Despliega el menú
Sociedad

borrasca filomena

Cómo caminar mejor por la calle con hielo y nieve

Pisar la resbaladiza calle en los próximos días es un ejercicio inevitable para la mayoría; hay formas de hacerlo con más seguridad.

Nieve y hielo en las calles de Zaragoza.
Nieve y hielo en las calles de Zaragoza.
Toni Galán

Tras la borrasca Filomena y sus nieves, llega una semana de frío extremo. La nieve que aún queda en las calles se va convirtiendo el hielo y el riesgo para los peatones aumenta. Lo mismo ocurre, naturalmente, en buena parte de las carreteras aragonesas, donde además de vías cortadas hay múltiples recomendaciones para reducir al mínimo la velocidad debido a las placas de hielo.

En la ciudad hay diversas recomendaciones para los peatones, como revisar los tejados y bajantes de agua de las viviendas, los ajustes de puertas y ventanas exteriores, la conveniencia de evitar zonas arboladas para no ser sorprendido por la caída de ramas. Dadas esas precauciones, conviene estudiar el modo de andar por las aceras con mayor seguridad. Ahí el calzado es fundamental; suela antideslizante y, si es posible, con hendiduras para mejorar el agarre.

El punto de apoyo es importante, como ya dijo en su día Arquímedes. Un bastón o, mejor aún, un palo de ‘trekking’ con la punta no resbaladiza son buenas armas para clavar en la placa de hielo en un momento dado y evitar un resbalón. Eso sí, no hay que apoyar demasiado el peso en este apoyo, ni llevarlo demasiado adelantado con respecto al cuerpo, porque entonces podrían provocar un traspié.

La técnica del pingüino para caminar sobre hielo

Dice un refrán que ‘ande yo caliente, ríase la gente’. El Gobierno de Aragón ha lanzado una serie de consejos para protegerse del frío en estos días, como la acumulación de varias prendas finas en vez de una sola más gorda, o la protección del rostro y la cabeza o el uso del calzado adecuado, entre otras. Para caminar sobre el hielo se cuenta con unos auténticos maestros en el reino animal, que no cuentan además con los mejores ‘remos’ para pisar hielo: los pingüinos. La recomendación viene de esquiadores y montañeros; hay que dar pasos lentos y muy cortos para conseguir una mayor estabilidad, y mantener el tronco recto; para hacerlo con facilidad es conveniente adelantar un poco la cabeza al caminar, llevar un leve balanceo lateral al andar y apoyar por completo la planta del pie que se adelanta en cada paso; si se mantiene el talón de la pierna adelantada en línea con el hombro de ese lado, estamos dando pasos más seguros sobre el hielo, aunque haya quien nos mire raro.

Así se camina por la calle con hielo y nieve
Así se camina por la calle con hielo y nieve

Más precauciones ante el hielo

Con hielo en el suelo, obviamente, hay que ralentizar la marcha al caminar. Es bueno, además, no llevar las manos en los bolsillos, para mejorar el equilibrio y tenerlas hábiles para apoyo en el suelo en caso de resbalón. Si es posible, hay que tratar de no llevar mucho peso encima 

Últimas noticias sobre la borrasca Filomena.

Etiquetas
Comentarios