Sociedad

Tercer Milenio

Reportaje

Teruel: dinosaurios contra despoblación

Encontramos ejemplos en Burgos, en Soria, en Cuenca y, por supuesto, en Teruel. Territorios que comparten despoblación y una riqueza paleontológica que contribuye a mitigar la pérdida de población cuando se valora como recurso natural y cultural. Dinópolis acaba de contabilizar tres millones de visitas y cuenta con siete centros satélite ligados a las investigaciones y hallazgos. Así, los visitantes pueden quedar ‘atrapados en la red’ de la geografía turolense gracias a sus dinosaurios y fósiles emblemáticos.

Fósiles originales de dinosaurios gigantes de Teruel en Dinópolis; en primer término destaca uno de los pies de Turiasaurus
Fósiles originales de dinosaurios gigantes de Teruel en Dinópolis; en primer término destaca uno de los pies de Turiasaurus
Dinópolis

Desafortunadamente, la despoblación no resulta una mera anécdota en nuestro país: España presenta numerosas zonas con bajas densidades de una población cada vez más envejecida. En los últimos tiempos, los debates acerca de la despoblación se han popularizado y ya no son solo conscientes de ella los ‘despoblados’.

Mientras tantísimos expertos analizan el problema en la actualidad, la paleontología lleva años tratando de contribuir modestamente al mantenimiento de la actividad vital en áreas rurales. Los ejemplos españoles son numerosos y se reparten en muchas comunidades autónomas, en buena medida apoyándose en el poder de atracción universal que despiertan los dinosaurios.

En la provincia de Teruel –que en 1910 tenía 265.908 habitantes y en 2018 solo 134.490 y una media de 9,02 habitantes por kilómetro cuadrado, casi 10 veces menor que la española– destaca el modelo que creó Dinópolis, donde el factor fundamental no era la sostenibilidad de su propia estructura, bien que deseable, sino la sostenibilidad de la estructura poblacional turolense.

Tres millones

Con los tres millones de visitas recientemente contabilizadas se comprende que el proyecto ha alcanzado una posición estelar en el desarrollo local, especialmente en lo que a la ciudad de Teruel se refiere, con una oferta basada fundamentalmente en la peculiaridad de los recursos endógenos de la provincia. Las buenas cifras de visitas obtenidas en 2018 en relación con los años inmediatamente anteriores demuestran que la correcta apuesta realizada ese año para reforzar las exposiciones con fósiles originales de dinosaurios gigantes únicos en el mundo y otros fósiles recuperados en el territorio turolense durante los últimos quince años, acompañados por recursos museográficos protagonizados por fósiles de Teruel –esculturas de grandes dinosaurios a tamaño natural, realidad aumentada, interactivos con infografías 3D, vitrinas-escaparate interactivas, etc.– es lo que otorga a Dinópolis un rasgo singular y diferenciador.

A la espera de las iniciativas que proponen medidas de amplio alcance para contrarrestar la despoblación de las áreas escasamente pobladas del sur de Europa consigan el eco que merecen, un largo viaje empieza siempre con pequeños pasos. Por ejemplo, uno de ellos lo ha dado El Castellar, que celebró a finales del 2018 las primeras Jornadas sobre el Compromiso para la Supervivencia de nuestros Pueblos, bajo el hilo conductor de sus dinosaurios como factor de desarrollo territorial.

Otros muchos lugares de España persiguen también ese objetivo, con instalaciones que visibilizan el papel social de la paleontología en lugares atractivos o pintorescos de interés paleontológico que se han habilitado para su visita en pequeñas poblaciones del interior español, como Mambrillas de Lara (Burgos), Fuentes de Magaña (Soria) o Cañada del Hoyo (Cuenca), por citar solo algunos ejemplos en otras áreas españolas especialmente afectadas por la despoblación. Estos proyectos merecen el apoyo de todos los interesados en contribuir a mitigar la pérdida de población, prestando atención a sus ofertas paleontológicas y a los recursos naturales y culturales asociados.

Dinópolis, la mayor exposición de dinosaurios gigantes de Europa

Caminar por Dinópolis nos enfrenta a los grandes dinosaurios cosechados en las tierras turolenses durante los últimos años. Allí se reúne la mayor densidad por metro cuadrado en Europa de fósiles originales de estos colosos: huesos de casi 2 metros, vértebras, manos y pies completos o dientes con forma de corazón (en ‘la ciudad del amor’), permiten disfrutar de estos tesoros únicos y conocer las reconstrucciones de los animales que los originaron. La estilizada cola de un dinosaurio similar a Diplodocus, una pata de Tastavinsaurus y numerosos restos del esqueleto de Turiasaurus, el dinosaurio de Teruel, son algunos de los vestigios de colosos que alcanzaron hasta 25 metros de longitud. No es casualidad que Teruel haya inspirado el nombre de un grupo de saurópodos gigantes, el de los turiasaurios. En el año 2006 se definió Turiasaurus en la revista ‘Science’ como el dinosaurio más grande de Europa; desde entonces Teruel se postula sin discusión como tierra de gigantes. Las investigaciones de sus ancestros y descendientes han llevado a descifrar sus rutas por lo que actualmente es Europa, Norteamérica y África. Turiasaurus ejerce de embajador aragonés, además, en exposiciones celebradas en Japón o Francia y ha servido para contribuir a revitalizar la zona 150 millones de años después de que un ejemplar quedase enterrado en lo que hoy es Riodeva.

