Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

turismo

Una ruta por Aragón de novela en novela

Zaragoza, Huesca y Teruel son escenario de aventuras literarias. Una buena excusa para hacer una escapada este viernes, aprovechando la celebración del día del libro

Aragón ha servido de inspiración a numerosos autores literarios que, ya sean de la tierra o no, han situado algunas de sus novelas en la Comunidad. Las tres provincias están salpicadas de pueblos, ciudades y parajes naturales que se pueden reconocer en títulos más o menos recientes.

Qué mejor excusa que aprovechar el festivo de este viernes, que además de ser San Jorge y el día de Aragón también es la fiesta del libro, para hacer una escapada a estos lugares. A continuación, una ruta por Aragón de novela en novela.

Ruta literaria en Teruel

Albarracín, el Maestrazgo y la ciudad de Teruel son algunos de los lugares que han servido de inspiración a novelistas para emplazar sus obras. En la capital se recrea la mayor parte de ‘El beso que no te di’, de Magdalena Lasala. Es una historia sobre Diego e Isabel, los Amantes de Teruel en la que se pueden reconocer la actual plaza del torico o la de San Juan. Mora de Rubielos y Albarracín también aparecen en algunos pasajes del libro.

La ruta continúa en esta última localidad, cuyo encanto ha cautivado a más de un novelista. Luis Zueco es uno de ellos, con su obra ‘La ciudad’, un thriller histórico de intriga que se desarrolla en su totalidad dentro de Albarracín. Se ambienta en el siglo XIII, con capítulos en las murallas, la catedral y las calles y palacios del pueblo.

En el mismo lugar se desarrolla la trama de ‘El hijo del orfebre’, de Ricardo Espín. En este caso, se trata del Albarracín de la época actual en contraste con el del siglo XI, de la mano de un guerrero.

Antes de dejar la provincia, merece la pena dar un paseo por ‘El testamento de amor de Patricio Julve’, de Antón Castro, todo un homenaje al Maestrazgo. En este libro de relatos se resumen 150 años de historia en la comarca. Página a página se viaja por localidades como Ejulve, Pitarque, Villarluengo, Mirambel o Cantavieja.

Escenarios de libro en Zaragoza

La capital aragonesa es escenario de novelas como ‘Honrarás a tu padre y a tu madre’, de Cristina Fallarás. A caballo con la crónica, la autora investiga el pasado de su propia familia desde el Franquismo. En el libro aparecen lugares como el cementerio de Torrero, el cuartel de Castillejos, el Mercado Central o la calle de Torre Nueva, donde viven una parte de los protagonistas.

Sin salir de Zaragoza, sus calles se pueden reconocer en varias novelas de Juan Bolea, como ‘Pálido Monstruo’ o la serie de novela negra de Florián Falomir. El detective vive y desempeña su labor investigadora en la ciudad en las dos primeras entregas: ‘Los viejos seductores siempre mienten’ y ‘Sangre de liebre’, que también acontece en Los Monegros.

La ribera del Ebro, la iglesia de San Miguel, la torre de La Magdalena, la plaza de Utrillas y el Paraninfo de la Universidad son algunos de los lugares donde sucede ‘Cuídate de mí’, de María Frisa.

Desde la ciudad, la ruta continúa hacia Cariñena, en cuyas bodegas suceden los acontecimiento de la novela ‘Un jardín entre viñedos’, de Carmen Santos. La casa de los Montero, protagonistas de la historia, se localiza en una loma del entorno natural de la localidad y también aparecen el vecino pueblo de Aguarón, con su centenario casino, o la ermita de San Cristóbal.

Antes de abandonar la provincia zaragozana, mención especial para la comarca de Tarazona y el Moncayo, escenario de las obras de varios novelistas. Miguel Mena es uno de ellos. Su ‘Bendita calamidad’ transcurre en la Tarazona de 1992, durante la celebración del Cipotegato y las fiestas de San Atilano. El Ayuntamiento, el casco antiguo, la judería o la catedral se retratan en el libro. También viaja a otros lugares de la comarca como el pozo de los Aines, la subida al monte de la Diezma o el antiguo sanatorio antituberculoso de Agramonte.

Sin dejar la comarca, la localidad de Trasmoz, famosa por su pasado de brujería, es escenario de la novela ‘La última bruja de Trasmoz’, de César Fernández García. En ella se recoge una leyenda de Gustavo Adolfo Bécquer, quien vivió un tiempo en el pueblo y cuya casa todavía se conserva.

Huesca, tierra de novelas

Si alguien ha encontrado en el Pirineo aragonés la inspiración para sus novelas es Luz Gabás. La escritora, natural de Monzón, reside actualmente cerca de Benasque y desde allí han salido las páginas de sus últimas obras. El valle, tanto el pueblo, como los Baños y los Llanos, es escenario de ‘Como fuego en el hielo’, que cuenta una historia de amor sucedida entre esta zona de la cordillera montañosa y su vertiente francesa en un momento convulso del siglo XIX.

Pero antes llegaría su primera novela, ‘Palmeras en la nieve’ (2012), que en 2015 dio el salto al cine con la adaptación a película. La historia de los hermanos Jacobo y Kilian sucede a caballo entre Cerler y una isla en un país lejano y exótico. En sus páginas aparece Chía, de donde partió quien fundó la finca Sampaka, lejos de la nieve y rodeada de palmeras.

En la última publicación de Gabás, ‘El latido de la tierra’, se cuenta la historia de Aquilare, un pueblo que no existe pero que está inspirado en los paisajes de la montaña aragonesa, cuyos vecinos se vieron obligados a abandonar tras una expropiación forestal.

Del de Benasque, la ruta da un salto al Valle de Tena. En el ya deshabitado pueblo de Ainielle, perteneciente a Biescas, sucede ‘La lluvia amarilla’, de Julio Llamazares. La novela es un monólogo del último habitante, el pastor Andrés.

Ordesa es escenario del título del mismo nombre del escritor Manuel Vilas. Junto con Torla y Broto, son los pueblos en los que se desarrolla esta crónica íntima de la España de las últimas décadas.

Sin dejar la zona, la novela ‘Lágrimas en los tejados’, de Sandra Araguás, se desarrolla en la localidad de Bielsa. La obra narra una historia familiar con el trasfondo de la Guerra Civil y la resistencia en dicho lugar en 1938. La central eléctrica de Lafortunada y el Museo de Bielsa son algunos de los lugares que se reconocen entre sus páginas.

La ruta continúa en el Valle del Aragón, en concreto en San Juan de la Peña y su entorno. Allí sucede la historia de ‘Batallador’, de José Luis Corral, libro que narra la vida del rey Alfonso I de Aragón, alrededor de quien circulaban leyendas e historias oscuras.

La última parada, ya bajando del Pirineo, es en la capital oscense. ‘Una historia de policías’, de Esteban Navarro, está ambientada íntegramente en Huesca. Entre otras localizaciones de la ciudad, se pueden encontrar la avenida de la Paz o la calle Juan XXIII.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión