Despliega el menú
Aragón

tráfico

Consejos para conducir con lluvia, nieve o hielo este puente de diciembre

Las autoescuelas aconsejan aprender a poner cadenas en las ruedas o saber actuar ante el 'aquaplaning' antes de coger el coche estos días festivos.

Imagen de la carretera A-136 entre Biescas y Portalet
Carretera nevada en Aragón.
Toño Cofrades

La lluvia, nieve o hielo pueden dificultar la conducción durante este puente festivo. La Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha a partir de las tres de la tarde de este jueves el dispositivo especial de la operación salida en la que prevén 6,3 millones de desplazamientos en España, casi 600.000 en las carreteras aragonesas. Ante el inicio del puente de la Constitución y la Inmaculada, la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE)  ha difundido una serie de recomendaciones y consejos para la conducción invernal, ante lluvia, nevadas o heladas.

Conducir bajo la lluvia

- Aumentar la distancia de seguridad, al menos tres segundos con el vehículo que va delante. En días de lluvia los frenos del coche no reaccionan igual y es recomendable distanciarse el doble de lo habitual, aconsejan desde las autoescuelas. Advierten de que si se pisa las líneas blancas, el agarre de los neumáticos en esta superficie es menor.

-Frenar de vez en cuando para originar fricción y mantener secos los frenos.

-No llevar ropa de abrigo al conducir. Se evita el conocido 'efecto submarino' con el cinturón de seguridad. Cuando el cuerpo no está bien sujeto por el cinturón de seguridad, presiona el asiento hacia abajo y comienza a deslizarse debajo de la banda abdominal del cinturón de seguridad. Aumenta el riesgo de chocar contra el volante, el salpicadero o la parte baja del habitáculo, según alerta la propia DGT. 

-Encender la luz de carretera no es muy recomendable, aunque es obligatoria en vías interurbanas, insuficientemente iluminadas cuando circulemos a más de 40km/h (y no deslumbremos). 

-No mantener el antiniebla trasero encendido en retenciones, vías de poblado a poca velocidad porque es muy deslumbrante.

-Revisar las escobillas limpiaparabrisas para que estén en buen estado. Las autoescuelas lamentan que las escobillas son uno de los elementos "que menos cuidamos a la hora de mantener el vehículo y son fundamentales para la buena visión en caso de conducir con lluvia o nieve". Los fabricantes recomiendan cambiar las escobillas si éstas están picadas o en mal estado, y en cualquier modo de forma periódica cada año o cada 15.000 km. 

Conducir con hielo

-No frenar haciendo reducciones bruscas. El freno motor debe utilizarse para mantener constante una velocidad reducida y adaptada a las condiciones de adherencia, pero, para frenar, debemos utilizar el freno de pie con suavidad. Así, frenamos cuatro ruedas y no dos y, además, las ayudas a la frenada se conectan.

-Con nieve o hielo, la velocidad debe ser muy reducida porque apenas hay adherencia del vehículo al pavimento. La distancia de frenado puede incrementarse hasta 8-10 veces más de la habitual, es decir, podemos pasar de necesitar 40 metros para detener nuestro turismo si circulamos a 90 km/h, a necesitar 400 metros.

-Una marcha que no obligue a estar continuamente frenando o acelerando, dependerá mucho de la situación, aunque, preferiblemente, corta, para utilizar el motor como freno simplemente al decelerar, y una larga para iniciar la marcha; la segunda generalmente es la más adecuada.

En caso de 'aquaplaning'

-En caso de pérdida de control del vehículo al pasar por una superficie mojada ('aquaplaning') se aconseja dejar de acelerar y no mover el volante (siempre y cuando no haya pérdida de trayectoria inicial).

-No se debe frenar bruscamente para no desplazar el punto de aplicación del peso hacia delante y aumentar la probabilidad de sobreviraje. Pero si no se puede evitar y se produce, hay que reducir la velocidad para dar tiempo a que el dibujo del neumático canalice el agua hacia los lados del neumático y circunferencialmente.

-Si hay agua solo en un lado de la calzada hay que intentar, dentro de lo reglamentario (no invadir el sentido contrario, no circular por el arcén, etc.) que pasen las cuatro ruedas por el gran charco.

-Los neumáticos deben tener la presión adecuada: no es recomendable disminuir la presión, disminuye el agarre, aumenta la deriva (movimientos transversales) y aumenta la probabilidad de 'aquaplaning'.

-Es recomendable que los neumáticos tengan un dibujo adecuado. El mínimo es de 1,6 mm en las ranuras de la banda de rodadura; no obstante, con lluvia intensa, con 2 mm de profundidad, un turismo medio puede sufrir 'aquaplaning' a velocidades en torno a 60 – 70 km por hora.

Además, desde las autoescuelas aconsejan utilizar las luces de posición y cruce durante el día para que nos vean mucho mejor.  Si llueve, con las primeras gotas se deben encender las luces de posición y cruce. Con niebla, se aconseja encender las luces de posición y cruce, siendo recomendable también el uso del antiniebla delantero.

Si la niebla o la lluvia son muy intensas, o la nevada es muy fuerte, hay que encender también el antiniebla trasero. Si llueve o hay niebla se recomienda reducir la velocidad un 25% y si hay hielo, la distancia de frenado se alarga hasta 10 veces más. Desde el colectivo concluyen que en este caso lo mejor es "no conducir".

La Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) actualmente agrupa a 58 asociaciones provinciales que dan servicio a unas 8.000 autoescuelas, las cuales emplean a un colectivo de 32.000 trabajadores, aproximadamente.

Etiquetas
Comentarios