Un paleozoo con denominación de origen

Las reconstrucciones de dinosaurios a tamaño natural, es decir, su retrato robot, son fruto de un trabajo multidisciplinar de los paleontólogos, restauradores y artistas que constituyen el equipo científico de la Fundación Dinópolis.

El dinozoo de los titanes turolenses
El dinozoo de los titanes turolenses
Dinópolis

Años de excavaciones, restauración, investigación y divulgación generan una avalancha de conocimientos científicos que, posteriormente, y trabajando de forma coordinada con artistas formados y experimentados en paleontología, da lugar a impresionantes reconstrucciones muy poco comunes incluso fuera de nuestras fronteras. Son esculturas a escala real dotadas de gran realismo en sus acabados. Su modo de producción en los laboratorios y talleres de Teruel ha evolucionado hasta el punto de mostrar escenas de un titánico dinamismo que el visitante puede apreciar desde cualquier punto de vista. La zona exterior del parque paleontológico, denominada Tierra Magna, muestra ya numerosas reconstrucciones de dinosaurios propios que van desde los 4 hasta los 25 metros de longitud.

Una red de satélites para atrapar a los visitantes

La provincia de Teruel puede presumir de contar con yacimientos de dinosaurios relevantes tanto en cantidad como en calidad. Ambos aspectos se han incrementado en gran medida desde que se creó Dinópolis, de modo que no solo la investigación puntera, sino también la utilización de los resultados de la misma para contribuir al desarrollo socioeconómico del territorio han sido espectaculares. Ejemplifica esta doble vertiente la implantación del Grupo de Investigación de Referencia Focontur, reconocido por el Gobierno de Aragón, para convertir el conocimiento en un foco turístico.

El más reciente de los satélites de Dinópolis, el dedicado a los dinosaurios del carbón de Ariño
El más reciente de los satélites de Dinópolis, el dedicado a los dinosaurios del carbón de Ariño
Dinópolis

En esta línea, Dinópolis cuenta con siete centros satélite, planteados tras las investigaciones que han determinado sus peculiaridades paleontológicas y que complementan la oferta de la sede central. De esta forma, los potenciales visitantes de la provincia pueden quedar ‘atrapados en la red’ de la geografía turolense gracias a sus dinosaurios y fósiles emblemáticos.

El municipio más paleontológico

El caso de El Castellar supone un buen referente acerca de la compatibilización de la investigación –tras la catalogación de 73 lugares con restos de dinosaurios, el establecimiento de cuatro de ellos como Bien de Interés Cultural, la descripción de dos nuevos tipos de icnitas (huellas fosilizadas) o la publicación de once artículos en revistas científicas internacionales– con el desarrollo territorial.

Presentación de un yacimiento con huesos originales en la Ruta del Dinosaurio de El Castellar
Presentación de un yacimiento con huesos originales en la Ruta del Dinosaurio de El Castellar
Dinópolis

En este pequeño pueblo, con 52 habitantes censados y situado en un área de la comarca de Gúdar-Javalambre que apenas cuenta con un habitante por kilómetro cuadrado, se llevan a cabo diversas iniciativas desde el año 2015 encaminadas a la conservación del patrimonio paleontológico y a la promoción de visitas que dinamicen los negocios locales de servicios turísticos. Las acciones museográficas se han desarrollado tanto en la propia población (el Dinopaseo por sus calles) como en su entorno próximo (la Ruta del Dinosaurio), con la adecuación de los dos yacimientos con huellas más representativas y de otro con huesos originales. Todo ello ha iniciado un flujo de visitantes suficiente como para que pueda considerarse a la paleontología como un pilar de la supervivencia del pueblo, así como el germen diferenciador gracias al cual es factible mantener un bar-restaurante, un hotel y cinco casas rurales.

Una experiencia para dinamizar una comarca

Poco a poco se desarrollan iniciativas que apuestan por los recursos paleontológicos in situ como un valor complementario a los que ofrece Dinópolis desde hace años. Una de los más relevantes consiste en el proyecto Dinoexperience impulsado por la Comarca Comunidad de Teruel.

Trabajos de conservación en el yacimiento Ababuj, previos a la intervención museográfica inaugurada en 2018
Trabajos de conservación en el yacimiento Ababuj, previos a la intervención museográfica inaugurada en 2018
Dinópolis

La actuación más reciente se presentó en 2018 y ha consistido en la conservación y acondicionamiento del yacimiento con huellas de dinosaurios de Ababuj. La intervención paleontológica realizada (en la imagen) sacó a la luz nuevas e interesantes huellas además de proceder a toda la conservación del afloramiento. Finalmente, la infraestructura instalada en torno al Bien de Interés Cultural, permite la visita adaptada y accesible a personas con movilidad reducida, además de contar con paneles y textos explicativos en sistemas convencional y Braille.

Dentro de este plan se han incorporado pequeñas actuaciones con información paleontológica en ocho municipios de la comarca y está prevista otra de mayor envergadura. La idea principal es que el visitante pueda interactuar en primera persona con los contenidos y hacerse fotografías con los paneles preparados a tal efecto, ofreciendo la oportunidad de compartir su visita en redes sociales y transmitir el magnetismo paleontológico de la provincia.

Luis Alcalá, Daniel Ayala, Alberto Cobos, Eduardo Espílez, Ana González, Luis Mampel y Rafael Royo-Torres Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios