Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

aragón es extraordinario

Fanbar: el sueño sostenido de dos pioneros y su prole en Samper de Calanda

La familia Fandos Barriuso puso hace casi medio siglo las bases de un negocio quesero en su pueblo, Samper de Calanda, y sumó el vino con el nuevo milenio

Son los dos mayores de 12 hermanos; José Antonio y Juan Fandos Barriuso están involucrados directamente en la operatividad de Fanbar, la empresa familiar de Samper de Calanda centrada en la producción de queso y vino. “Somos seis chicos y seis chicas; no todos estamos en la empresa familiar, aunque todos hemos colaborado en mayor o menor medida en algún momento. Nosotros dos nos ocupamos sobre todo del queso y los pedidos, y mi hermano Javier se maneja con los vinos… nos vamos repartiendo las tareas. La empresa tiene 45 años, es la quesería más antigua de Aragón con registro profesional; la montaron mis padres. Pusieron una gran explotación de ovejas, estabulada, pionera en la materia dentro de Aragón, pero no terminó de funcionar, y mantuvimos la actividad del queso; desde el 2000 tenemos el vino, aprovechando unas fincas familiares; se plantaron variedades autóctonas, recuperadas con la asistencia de productores locales que las conocían y conservaban. También tenemos garnacha, la uva aragonesa por excelencia, pero manejamos igualmente una uva blanca de tipo moscatel; en tintas la romero de Híjar, la royal de Alloza o la teca. El queso y el vino son productos que compaginan de maravilla”.

José Antonio recuerda el inicio con un Merlot 2001. “Apenas se hicieron 600 botellas, de una gran calidad; salían de bodega a más de 60 euros la botella. De la añada del 2002 aún quedan unas botellas; hasta el 2005 trabajamos más con garnachas jóvenes, dos años de crianza en roble y otros dos en botella. Ahora hacemos producciones más pequeñas. Se exporta sobre todo a China en los últimos tiempos, aunque también tienen salida en Inglaterra, Alemania y algo en América”.

Correos Market

Fanbar ha tratado de mantenerse al día en todos los ámbitos; también en la distribución. “Hicimos una campaña publicitaria con Correos para su plataforma Market –recuerda José Antonio– y fue muy bien. Vinieron a grabar aquí, a Calamocha o la Almazara Jaime en Belchite. Salimos por todas partes. Fuimos de las primeras nueve empresas en utilizar este servicio; luego llegó la crisis, y lo que era un plus para nuestro formato de negocio se convirtió en el principal caudal de ventas, aunque con el fin de los confinamientos ya ha cambiado algo el panorama a mejor”.

Vídeo de Samper de Calanda en 'Aragón es extraordinario'

La contingencia sanitaria y las restricciones de movimiento también han afectado a Fanbar. “En Samper –explican los hermanos– tenemos mucha relación con Zaragoza, por proximidad, para muchas necesidades primarias que no cubrimos en Alcañiz, la primera opción; Teruel capital nos queda muy lejos. Y la verdad es que seguir emprendiendo aquí y llevar el nombre del pueblo por toda España es un orgullo; además, han surgido otros negocios en el pueblo a raíz de esa vinculación del buen queso y vino con Samper”.

-

«Nuestros quesos son artesanos y al natural, sin ningún aditivo: leche recién ordeñada, cuajo y sal»

José Antonio y Juan tienen muy clara la filosofía quesera de Fanbar. “Artesanos y al natural, sin ningún aditivo: leche, cuajo y sal. Todos están basados en leche recién ordeñada, gracias a ganaderos que trabajan para nosotros. Las variedades básicas son el queso Los Tambores, curado de oveja, el primero de este tipo en forma profesional en Aragón si atendemos al registro sanitario. El Patamulo es quizá el más conocido, un queso de mezcla pasteurizado, marca registrada nuestra desde hace más de 40 años”.

Sigue el repaso. “El Pañoleta es un queso muy grande, de leche cruda de oveja y vaca. Tenemos el Fanbar, un semicurado; el Bajoaragón, inspirado en los quesos del Maestrazgo; Untico, queso de untar, el Tonelito o el Brazogitano, un queso artesano de Teruel natural semicurado y elaborado con leche pasteurizada; también hacemos Fanbar al vino, al romero, con finas hierbas… mucha variedad, para atender a las demandas de los consumidores”.

En materia quesera, la exportación supone un despliegue logístico más arriesgado. “Hemos tenido distribución en Alemania –explica José Antonio– y comercios gourmet en otros países, pero cantidades muy pequeñas; servimos directamente a las tiendas. Como curiosidad, te diré que hemos sacado varias partidas de Patamulo a Australia, hay un cliente que lo pide con insistencia, pero es algo anecdótico. En la península tienen bastante salida en Madrid, Barcelona, Sevilla, Galicia y Portugal”.

Juan hace un apunte emocional en esta materia. “En Cataluña hay muchos hijos de pueblos turolenses que nos prueban por afinidad y nostalgia, y luego se aficionan. Fíjate –sigue su hermano– que aquí decimos que muy cerca de Barcelona está ‘Samperdefells’, una playa turolense que tenemos allá, a la que no podemos ir desde hace un tiempo -ríe- y es por la cantidad de gente de aquí que vive en Castelldefells. También hay muchos de Samper en San Adrián o Sabadell, además de los que residen directamente en Barcelona”.

Panel completo de cata para disfrutar en casa

La salida actual de quesos y vinos Fanbar por internet contempla productos pensados para catas caseras, dirigidos y orientados por los tutoriales de fanbar en su web (quesosfanbar.com). José Antonio Fandos explica su oferta en este sentido, en una iniciativa que han emprendido muchas bodegas y queserías por toda España. “Ahora hacemos tablas de cuatro tipos de queso, de suave a intermedios y un curado, y un vídeo explicativo de cómo catarlos en casa; si quieres hacer la cata completa, la rematamos tres vinos; blanco, tinto joven y reserva con decantador”.

José Antonio avanza una guía para el ritual gourmet. “El blanco lo casamos con el más suave, el garnacha joven con los dos semicurados y el más curado con el reserva, el Todomonte. Los cuatro quesos cuestan 19,99 euros, y la suma con los tres vinos, 39,99”. Los portes son gratuitos en la península y Baleares. Los quesos de la cata, en porciones de 250 gramos, son el Zambomba (más suave), el Patamulo, el Pañoleta (ambos semicurados) y Los Tambores (curado)”.

Enseña de la casa, el queso Fanbar es de media curación y está elaborado con mezcla de leche de oveja y vaca, pasteurizada. Se cura entre dos y cuatro meses; la idea es que sea a la vez suave y sabroso. Es perfecto para acompañar carnes rojas, en plancha, estofada o incluso en barbacoa. Cada pieza en su tamaño grande pesa tres kilos, aunque también hay versión de un kilo que utilizó el restaurante Empeltre de Alcañiz en el programa de Televisión Española ‘Aquí la tierra’;en el referido espacio, el chef Adrián Lahoz elaboró un tartar de atún con melocotón de Calanda y queso Fanbar, que causó una honda impresión entre quienes lo disfrutaron. ¿Se atreven a probar la receta en casa?

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión