Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Celia Orós, viuda de Bigas Luna: "A los tres ‘jamoncitos’, Penélope, Javier y Jordi, los recuerdo muertos de frío"

La zaragozana, viuda de Bigas Luna y apoyo sempiterno del fallecido cineasta, recordó ayer en Peñalba y Monegrillo momentos especiales del rodaje de ‘Jamón, jamón’, de cuyo estreno sed cumplen 30 años

Celia Orós y Betty Bigas, junto al toro de Osborne en Peñalba (Huesca), que aparecía en 'Jamón, jamón'.
Celia Orós y Betty Bigas, junto al toro de Osborne en Peñalba (Huesca), que aparecía en 'Jamón, jamón'.
Francisco Jiménez

En 1991, Bigas Luna rodó ‘Jamón, jamón’ en diferentes escenarios de los Monegros. La película se estrenó al año siguiente y supuso un gran éxito, de los que cambian vidas y carreras, para tres de sus protagonistas: Penélope Cruz, Javier Bardem y Jordi Mollá. Eran muy jóvenes en aquellos albores de los 90 (entre los 17 y los 23 años), y aunque ya había demostrado su talento en las pantallas, este filme les subió el estatus de promesas a estrellas. Los dos primeros, que además son compañeros de vida, tienen sendos premios Óscar en su casa; el tercero ha forjado una sólida carrera a ambos lados del Atlántico. Bigas ya no está, pero su hija Betty y su viuda, la zaragozana Celia Orós, recorrieron ayer emocionadas dos de los escenarios del rodaje: Monegrillo (Zaragoza) y Peñalba (Huesca).

Bigas había redescubierto la zona gracia a su suegro antes de convertirla en lienzo de su tragedia jamonera. Betty visitaba estos lugares por primera vez. "Ha sido una experiencia emocionante. He entendido el enamoramiento de mi padre por este paisaje, la inspiración que le transmitieron los Monegros. Y el campo de fútbol… Bueno, imaginar el frío que pasó Javier ahí desnudo y colgado del larguero… todavía cuenta el mal rato que pasó, aunque tiene un tremendo cariño por la película".

Una visita emotiva

La rotonda de entrada de Monegrillo fue la primera parada de la mañana, con el hermoso mural de Blanca Lamenca dedicado al director de ‘Jamón, jamón’. El primer edil local Alejandro Laguna destacó la huella del filme en su municipio, y el orgullo de poder contar detalles tan pintones como que Penélope Cruz fuese para Bigas Luna ‘la Perla de Monegrillo’.

Tras otear el viejo campo de fútbol del pueblo, donde se rodó (entre otros) el referido plano de Bardem, se pasó fugazmente por el almacén de venta de fruta en Candasnos que figura (con otra función) en el metraje y se llegó al toro de Osborne en Peñalba, escenario de uno de los momentos icónicos de la película. Bajo los famosos testículos del toro, Carmelo Samper (operario en su día del proyector del cine Oasis de Bujaraloz) entregó a Celia Orós un reconocimiento muy especial: la rosa de los Monegros, el pétreo premio que se entrega en el certamen de cortometrajes de la localidad. No se perdió la excursión el presidente de la comarca de Los Monegros, Armando Sanjuán.

Alegría y tristeza

Celia Orós tiene recuerdos vívidos de aquellos días de rodaje, que renovó hace un lustro cuando acudió a la inauguración de la ruta ‘Jamón, jamón’ en la zona. "Vine con Vicky (Calavia, fundadora del festival La Mirada Tabú) y fue emocionante, como lo ha sido esta vez. He vuelto a tener presentes a mi marido y mi padre, que además de los pueblos le enseñó el terreno caminos adentro. Bueno, es agridulce esto; me emociona verlo todo, pero ellos ya no están aquí".

Celia tiene muy presentes tres nombres concretos de aquellos días. "A los tres ‘jamoncitos’, Penélope, Javier y Jordi, los recuerdo muertos de frío, y a Penélope, que no era ni mayor de edad, la veo todavía una mañana preguntando por algún sitio en Zaragoza donde tomarse unas buenas ostras. No puedo olvidar lo bien que nos cuidaban en el bar Las Vegas de Monegrillo, con la borraja y ese ternasco tan bueno".

Vicky Calavia también estaba exultante con la visita a los lugares de los (venturosos) hechos inmortalizados por Bigas Luna en 1991, y presentados al mundo un año después. "Al haber preparado junto a Betty la exposición que está ahora en los Depósitos del Pignatelli ya nos empapamos bien de toda la historia de la película, el entorno y la naturaleza de todos sus elementos".

La hija del director recalcaba su entusiasmo al ver refrendada con la observación directa la impresión que el trabajo de su padre le había transmitido. "Separamos -apuntaba Betty- los dos triángulos amorosos de la trama, y un espacio para cada personaje; la elección del rojo es porque se trataba para él de un símbolo de pasión y vida, se movía mucho en el rojo, negro y blanco, aunque con ‘Jamón, jamón’ empezó a disfrutar también de los ocres y grises de esta tierra. Visitarla ha sido la guinda del pastel".

Vicky Calavia desveló también que a falta de confirmación definitiva, es muy probable que Jordi Mollá venga en Navidad a ver la exposición en los citados Depósitos del Pignatelli. Así lo prometió el catalán, de hecho, en un mensaje de vídeo durante la inauguración de la muestra.

La Mirada Tabú (festival en cuya programación se incluye la muestra) ofrece hoy en la Filmoteca de Zaragoza un coloquio moderado por Antón Castro en el que se analizarán los talleres de cine que impartió Bigas Luna en Zaragoza. Tres alumnos de aquellas sesiones pedagógicas participarán en la conversación: Pilar Palomero (que acaba de estrenar ‘La maternal’ en pantallas comerciales), Javier Calvo y Álvaro Mazarrasa. 

Después del coloquio habrá un análisis sobre videoclips que han jugado con la idea del tabú (20.00) en la que participarán los fundadores de Aragón Musical, Sergio Falces y David Chapín de Aragón Musical. La velada seguirá con una ruta de tapas tabú en la Bambutería, Méli-Mélo, El Méli del Tubo y La Pollería San Pablo, para concluir con una sesión de DJ de Falces (23.30) en La Lata de Bombillas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión