Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

NATURALEZA

Paraíso natural: 24 pájaros desde el Puente de Piedra al soto de Cantalobos

Gaviotas, garcetas, lavanderas, pájaro moscón, herrerillo, ruiseñor, verderón, pinzón... En un paseo de media hora permite observar más de una veintena de aves. Un tesoro de biodiversidad en el centro de Zaragoza

Martín pescador, habitual en las riberas zaragozanas
Martín pescador, habitual en las riberas zaragozanas
Seo/Birdlife

Ricardo Pérez, consultor medioambiental de la empresa Birds And Treks, parece un turista más en el Puente de Piedra de Zaragoza. Pero, en lugar de cámara, lleva unos prismáticos. Observa al vencejo pálido, especie rara que anida en Zaragoza. Y al halcón, que guarda la plaza del Pilar y ahuyenta a las palomas. Ricardo Pérez Está acostumbrado a guiar a curiosos observadores de la naturaleza, "solemos acompañar a turistas del Norte de Europa, sobre todo, que vienen a Aragón a conocer sus aves". Y confiesa que no siempre es necesario llevarlos muy lejos, porque una ciudad como Zaragoza tiene espacios dentro de la ciudad o periurbanos que son un paraíso para la observación de aves, para disfrutar de plantas y distinguir insectos. "Está el Parque del Agua, el Galacho de Juslibol, el barranco de las Almunias, tras los montes de  Torrero..., pero también los cauces de los ríos. Contamos con espacios naturales únicos en el mismo centro de la ciudad". 

Pasear con Ricardo es descubrir el misterio de lo cotidiano. Pararse y escuchar el silbido del pájaro moscón, distinguir entre los árboles al zorzal charlo, conocer a una familia de picarazas (urracas) compuesta por padre, madre y dos hijos ya adolescentes. "Para disfrutar de la naturaleza no hay que irse muy lejos. Solo aprender a mirar". Y a lo largo del camino, entre el Puente de Piedra y el soto de Cantalobos, distingue 24 aves. Al vencejo pálido y el halcón se une el vencejo común, el avión común y el zapador, la lavandera, el gorrión, paloma torcaz y tórtola túrca, cernícalo, verderón, verdecillo, pinzón, ruiseñor común y bastardo, gaviota patiamarilla, garceta común, grajilla, urraca, papamoscas gris, zorzal charlo, pájaro moscón, carbonero común, herrerillo común, urraca, martín pescador y gaviota reidora.

Apenas unos metros más abajo del Puente de Piedra, junto al de Hierro, señala una bola de pelusa que pende de una rama. "Es un nido del pájaro moscón. Lo realiza con vilanos (pelusa) del chopo. Es el macho el que se encarga de hacer el nido; la hembra elegirá el que más adecuado le parezca. Por eso, el macho llega a hacer hasta dos o tres nidos, en un esfuerzo tremendo para conseguir aparearse". Y continúa explicando que "con las aves, el esfuerzo del macho para demostrar que es fuerte y está bien alimentado (y, por consiguiente, podrá también alimentar a la hembra y su prole) se demuestra de varias maneras. Unos cantan durante horas... En el caso del carbonero, la hembra elegirá al que tiene la mancha del pecho más grande y amarilla, porque significa que se ha alimentado, ya que el color varía según lo que coma". 

No siempre tienen fácil el alimento: en Zaragoza faltan zonas naturalizadas donde abunden insectos. "El césped ha de dar paso a la hierba. Necesitamos más ribazos y linderos, lugares refugio para la fauna". Señala, junto al Puente de Hierro, las cajas-nido de murciélagos, allí situadas para combatir a la peligrosa mosca negra. "Los insectos van más allá del mosquito y de la mosca, otros son necesarios para polinizar plantas, y muchos sirven de alimento para aves y pequeños mamíferos. Si queremos controlar las plagas y tener un equilibrio, necesitamos esas zonas naturalizadas".

El martín pescador se zambulle junto a la desembocadura del Huerva en busca de peces. Un poco más abajo, tras el azud, una pareja de garcetas disfruta del sol mientras aguarda para pescar. Y en Cantalobos, donde termina la excursión, se multiplican los sonidos: cantos de pinzón, carbonero, ruiseñor. En los linderos, regaliz de palo, achicoria y malva.

A través de Birds & Treks, Ricardo Pérez ofrece paseos y visitas guiadas para particulares, grupos, colegios, turistas... "Pero todos podemos ser guía. Si tú sabes de plantas, puedes dar un paseo y explicárselas a tus amigos. Ypodemos aprender, empezar poco a poco hasta conocer árboles, aves...". Se puede empezar consultando las guías en el Centro de Documentación del Agua y del Medio Ambiente (paseo de Echegaray y Caballero, 18).

Etiquetas
Comentarios