensión "para poder obtener economías de escala, mejorar la comercialización y garantizar unos precios competitivos y ajustados a los costes reales de producción".

No son muy distintas las medidas propuestas por IU, que también habla en su programa electoral de una ley de márgenes comerciales, de los mercados de proximidad y de los alimentos locales. IU defiende una PAC "radicalmente distinta a la actual", muestra su oposición frontal a los "tratados de libre comercio" y a los cultivos transgénicos y defiende la soberanía alimentaria y las explotaciones familiares "frente a la especulación y concentración de tierras en grandes propietarios". Se compromete a defender la producción integrada y ecológica, una agricultura orientada a las necesidades locales frente a la dependencia de las transnacionales alimentarias y una reducción del consumo de agua y del efecto invernadero.

Poco se conoce de las medidas que propone Vox al sector agroalimentario aragonés, tal vez porque no las tiene, ya que, como recogía su programa para las elecciones generales del pasado 28 de abril, esta formación política defiende la desaparición de las comunidades autónomas y la creación de un estado unitario. Y con esta premisa, este partido político propone medidas tan genéricas como la continuidad de los planes para renovar la maquinaria agrícola o una rebaja de los impuestos directos de los insumos agrarios. Y mucha caza.

- Ir al suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios