Zaragoza
Suscríbete

aragón es extraordinario

Confirmado: de El Frasno, al cielo

El Escuadrón de Vigilancia Aérea Nº1, a 1.411 metros de altitud en la sierra Vicor, alberga uno de los radares que suministra datos para labores de defensa y aviación civil.

La subida desde el acuartelamiento, situado en uno de los márgenes de la carretera Morés-Mainar, que conduce hasta el Pico de la Nevera, implica cerca de 10 minutos de recorrido por una carretera sinuosa y estrecha que se adentra entre pinares, hasta llegar a la cima. Allí se sitúa el Escuadrón de Vigilancia Aérea Nº1 El Frasno, uno de los 13 acuartelamientos que componen la red de supervisión del espacio aéreo de España.

Con sus 1.411 metros, es el segundo punto más alto de toda la cadena montañosa que reina entre las comarcas de Calatayud y Valdejalón, pero no siempre fue así: hasta los años 50 era el techo. El acuerdo entre el Ejército del Aire y las Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) llevó a la construcción de este centro, lo que implicó unas labores de explanación que dejaron su altura unos metros por debajo del cercano Pico del Rayo (1.427 metros).

"Los datos que nos reporta este radar se utilizan tanto por el Ejército del Aire para la labor de control del espacio aéreo que tenemos asignada, transmitiéndose a los centros de Enaire (entidad pública para la gestión de la navegación aérea en España y el Sahara Occidental) como para la navegación aérea civil", detalla el comandante Alberto Franco García, jefe del EVA 1. En cuanto al espacio que controlan, su altura y número de efectivos son datos que no pueden ser revelados al público. Para obtener toda esa información, se utiliza el radar Lanza 3D, de fabricación española.

Su labor contribuye a que cualquier aeronave que entre en el espacio aéreo nacional esté controlada. "Anteriormente había dos radomos –como se llama al recubrimiento del sistema- independientes: uno de vigilancia y otro de altura, labor que se integra en uno solo desde 2009. Es el cambio físico que se puede observar: se pasa de las famosas dos bolas a una", detalla el responsable de la unidad, que tomó posesión el pasado 14 de octubre. Otro de los cambios que se vivió fue a nivel del número de efectivos. "La evolución tecnológica nos ha condicionado a la hora de requerir menos personal, tanto de mantenimiento como que los operadores están en otros puntos".

Allí se despliegan a día de hoy dos escuadrillas: una de mantenimiento y otra de seguridad. Con su labor, se centran en que la operatividad del radar sea la más alta posible. "Nuestra misión es prestar un servicio 24 horas al día los 365 días del año, y las labores de mantenimiento y funcionamiento están orientadas a conseguir ese máximo grado", defiende Franco. Este centro, como el resto de la red española, forma parte del Sistema Integrado de Defensa Aérea de la OTAN. "Toda esa información que se recoge se comparte con el resto de países, somos un eslabón más".

Se presta una especial atención al entorno en el que se encuentran. "Formamos parte de un paraje ambiental de especial valor, estamos dentro de la red Natura 2000 y contamos incluso con especies vegetales protegidas, como la centaurea pinnata que está catalogada en peligro de extinción", subraya Franco. "Estamos en una zona de alta montaña, con lo que eso implica en cuanto a nevadas, temperaturas extremas y rachas fuertes de viento". A pesar de todas esas dificultades, El Frasno contribuye a esa labor de vigilancia del espacio aéreo nacional.

Los neveros, valor patrimonial integrado en el entorno natural

Foto El Frasno
Fachada de la iglesia de San Antonio.
JMACIPE

Su fuente y lavadero, los soportales de la Casa Consistorial, la iglesia y su torre exenta… el listado de elementos patrimoniales de la localidad es extenso. A todo lo mencionado se unen más recursos patrimoniales, enclavados en un entorno natural apabullante. Muestra de ello es el pequeño embalse de La Estanca, que sirve para regular el riego; sirve también de mirador hacia el valle que se encamina hacia las tierras del Moncayo, y que está cruzado por la autovía A-2. No muy lejos se encuentran los restos de un molino harinero, y la zona está trufada de distintas rutas senderistas. Una de ellas es el sendero SL-Z 35, circular y de unas tres horas y media de duración; pasa por algunos de los antiguos neveros, y uno de ellos es el de la Erilla Alta, que fue restaurado en 2009 dentro del Plan de Dinamización de Producto Turístico de la Comarca Comunidad de Calatayud.

El olor a pan recién hecho sale del horno de la Panadería Jesús

"Desde 1986, cuando arrancamos, la situación ha cambiado mucho; nada más empezar trabajábamos mucho para el pueblo, había mucha gente en El Frasno. Al estar la autovía sin hacer, hacíamos mucho para los restaurantes de Aluenda, en la antigua Nacional II, que casi gastaban más que el pueblo entero", recuerda Jesús Lázaro, que junto a Azucena Grima, son quienes llevan las riendas de este negocio, situado en el centro del pueblo.

Esta situación no les amilanó y buscaron otras vías para que el obrador siguiese funcionando. "Empezamos a hacer mucha más repostería, ya que antes solo hacíamos unas pocas magdalenas, y decidimos sacarla fuera", explica Lázaro, mientras lleva al horno una de las bandejas con la masa que, al crecer, alumbrará a sus reconocidas magdalenas.

Morata de Jalón, Arándiga, Brea de Aragón, Inogés y Santa Cruz de Grío son las localidades cercanas a las que también abastecen de dulces como magdalenas, mantecados, mantecados de hojaldre, bizcochos y españoletas, entre otros productos. Han sumado una veintena de puestos de venta en tiendas de Zaragoza capital. "Voy una vez por semana y las dejamos en despachos repartidos por toda la ciudad. Estamos muy contentos con ellos", señala Lázaro, al mismo tiempo que Azucena prepara los gorretes para una nueva remesa.

Dentro del horno, donde el olor traspasa cualquier barrera, la jornada suele empezar temprano: entre las 3.00 y las 4.00 de la madrugada. "Enciendo el horno, que es de leña. Hago las batidas de magdalenas, porque tienen que hacer reposo; a lo mejor preparo dos, y ya luego me pongo con el pan. Una vez sale el pan, ya nos ponemos con el resto", detalla Lázaro. Cerca del mediodía, tanto Jesús como Azucena siguen con el trajín dentro del obrador.

Foto El Frasno
Lavadero fuente y abrevadero en los bajos del teleclub.
JMACIPE

EL FRASNO

Comarca. Comunidad de Calatayud.

Cómo llegar. Desde Zaragoza, su capital de provincia, hay 66 kilómetros por la A-2 hasta la salida 255.

Servicios. En la localidad hay una tienda, tres bares y acoge varias empresas de construcción y albañilería, alojamientos y oficina bancaria.

Curiosidades. Al formar parte del Camino Real, según recoge José Ángel Urzay en Cultura popular de la Comunidad de Calatayud, la localidad atesora varias historias. Se dice que se engendró a Fernando el Católico en na casa del pueblo, o que Juan de Austria se alojó en el municipio.

La antigua Nacional II. Desde la salida 252, se puede recorrer un pequeño tramo de esta ruta, que atesora recovecos y miradores que merecen la pena.

Pedanías. Pietas, que se extiende alrededor de la ermita de la Virgen a la que apellida y que es lugar de romería por sus vecinos; Inogés, que es un balcón orientado al exiguo río Grío, y Aluenda, a la que se conocía como el pueblo de los castaños.

- Artículo incluido en la sección ‘Aragón es extraordinario’.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión