Viajes
Suscríbete por 1€

ornitoturismo

Nuevos espacios para promover el turismo ornitológico en Zaragoza

Las lagunas de Agón y Plantados (Campo de Borja) mejoran sus elementos interpretativos para poner en valor su diversidad biológica y atraer a los amantes de las aves a la zona .

La laguna de Agón, vista desde el nuevo observatorio de aves.
La laguna de Agón, vista desde el nuevo observatorio de aves.
SEO Birdlife

Promover el turismo ornitológico. Ese ha sido el principal objetivo de los ayuntamientos de las localidades zaragozanas de Agón y Bisimbre y SEO/Birdlife, que, con la colaboración de la Fundación Asomo y con el soporte de las empresas Geinnovación y Prames, han mejorado los elementos interpretativos de las lagunas de Agón y Plantados, situadas en la comarca Campo de Borja. 

"Con estas mejoras se pretende poner en valor la diversidad biológica de estas lagunas, conocer y mejorar el estado de conservación de los hábitats de este espacio, impulsar la concienciación ambiental en el territorio y mejorar la calidad del turismo local y sostenible, así como el desarrollo rural de la zona", detallan desde SEO/Birdlife. Unas mejoras que se unen a la apuesta que la Comunidad aragonesa lleva haciendo por el turismo ornitológico, que atrae a decenas de miles de turistas cada año a Aragón, pues solo la laguna de Gallocanta recibe cada temporada más de 10.000 visitantes.

Financiado por el programa Leader, estas entidades que han trabajado en estas lagunas zaragozanas también han unido esfuerzos para "diseñar y construir nuevos materiales interpretativos de calidad que minimicen las molestias sobre la fauna", como indican desde SEO/Birdlife, la organización que vela por que esta oferta turística sea respetuosa con las especies y los ecosistemas.

"Nuestro trabajo es enseñar y proteger, porque, si no hay aves, si las espantas, no las puedes ver"

Y es que en los últimos años este tipo de turismo, también llamado ornitoturismo, ha experimentado un gran repunte. Un auge que ha ido de la mano de la conservación del hábitat de las aves: "Nosotros somos los primeros interesados en no molestarlas. Nuestro trabajo es enseñar y proteger, porque, si no hay aves, si las espantas, no las puedes ver", asegura Javier Mañas, presidente de Birding Aragón, una asociación que aglutina a alojamientos y guías especializados en ornitoturismo y ecoturismo. "Así que nuestra primera labor como divulgadores de la naturaleza siempre debe ser la de conservar".

El turismo ornitológico, que comenzó siendo una actividad de ocio en Reino Unido, llegó a mediados del siglo pasado a España. "Sin embargo, a nuestra Comunidad, este tipo de turismo empezó a llegar hace aproximadamente 25 años", detalla Mañas. Él mismo fue uno de los pioneros en el turismo ornitológico en Aragón: "Trabajaba en el centro de interpretación de Gallocanta y noté que los visitantes demandaban una experiencia más específica. Algunos me comentaban que les gustaría contar con salas para poder comentar lo visto y vivido durante el día". Así, las empresas empezaron a proliferar por la Comunidad, a pesar de que, como anota el presidente de Birding Aragón, "la mayoría de nuestros asociados se concentran en el Pirineo, puesto que el quebrantahuesos es una de las aves que más atrae al visitante".

"La mayoría de nuestros asociados se concentran en el Pirineo, puesto que el quebrantahuesos es una de las aves que más atrae al visitante"

Pero la realidad es que Aragón se presenta como una Comunidad con gran potencial, dado que aquí se pueden observar más de 300 especies diferentes debido a su situación geográfica. "Se trata de un territorio de cruce de rutas migratorias, por lo que cada zona tiene su temporada", señala Mañas. "A lo largo de la primavera y el verano observamos las llegadas desde África, mientras que en otoño e invierno nos acompañan las aves procedentes del Norte de Europa". 

Por este motivo, Turismo de Aragón propone 17 rutas ornitológicas distribuidas por la región aragonesa. Desde rutas por los espacios protegidos del Pirineo, pasando por las zonas cerealistas de la depresión del Ebro -donde se pueden encontrar aves muy singulares, gracias también a los humedales-, hasta el Sistema Ibérico, donde la baja densidad de población ayuda a la conservación de los hábitats.

Sin embargo, esta diversidad, que atrae a decenas de miles de turistas nacionales, por el momento, no resulta muy beneficiosa para las empresas que se han lanzado con la ornitología. "El turista nacional, que suele estar formado por familias y parejas jóvenes, decide visitar estas zonas por su cuenta, sin contratar a un guía. 

Al igual que los especialistas en la materia", apunta el presidente de Birding Aragón. "Pero el turista extranjero, ingleses y franceses sobre todo, que suele tener una edad más avanzada, sí que contrata los servicios de un guía. Nosotros los llevamos a lugares donde sabemos que no molestamos a las aves y que, tras un tiempo de espera, escondidos en la naturaleza, vamos a lograr más fácilmente ver esa especie tan deseada".  

"Los llevamos a lugares donde sabemos que no molestamos a las aves y que, tras un tiempo de espera, vamos a lograr más fácilmente ver esa especie tan deseada"

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión