Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

salud

Cómo afecta la calefacción a la salud de los convivientes en el hogar

Temperaturas de 25º o más pueden ser perjudiciales para la salud de las personas en ambientes cerrados dentro de las casas.

Radiador.
Radiador.
Pixabay

Los sistemas de climatización utilizados por las personas y las temperaturas que estos llegan a alcanzar dentro de los hogares dependen de varios factores: desde las condiciones climatológicas del exterior hasta la sensibilidad al frío de alguno o el conjunto de los convivientes. Con la llegada de las bajas temperaturas, encender la calefacción -ya sea con aire acondicionado, radiadores, o estufas, entre otros- para conservar un ambiente agradable y contrarrestar el frío es fundamental. Sin embargo, un uso incorrecto de los aparatos de climatización y un exceso de calor pueden dar lugar a problemas de salud.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental, la temperatura ideal dentro del hogar debe situarse entre los 20º y 25º. Lo ideal, una temperatura intermedia: 23º. Una vez superados los 25º, las fuerzas del sistemas inmunológico pueden verse resentidas, llegando a causar deshidratación, dolor de cabeza, infecciones o problemas respiratorios, así como problemas cutáneos, naúseas o tos. En este sentido, juega un papel importante el nivel de humedad, ya que los problemas viene cuando el ambiente es demasiado seco.

La sequedad del ambiente será más pronunciada conforme las temperaturas sean más altas. Para prevenir estas situaciones, es conveniente el uso de un pequeño humidificador o, como método más arcaico y casero, colocar una toalla mojada sobre el radiador más cercano. Y es que un ambiente demasiado seco puede provocar problemas en la mucosa respiratoria, alergias y asperezas o irritaciones en la piel. Uno de los indicadores que alertan de esta situación y de una alta temperatura en sitios cerrados es el inicio del picor corporal.

A estas consecuencias, también se puede sumar la falta de descanso, como bien nos hace indicar las temperaturas que sufrimos en verano. Por estos motivos descritos, es importante controlar las temperaturas en los interiores de las casas. Llegar a una temperatura agradable y confortable no está relacionado con colocar la calefacción a niveles tope. El bolsillo también lo agradecerá a final de mes.

Etiquetas
Comentarios