EXHUMACIÓN EN LA PUEBLA DE CAZALLA

Antes de viajar a La Puebla de Cazalla (Sevilla) pulsé google y busqué. Encontré un artículo con fecha de 31 de mayo de 2008: “exhumados ocho cuerpos de represaliados de la Guerra Civil”. Habían sido hallados a tres metros y medio de profundidad. “Por fin los familiares podrán darles el descanso que se merecen”, decía la nota.

DOS ANTROPLOGAS RETIRAN RESTOS HUMANOS  EN EL CEMENTERIO DE LA PUEBLA DE CAZALLA Gervasio Sánchez

Los antropólogos forenses advertían que había más cuerpos en la gran fosa. Algunas fuentes barajaban la posibilidad de que perteneciesen a 200 personas fusiladas en diferentes pueblos de la zona tras la sublevación militar de 1936. La fosa se había abierto gracias a una subvención del Ministerio de Presidencia.

Como el artículo pertenecía a un portal progubernamental no incidía en los datos más oscuros: que la subvención se había acabado y que la fosa se tenía que cerrar por falta de dinero.

MARI CARMEN ESPAÑA CON LA FOTO DE SU ABUELO EN EL CEMENTERIO  DE LA PUEBLA DE CAZALLA G.S.
Me fui a otro portal antigubernamental. Allí me enteré de que la Junta tenía que decidir si apoyaba económicamente la exhumación. “Hay nuevos nombramientos. Vamos a tener que esperar uno o dos meses por lo menos”, decía Fernando Soto, comisario de Recuperación de la Memoria Histórica, a modo de disculpa.

El por lo menos ha durado un año hasta que otra subvención ha permitido continuar con los trabajos en mayo de 2009. Ningún cuerpo ha sido identificado todavía. Ni siquiera se han empezado a tomar muestras de sangre a los familiares, muchos de ellos ancianos. Es posible que pase otro año para que eso ocurra. Todo depende de las subvenciones que se aprueban con cuenta gotas.

FOSA Y FILA DE NICHOS  EN EL CEMENTERIO DE LA PUEBLA DE CAZALLA G.S.

El 3 de junio visité por primera vez la fosa. “Hace mucho tiempo que no veíamos a un periodista por aquí”, me dijo una de las antropólogas. Después Mari Carmen España, la familiar más activa, me comentó: “ Los periodistas venían todos los días desde Sevilla durante el año pasado. Teníamos que suspender los trabajos para atender a los medios. Pero este año ya no interesa”.

No me sorprende porque hace tiempo que aprendí que lo que hoy es mediáticamente correcto, mañana puede ser políticamente incorrecto. Lo que más lata (como dicen los chilenos) me da es que casi siempre la prensa vaya a remolque de los intereses políticos.

FOSA Y FILA DE NICHOS  EN EL CEMENTERIO DE LA PUEBLA DE CAZALLA G.S.

2008 fue el año de la fama de todo lo vinculado con la memoria histórica. Por cierto, hace unos días una persona me dijo que la memoria y la historia son términos incompatibles, que es memoria o es historia, que la historia debe ser objetiva y la memoria es subjetiva.

Tengo una carpeta repleta de largos reportajes sobre el drama de los desaparecidos de nuestra guerra. Hay medios que iban de la mano del gobierno. Calentaron el tema porque interesaba calentarlo. Se encargaron de enfriarlo cuando había que enfriarlo. Otro día hablaremos de las relaciones punibles entre prensa y poder.

Pero prefiero contarles una anécdota real antes de que se me olvide: un periodista de trinchera camina por la redacción hablando en voz alta y dando consejos (todo el mundo tiene que saber que se dirige a una alta autoridad del Estado). Habla como si formara parte de su gabinete de prensa aunque pertenece a la plantilla del diario. Un compañero observa y piensa: “No debería ser al revés: que la autoridad competente hable y que el periodista escuche y pregunte”.

Hay algo que me sorprende. ¿Por qué siempre que sale el tema de la guerra civil aparece salpicado de datos interesados y declaraciones cruzadas? Si acordamos buscar a los desaparecidos, ¿hay alguien que todavía crea que solo se habla de los de un bando o que hay diferentes tipos de dolor ante este drama?

Volvamos a la fosa sevillana. Decenas de cuerpos fueron sacados en las primeras semanas de trabajo de esta última fase. Pero existe un grave problema: una hilera de nichos construida en los años ochenta impide continuar excavando ante el peligro de derrumbe.

Hay dos posibilidades: traer maquinaria pesada y realizar un apuntalamiento para poder excavar si que se hunda la hilera. O trasladar temporalmente los restos de los nichos, derrumbar la construcción, sacar los cuerpos de los fusilados que están sepultados debajo, volver a construir los nichos y colocar en ellos los restos originales.

En el primer caso hay que hacer una obra muy costosa y complicada y en el segundo convencer del traslado temporal a los familiares de los que están decentemente enterrados.
Mientras se toma una decisión les describo lo que se ve sin ánimo de ser macabro. La primera fila, la que está más alta, muestra intercalados los cráneos de unos y los calzados de otros con un orden exquisito. En la segunda fila se ve la mitad del cuerpo de un joven de 17 años. Las arqueólogas ya han señalados más restos. En la tercera fila, la más profunda, otra intercalación de cráneos y zapatillas. Y es muy posible que haya más filas a mayor profundidad.

La Puebla de Cazalla puede convertirse en un símbolo de la aplicación de la lógica o en un nuevo ejemplo de la incompetencia de nuestras autoridades.

A modo de posdata: no he querido describir cómo fueron ejecutados, cómo fueron lanzados al fondo de la fosa y cómo fueron encontrados. Podría escribir un artículo muy duro con todos los datos como si fuera un forense. Pero, recuerden, se trata de aunar esfuerzos para poner fin a esta tragedia y no utilizar la memoria como arma arrojadiza.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a EXHUMACIÓN EN LA PUEBLA DE CAZALLA

  1. Miguel dijo:

    Su táctica siempre es la misma. Escribe los artículos mas judeófobos y luego dice que no es antisémita. Escribe sobre la guerra civil, solo sobre un bando y al final dice que no quiere utilizar la memoria como arma arrojadiza. Es lo que hace siempre. Se le ve el plumero. Dejenos en paz y vayase a una de esas guerras que hay por ahí y que le gustan tanto y le dan tanto dinero.

  2. Pablo Marco dijo:

    En la fosa común de Cella (Teruel) ocurre algo parecido: Los antropólogos que trabajaron en la exhumación de veinte hombres inocentes de Calamocha, asesinados en septiembre de 1936, encontraron y desenterraron una treintena de cadáveres de soldados de la Guerra Civil.
    Los calamochinos, fusilados por no haber cometido ningún delito, se encuentran justo debajo de unos nichos construidos en los años 80.
    Esta circunstancia ha supuesto un durísimo revés a los familiares de las víctimas, entre ellos estaba mi abuelo paterno, que han tenido que conformarse con instalar en un muro del cementerio una placa de recuerdo.
    Quiero manifestar que todas las personas que obstaculizan la dignificación de las víctimas de la Guerra Civil española se ponen de una forma u otra del lado de la tiranía y de la irracionalidad; faltan gravemente al respeto de los derechos humanos más elementales.
    Los que miran a otro lado, los indiferentes, demuestran lo poco que les importa la vida de los demás,su egocentrismo patológico.
    A los que defendemos la dignidad y la honorabilidad de las víctimas inocentes poco se nos puede reprochar.
    Salud y libertad

  3. Merche dijo:

    Me parece, Miguel, que una persona que se juega la vida en las guerras para contar lo que pasa merece un respeto. Hay que recordar:
    Gervasio Sánchez fue ganador de premios como el Ortega y Gasset de Periodismo fotográfico en 2008 o el Premio de Periodismo Rey de España en la categoría Fotografía por su reportaje ‘Vidas minadas. Diez años después’.

  4. constante dijo:

    Gervasio es de los pocos periodistas que merecen ese nombre, deberíamos estar orgullosos de que viva entre nosotros y el Heraldo -en tantas cosas criticable- le apoye.
    Entre tanta majadería, seguidismo y subjetividad, él es de los poquitos que hablan de lo que es realmente el dolor de los desplazados, de guerras que existen aunque casi nadie hable de ellas, de casos como éste de las fosas comunes de la guerra civil, que para algo digno que hacemos en España, la joden en un añito, que poco les ha costado.
    En fin, enhorabuena por contarnos todas estas cosas que si no fuera por ti no nos enteraríamos.

    Miguel, “sólo” cuando equivale a “solamente”, lleva tilde, así como “déjenos” y “váyase”. Hasta para decir chorradas hay que intentar escribir bien.

  5. ALICIA dijo:

    sobre un comentario d una muerte en la plaza del Convento d un Marchenero no identificado d unos treinta años era Hermano del ALCALDE JOSE PLIEGO su hermano TOMAS PLIEGO al parecer muy buena persona he aqui la bisnieta de JOSE PLIEGO.De lo cual hace un dia nos hemos enterado de que le han puesto su nombre en una plaza y nos ha gustado mucho aunque nos hemos enterado un poco tarde y actualmente viven cuatro hijos de JOSE que lucho mucho por su pueblo y difruto poco d sus hijos.degando atras como tantas familias a una mujer tan buena con tantos hijos.

    • juan dijo:

      Megustaria poder con tactar con Alicia nieta de Jose Pliego. ya que como miembro de la asociación de memoria historica de puebla de cazalla “ROMANCE DE JUAN GARCIA” Estamos con las inscriciones de familiares para las prueba de ADN. y no sabemos más de lo que el historiador, JoseMaria Garcia Marquez relata en su libro. es para nosotros muy importante poder localizar a Alicia nieta de l alcalde republicano josé Pliego. Muchas gracias

  6. Mercedes Rodriguez Aguirre dijo:

    Hola Maricarmen ,No se si fuiste tu que me telefoneaste a mi casa en Barcelona diciéndome que me mandarias algo para comprovar el ADN de los restos de mi padre, pero guardé tambien tu teléfono que no tengo manera de encontrarlo.
    te estaría muy agradecida si me pudieras decir algo.
    Repito mi agradecimiento Mercedes

  7. Mercedes Rodriguez Aguirre dijo:

    Maricaemen Te comento Que se me conoce como Ana pues por un error en el juzgado me pusieron el mismo nombre que tenia mi hermana

  8. Ana maria Dobaño dijo:

    Cuando tenemos miedo de saber la verdad histórica de cada pueblo es que nos aterra conocer NUESTRAS barbaridades , tenemos que enfrentarnos a nuestros demonios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *