Viajes
Suscríbete por 1€

Cuatro de los pueblos medievales más bonitos de España están en Aragón, según National Geographic

De ellos, tres forman parte de la selección de 'Los pueblos más bonitos de España'.

Turistas paseando por las calles de Aínsa.
Turistas paseando por las calles de Aínsa.
Laura Uranga

Aragón no para de recibir elogios de parte de publicaciones de renombre y conquistar a sus lectores, gracias a su rico y variado patrimonio, espectaculares paisajes naturales y pueblos con encanto

Si en marzo, el periódico francés 'Le Monde' situó a Riglos entre los destinos favoritos para visitar 2022, el año pasado, el castillo de Loarre fue elegido el más bonito de España por los seguidores de la cuenta de Instagram de ‘Lonely Planet’, y se coló entre los 15 más bonitos del mundo, según 'National Geographic'. Además, el comparador británico Uswitch situó a Albarracín como como uno de los pueblos más bonitos de Europa. Por su parte, el Parque Nacional de Ordesa, que recientemente ha sido elegido como lo mejor de Aragón por los seguidores de Lonely Planet España en Instagram, se impuso el año pasado al Parque Nacional de Aguas Tuertas como lo mejor de los Pirineos.

En esta ocasión, la anteriormente mencionada publicaciónNational Geographic’ ha seleccionado cuatro pueblos medievales aragoneses entre los 30 más bonitos de España. Hermosas localidades de calles empedradas y, a menudo, prominentes cuestas, en las que parece que el tiempo se ha detenido. Se trata de los pueblos de Daroca, en la provincia de Zaragoza, Albarracín, en Teruel, y las oscenses Alquézar y Aínsa. De ellas, tres (Albarracín, Alquézar y Aínsa) forman parte de la selección de 'Los pueblos más bonitos de España', en la que Aragón cuenta con un total de 13 localidades. 

Daroca

La villa medieval de Daroca.
La villa medieval de Daroca.
Laura Uranga

Esta villa zaragozana, que tiene en su famosa muralla a su valor más reconocible, ha sabido mantener su marcado sabor medieval con el paso del tiempo, por ello bien merece una visita, que puede realizarse incluso en el día desde la capital aragonesa, de la que la separan 83 kilómetros. Además de pasear por la muralla, con cuatro kilómetros de recorrido, es fundamental conocer la Colegiata de Santa María, que custodia los famosos Corporales y alberga además el Museo Diocesano. La publicación destaca que sus torres, que dan la bienvenida al viajero, pueden presumir de ser de las más bellas de la península.

Otra de las cosas que nadie deja pasar cuando visita la localidad es la visita a la pastelería Manuel Segura. Y si se dispone de tiempo, dejarse caer por Anento, un pequeño pueblo que figura en la lista de los más bonitos de España.

Albarracín

La convocatoria del beso es en el mirador de la Catedral.
Mirador de la Catedral de Albarracín.
Laura Uranga

La localidad turolense es uno de los mayores focos de atracción turística de Aragón. Visitantes nacionales e internacionales pasen por sus calles en cualquier época del año, atraídos por las callejuelas de su casco histórico, edificios históricos, museos y un entorno natural de gran belleza con el Parque Cultural de Albarracín y el Espacio Protegido de los Pinares de Rodeno. ‘National Geographic’ recomienda pasear la muralla que rodea al municipio (la fotografía es de postal) y detenerse en la Plaza Mayor y la calle de la Catedral.

Alquézar

Vista de Alquézar (Huesca)
Vista de Alquézar (Huesca)
Laura Uranga

De belleza también sabe mucho esta localidad del Somontano ubicada en el corazón del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, cuyo pasado medieval se refleja claramente en su plano irregular y calles estrechas. Declarada conjunto histórico-artístico, combina una estampa de cuento con turismo de aventura, hotelería ‘chic’ y una variedad gastronómica de altura. La publicación destaca su castillo-colegiata de Santa María, uno de sus principales tesoros, y las impresionantes vistas que ofrece del pueblo y su entorno el mirador de la villa. La plaza mayor (o la de Rafael Ayerbe) o la iglesia de San Miguel también son objeto de visita.

Junto al imprescindible paseo por sus calles, quien llega a Alquézar no se puede ir sin recorrer las pasarelas sobre el Vero, que rodea la localidad. Una ruta por la naturaleza apta para disfrutar en familia por el interior del cañón del río.

Aínsa

En torno a los siglos XII y XIII se construyó esta plaza que hoy en día conserva toda su esencia convirtiéndose en una de las más bonitas de España. Todavía conserva restos de la primera muralla aunque el elemento característico de la plaza porticada son los arcos de medio punto.
En torno a los siglos XII y XIII se construyó esta plaza que hoy en día conserva toda su esencia convirtiéndose en una de las más bonitas de España. Todavía conserva restos de la primera muralla aunque el elemento característico de la plaza porticada son los arcos de medio punto.
Laura Uranga

‘National Geographic’ también destaca este bello rincón del Pirineo que sirve de puerta de entrada al Parque Nacional de Ordesa. Su casco antiguo es uno de los mejor conservados, declarado conjunto histórico-artístico en 1931. La plaza Mayor, epicentro de la actividad cultural de la localidad, es la máxima expresión del pasado medieval de esta villa, una de las más visitadas de la provincia de Huesca. Otros de los puntos turísticos más importantes de la ciudad son la Iglesia románica de Santa María y las murallas del castillo. Entre su rica oferta gastronómica, Aínsa puede presumir de contar con un restaurante con estrella Michelin: Callizo.

Sus alrededores ofrecen, además, diferentes posibilidades para practicar deportes de aventura, como rafting o barranquismo en la zona del Cañón de Añisclo o escalada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión