Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

aragón es extraordinario

Arguis: kayaks al agua y vistas al monte

La magnífica lámina del embalse y el espectacular entorno montañoso favorecen las experiencias de turismo activo y motivan también al colectivo motero.

Surcar las frías aguas del embalse de Arguis (originario del sigloXVIII en una primera factura) en esta época del año puede parecer una osadía para el común de los mortales, pero Irene Marina y Óscar Vinués, de la firma oscense Guara Norte, no son gente común en el turismo de aventura. Segoviana y leciñenense, cayeron rendidos a los encantos de Huesca, donde viven y emprenden; compartieron piso primero, proyecto de vida después y ahora, empresa. “Irene trabajaba en Guara Norte cuando la conocí, y a través de ella empecé a colaborar también con Adrián y Belián, los fundadores de la empresa en 2014. Este año, Guara Norte ha acabado en nuestras manos por una sucesión de acontecimientos”. El resumen: Adrián ha decidido centrarse en una parte de la actividad, en el Espacio Salto de Roldán y el alojamiento del Mirador de Sabayés, nuevo y coqueto albergue en la pedanía de la vecina Nueno. Belián buscaba horarios más normales y trabaja ahora por cuenta ajena. “Ambos –recalca Óscar– están muy atentos a lo que necesitamos y siempre ofrecen su ayuda, hay muy buena relación; Irene dice que son su familia oscense, y yo los considero grandes amigos”.

Óscar explica que “nosotros hemos asumido toda la parte de turismo activo, ocio y tiempo libre de Guara Norte, la oferta al aire libre: barranquismo, kayaks, BTT, vías ferratas… también hacemos cursos para preparar a la gente que se prepara para técnico deportivo de montaña, y trabajo con escolares, desde semanas blancas hasta excursiones de fin de curso, campus… queremos probar el año que viene con campamentos, si es factible”.

Huesca tiene algo para estos dos foráneos. “Nos encanta la montaña, obviamente, pero es que aquí hay magia de verdad. La ornitología, la variedad de ambientes y ecosistemas, la riqueza cultural… son muchas cosas”.

Por otros puntos de la provincia, lo que más hace Guara Norte son barrancos, sobre todo en verano. “Nos movemos mucho por Alquézar –explica Irene– y toda la zona del Vero, el Formiga… también con grupos grandes se va mucho al Salto del Roldán, a Sabayés, las pozas de Belsué, Cienfuens, la cueva de La Artica, que es muy pequeñita, y el barranco de la Carruaca, muy sencillo e ideal para gente que no es experta en actividades de montaña”.

Los moteros fieles

En Arguis hay una tradición que se lleva manteniendo escrupulosamente desde 1974: la Reunión Invernal de moteros, que atrae aficionados de media España y también de otros países europeos, sobre todo Francia. Siempre coincide con el último fin de semana previo a la Navidad, pero este año (como ha ocurrido con tantas otras iniciativas en todo el mundo) ha sido imposible celebrar la que hubiera sido su 47ª edición.

El pasado 1 de diciembre, el Moto Club Monrepós anunció con amargura que se aplazaba la cita, aunque no descartaba aún su materialización. “La primera opción pasa por convocar la Reunión en algún momento del invierno si se dan las condiciones adecuadas, incluso a primeros de primavera si esto fuese posible. En caso contrario, siempre y cuando exista la posibilidad legal, se convocaría una actividad alternativa para poder acudir a Arguis a obtener la medalla del 2020”.

Desde la circular del embalse a la subida al Pico del Águila

Irene Marina tiene un cariño especial a Arguis. “Aquí hay excelentes rutas, empezando por la circular alrededor del pantano, que es muy bonita. Además, la subida al Pico del Águila es una maravilla, y hay zona de escalada en la sierra de Bonés, con ‘boulder’ incluido. El pico Peiró, al final del pantano, también es una subida estimulante, y hay que recordar que por aquí pasa el camino natural de la Hoya de Huesca, excelente para andar e ir en bici. Monrepós, para bici de carretera, también es interesante, hay muchos profesionales que entrenan aquí”.

El Pico del Águila tiene una significación especial en la zona. Con más de 1.600 metros de altura, la excursión desde el pueblo de Arguis no supone grandes dificultades para grandes y chicos cuando el tiempo acompaña (a excepción de un brevísimo paso con el apoyo de sirga, donde los adultos deben estar al quite) y solamente requiere de paciencia, pertrechos y ganas de disfrutar. El Centro de Interpretación de la Naturaleza de Arguis es un excelente punto de partida hacia el camino que asciende con suavidad, en curva y contracurva, a través de los pinos. En la vertiente sur del pico el sendero es más estrecho, con roca y laderas llenas de matorral. Pronto se llega a una zona de pino silvestre, con el camino más amplio, y una fuente idónea para refrescarse es la antesala de las cumbres.

El tramo final llega a una pista asfaltada, que conduce a las instalaciones de telecomunicación ubicadas en la cima del pico. Allá arriba, para los amantes de los datos, hay mesas informativas de la vista a norte y sur, desde la Hoya de Huesca y el valle del Ebro a la práctica totalidad del Pirineo, tanto en su zona central como en la occidental. La travesía completa (ida y vuelta) supone cinco horas de marcha, pero el esfuerzo vale la pena.

Arguis disfruta de su embalse

San Miguel, una joya románica que se imbuye de la quietud del pueblo

La parroquia loca, consagrada a San Miguel, llama la atención por su fina mixtura de estilos. Se trata de un templo de origen románico, época de la que se conservan el ábside y el presbiterio. En el siglo XVII se añade una torre y se modifica la nave única. Llaman la atención los contrafuertes, con piezas de distintos materiales, y la cubierta de tejaroz cónico de losas de arenisca. En su interior, la nave está cerrada por una bóveda de cañón con lunetos dividida en tres tramos por fajones. Hay dos pequeñas capillas laterales a ambos lados del tramo anterior al presbiterio. En cuanto a la torre campanario, es de un solo cuerpo y está rematada por casquete semiesférico.

En las proximidades de Arguis se encuentra la ermita de la Virgen de Soldevilla, siglo XVI, restaurada y convertida en edificio de uso cultural, y la ermita de la Magdalena, en Bonés, con necrópolis medieval.

ARGUIS

Comarca. Hoya de Huesca.

Cómo llegar. Desde Huesca, su capital de provincia, hay 27 kilómetros por la E-7.

Dónde comer y dormir. Se cuenta en el municipio con el hotel Capricho de Arguis, además de varias casas rurales. En el apartado de la restauración hay bar municipal y junto al Centro de Control de Túneles se hallan los restaurantes La Foz (punto de reunión de la concentración motera cada diciembre) y Barbacana.

Perimetrail Arguis. Esta prueba atlética de montaña iba a nacer el pasado 17 de mayo, pero su edición inicial se ha trasladado al 23 de mayo de 2021. Hay cuatro trazados: la prueba grande, de 26 kilómetros, recorre Santa Eulalia, Arguis y Nueno, con puntos accesibles en coche para el seguimiento en vivo a familiares y público en general.

Centro de Control de Túneles. El edificio, al borde del embalse, está basado en las esculturas de Jorge Oteiza denominadas ‘Cajas metafísicas’. De tres plantas, tiene su núcleo principal en la segunda planta con la sala de control de los Túneles del Monrepós.

Consulta más reportajes de 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión