Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

heraldo vida saludable

Contaminación: el bienestar de la sociedad, en el aire

8,8 millones de personas mueren a causa de la polución atmosférica al año en el mundo, una cifra unida al cambio climático, ante el que miles de ciudadanos reclamaron medidas en la reciente huelga por el clima.

La contaminación atmosférica afecta al sistema respiratorio
La contaminación atmosférica afecta al sistema respiratorio

Un reciente análisis epidemiológico internacional realizado en 652 ciudades de todo el mundo (incluidas 45 españolas, entre ellas Huesca, Madrid, Barcelona y Sevilla) dirigido por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en el Reino Unido, y la Universidad de Fudan, en China, refleja que la exposición a la contaminación del aire urbano puede aumentar el riesgo de mortalidad a corto plazo, incluso a pequeñas concentraciones. No en vano, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) afirma que la polución atmosférica causa aproximadamente 10.000 muertes anuales en España y algunas publicaciones médicas han reflejado que los fallecimientos asociados a esta causa alcanzan los 8,8 millones en todo el mundo. Una serie de preocupantes cifras alrededor de un problema que afecta especialmente a las áreas industrializadas y que además se relaciona con otras afecciones como trastornos respiratorios, acné, envejecimiento prematuro, patologías psiquiátricas o dolencias oculares. Asimismo, el pasado mes de julio, la Comisión Europea llevó a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por la mala calidad del aire, al no respetar el país los valores límite de dióxido de nitrógeno.

Ante este escenario y teniendo en cuenta que el calentamiento global es provocado por el incremento de las emisiones de CO2 y que la generación de otros contaminantes como las partículas en suspensión o el monóxido de carbono estén detrás de que el aire esté contaminado, miles de personas salieron a la calle recientemente para combatir el cambio climático en la huelga por el clima. Dos aspectos unidos por la quema de combustibles y que precisan urgentemente de un modelo energético sostenible.

Hasta que se dé el ‘clima’ para que este se implante, los expertos abogan por tomar medidas como evitar el tabaco, usar más el transporte público, disminuir el tráfico rodado, aumentar el carril bici, reciclar más y mejor, elegir electrodomésticos de alta eficiencia energética, no hacer paseos largos en las horas centrales del día y en las épocas de elevada contaminación y, en suma, reducir la cantidad de energía y recursos que se consumen a un nivel excesivo.

Todo ello con el fin de acabar con la situación actual, en la que (según la Organización Mundial de la Salud) nueve de cada diez personas en el mundo respiran aire contaminado a diario, y luchar así contra un problema global que precisa de soluciones a diversos niveles como la educación, la sanidad, los medios de transporte, las viviendas, la generación de electricidad y una mejor gestión de los residuos.

¿Cuáles son las soluciones para un problema mundial?

El pasado 27 de septiembre millones de personas en todo el mundo secundaron una huelga contra la inacción ante la crisis climática. En una semana se celebraron más de 5.000 actos en 156 países diferentes y cientos de miles de estudiantes salieron a la calle para exigir medidas urgentes a los líderes mundiales. En la capital aragonesa, todas las actividades reivindicativas se organizaron de la mano de la Alianza por la Emergencia Climática de Aragón, constituida por más de 70 organizaciones y colectivos. «Estamos ante un problema social que debe solucionarse como sociedad con medidas políticas, por lo que es importante no cargar la responsabilidad al individuo», destaca Enrique Muñoz, miembro del colectivo Extinction Rebellion, una de las asociaciones que forman la Alianza.

Y es que, escapar del riesgo que sufren los habitantes de las ciudades industrialmente desarrolladas es muy difícil. Que no se vean los contaminantes microscópicos no quiere decir que no traspasen las defensas y penetren en el sistema respiratorio. Por eso, una de las exigencias de los manifestantes fue que los ayuntamientos, países y Unión Europea actualizaran e hicieran efectivos los Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir la contaminación.

Según el último Informe de Calidad del Aire redactado por Ecologistas en Acción en 2018, la principal fuente de contaminación en las áreas urbanas, donde vive la mayor parte de la población, es el tráfico rodado. "Una buena medida para reducir la polución en las ciudades es disminuir el tráfico rodado, porque los motores de combustión liberan partículas nocivas para la salud. Se debería incentivar, ampliar y proteger algo tan positivo como el carril bici", señala Enrique Muñoz.

El objetivo de los llamados ‘Viernes por el futuro’, cuyos participantes formaron el mes pasado una de las movilizaciones más relevantes de la historia, era concienciar a los jóvenes del planeta para que presionen a las instituciones con el fin de que adopten medidas drásticas que frenen el calentamiento global provocado por la acción humana.

Contaminación de playas, ríos y mares
Contaminación de playas, ríos y mares

"La declaración de emergencia climática por las autoridades locales, nacionales y mundiales es muy importante, porque supone que se reconozca que estamos en una situación grave, de crisis", señala Muñoz. "El primer paso para solucionar un problema es reconocerlo. No obstante, esto no debe quedarse en una mera declaración, debe ir vinculado a medidas concretas y exigentes. Tiene que suponer un cambio estructural en el que todas las políticas tengan en cuenta la sostenibilidad", apunta el miembro de Extinction Rebellion.

Ecologistas en Acción redacta cada año los Informes del Aire porque la práctica totalidad de la población española y europea respira aire contaminado debido a que en sus ciudades se incumplen los estándares recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El último, elaborado en 2018, explica que en Aragón ninguna estación para medir la calidad del aire "superó el objetivo legal para la protección de la salud en el trienio 2016-2018, a diferencia de lo ocurrido en periodos anteriores". Sin embargo, también señala que el Ejecutivo autonómico no ha facilitado la información de las estaciones de Híjar y Puigmoreno, pertenecientes a la red de la Central Térmica de Castelnou, así como parte de la correspondiente a las estaciones de Escatrón, Caspe, La Estanca y Andorra, correspondientes a las redes de las centrales de Escatrón, Caspe y Andorra, respectivamente. Por tanto, apunta que las conclusiones deben ser consideradas teniendo en cuenta las insuficiencias de la información de partida.

Además, el texto refleja que el Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado la Estrategia de Cambio Climático Calidad del Aire y Salud de la ciudad, que propone reducir la concentración de N02 en un 60% en 2030 respecto a los niveles de 2005 mediante 40 acciones.

Problemas respiratorios 

Así, uno de los problemas más palpables que la contaminación causa a la salud afecta al sistema respiratorio. Un reciente estudio publicado en la revista médica ‘European Heart Journal’ estimó en 8,8 millones la cifra de muertes producidas por la contaminación atmosférica en el mundo. De este total, entre el 40 y el 80% se deberían a enfermedades vasculares como ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

"Los contaminantes más habituales en nuestro medio son las partículas en suspensión, el monóxido de carbono, el dióxido de nitrógeno, el ozono y el dióxido de azufre", explica la doctora Teresa Martín Carpi, integrante del Servicio de Neumología del Hospital Miguel Servet y presidenta de la Sociedad Aragonesa del Aparato Respiratorio (Sadar), quien añade que dos de las afecciones respiratorias más frecuentes y que se ven influenciadas por la polución son la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) y el asma. "La primera afecta al 10% de la población de entre 40 y 80 años y en 2015 fue la cuarta causa de muerte en España, siendo el tabaquismo su principal factor de riesgo y tratándose además de una dolencia infradiagnosticada, pues se estima que el 70% de los pacientes que la padecen lo desconocen. Por su parte, el asma afecta al 5% de los adultos y al 12% de la población infantil. En España hay alrededor de 2.500.000 pacientes afectados por esta y se da asimismo la circunstancia de que entre el 60% y el 70% de los asmáticos no la tienen bien controlada", expone Martín Carpi.

Cabe destacar a este respecto que los niños y los adolescentes son más susceptibles a los efectos de la contaminación debido a su frecuencia respiratoria y su rendimiento metabólico. "La disminución del desarrollo de la función pulmonar en niños también se asocia con las concentraciones de NO2 registradas actualmente en ciudades europeas y norteamericanas", apunta la experta.

No fumar, utilizar más el transporte público, apagar el motor del coche en los atascos, conducir a una velocidad moderada, evitar zonas de tráfico intenso, usar bombillas de bajo consumo, moderar la temperatura de la calefacción o el aire acondicionado, reciclar más y mejor, evitar el uso de aerosoles, elegir electrodomésticos de alta eficiencia energética, no hacer paseos largos en las horas centrales del día y en las épocas de elevada contaminación y, si es posible, proteger la nariz y la boca son algunas de las actividades cotidianas que se pueden llevar a cabo para mitigar los efectos de esta problemática.

Aunque desde Sadar sostienen que la sanidad pública "está perfectamente capacitada para la atención sanitaria" de esta casuística, destacan que, en determinados momentos, "se incrementa la actividad asistencial". En este sentido, la responsable de la entidad califica la contaminación del aire como "un problema global que precisa soluciones globales como políticas e inversiones de apoyo a medios de transporte menos contaminantes, viviendas energéticamente eficientes, generación de electricidad, una mejor gestión de los residuos industriales, así como medidas que busquen el aumento de las zonas verdes y los espacios seguros para los peatones, ampliar el transporte público e informar y educar a la población", concluye Martín Carpi. 

- Ir al suplemento de salud.

Etiquetas
Comentarios