Despliega el menú
Salud
Suscríbete

Heraldo Saludable

dietas 'milagro'

El agua, con limón o caliente, no ayuda a deshacerse de los kilos navideños de más

Los bulos sobre los efectos milagrosos de beber agua en ayunas pueden conllevar a prácticas dañinas para la salud.

Beber agua con limón cada mañana es saludable para el organismo.
El agua con limón no tiene propiedades contra el cáncer..
dashu83 / Freepik

Tanto enero como septiembre son dos meses clave para la vuelta a la normalidad: uno por llegar tras las fiestas navideñas y otro por la vuelta a la normalidad después del verano. Pero en este proceso de recuperación de la vida y la dieta sanas no sirven ni atajos ni milagros: lo más aconsejable es no culparse, retomar la rutina can tranquilidad y no tratar de compensar con técnicas que pueden incluso ser perjudiciales para la salud.

Entre estos trucos milagrosos suelen ponerse de moda tras los atracones de Navidad, con el objetivo de deshacerse de los kilos de más después de los excesos de las fiestas, pero desaparecen tan pronto como llegan. Algunos de ellos, por ejemplo, están relacionados con el agua. Al estar asociados a ella, dan la sensación de ser mucho más veraces y de, aparentemente, no reportar consecuencias negativas para la salud.

Pero, desde luego, aunque no sean perjudiciales en la mayoría de los casos, tampoco son efectivos, por lo que seguir estas técnicas milagrosas puede desencadenar en algunos casos en frustraciones por no conseguir los objetivos deseados y en ansiedad hacia la alimentación.

¿Cuáles son algunos de estos bulos?

Desde Salud Sin Bulos tratan todo tipo de mitos en el mundo de la salud y la nutrición y destacan varios engaños relacionados con las propiedades milagrosas del agua mezclada con, por ejemplo, zumo de limón. A esta mezcla, ingerida por la mañana en ayunas, se le atribuyen medidas anticancerígenas que no le corresponden, ya que no son ciertas.

Sí es verdad que el limón, como otros cítricos, tiene alto contenido en vitamina C e hidrata, por lo que puede ser beneficioso para la salud en estos términos, pero desde luego no sirve como 'quemagrasas' milagroso.

Otro mito bastante común es el de la temperatura del agua, tanto caliente como helada. Al agua templada se le atribuyen propiedades adelgazantes que no están demostradas científicamente y al agua fría, consecuencia nocivas que igualmente tampoco están corroboradas.

En el caso de querer contrarrestar los efectos de la Navidad, queda claro que no hay que depositar toda nuestra confianza en técnicas de adelgazamiento de este tipo. Aunque, por otro lado, sustituir el alcohol por agua durante los días de fiesta es una buena medida para poner freno a los excesos navideños.

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para mantenerte en forma? Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión