Aragón
Suscríbete

aragón es extraordinario

Peñalba, el punto 'Rebelde' en las alturas

Con la ermita de Santa Quiteria al sur de la Nacional II y el toro de Osborne en la zona este, el pueblo tiene un triángulo elevado para mirarse desde varios puntos.

Cuando se miran las cosas con perspectiva, se toman mejores decisiones. Cuando las perspectivas son varias, hay más puntos de juicio. Cuando todo este ejercicio tiene una parte literal y otra metafórica, es muy posible que se esté pisando término municipal de Peñalba. Es uno de los primeros territorios oscenses de la Nacional II, la popular y siempre hipertransitada carretera de Barcelona, y tres puntos de apoyo para verla desde las alturas hacen que muestre muchas caras a los ojos curiosos.

Francisco Calés ostenta actualmente los cargos de concejal de Urbanismo y teniente de alcalde en Peñalba. "Hay unas cuantas cosas para ver, pero probablemente la ermita de santa Quiteria es el gran símbolo de Peñalba. Se reformó hace algo más de una década; al sacar la piedra oculta bajo el encalado blanco quedó muy bien, aunque es cierto que al principio confundía un poco a los vecinos el hecho de que no se viera con tanta claridad desde abajo". La mirada de cerca, que suele ser definitiva a la hora de calibrar la belleza, agradece el cambio, que también afectó al interior. Desde ahí se goza de una vista perfecta de la zona sur del pueblo.

En el otro lado de la carretera, las miradas se posan en un gran toro negro y unas llamativas letras blancas. Peñalba, gracias a ‘Jamón, jamón’, tiene su cuota de meca cinematográfica, así que... ¿por qué no tener unas letras en el monte como Hollywood? Así pensaron los componentes de la peña Los Rebeldes. "Se montaron hace unos cuatro años; la peña lo sugirió al Ayuntamiento y se puso manos a la obra, para hacerlas y montarlas. El lugar no tiene un acceso sencillo y siempre hay un viento tremendo, llevó su trabajo, porque además son de un tamaño considerable; definitivamente, resultó ser un aporte al pueblo". Al año de instalarse las iluminaron: por la noche son como un vigía de la Nacional II.

Fiesta

Francisco explica que las fiestas son sagradas en Peñalba, aunque en el último año y en los meses venideros no haya lugar a muchos cohetes ni guirnaldas. "Lo que ocurre con los festejos populares es que vamos a todos a una, tato en las patronales de mayo por La Virgen de la Santa Cruz como en el primer fin de semana de octubre con la Virgen del Rosario. El 15 de mayo, por San Isidro Labrador, la sociedad agraria nos alberga en sus instalaciones del monte y allá vamos todos". La Asociación Cultural Peña de Alba aporta entrega e imaginación en las actividades populares, y la Rondalla (que regresó a la actividad en 1982 tras un largo barbecho) editó un disco en 2010, ‘Jotas a la alborada’.

Francisco revela que en la zona de los almacenes de San Isidro se está ultimando un refugio, con el visto bueno de la DGA. "Queremos que sea un valor para los aficionados al monte, dado que aquí hay mucho tránsito hacia Fraga o Caspe, y esta parada técnica colaborará a traer por aquí amantes de la naturaleza; estará acabado a finales de febrero. Por otro lado, tenemos ya desde hace unos seis años la casa rural El Balsetón en la parte alta, que está muy bien. También tenemos La Posada como establecimiento hostelero de calidad, más el centro social del Ayuntamiento". Hay otro valor: la hospitalidad. ¿Quién dijo que la estepa era agreste de corazón?

Vericuetos del paisaje monegrino y un Reloj que no marca las horas

Foto de Peñalba
El pantano de Val Cabrera, en desuso para riego... y siempre lleno. 
Laura Uranga

Aunque el agua no es el recurso más habitual en Los Monegros, dejando aparte el gran canal, hay láminas de alto impacto y diferentes usos. La de Peñalba es el pantano de Val Cabrera. "Era de riego para toda la zona sur –explica Francisco– y está en desuso por problemas diversos con las escapatorias; anda siempre lleno hasta arriba. No es zona de baño, ojo; lo gestiona Confederación Hidrográfica del Ebro, y los accesos tampoco son los más sencillos, aunque sí es una zona interesante para pasear. El puente del AVE pasa por el fondo; ahí se juntan los montes de Caspe, Fraga, Peñalba y una punta de Candasnos. El embalse de Mequineneza también está cerca, a apenas 20 kilómetros, con todas sus sendas y vericuetos".

De hecho, hay una ruta muy relevante en la zona. En aproximadamente dos horas y media en bicicleta desde Peñalba se bordea el barranco de la Valcuerna, camino que desemboca en el embalse de Caspe. Esta ruta permite ver los nuevos regadíos de la zona, además del secano y los pinares de la zona. Se trata de una zona muy rica en recursos naturales, con el único curso de agua permanente que se origina y termina en Monegros, además de los vistosos acantilados de estratos calcáreos del barranco y del Ebro, una importante área boscosa autóctona de características únicas y la estepa cerealista. La vegetación que bordea el barranco se convierte en un exuberante bosque de tamarices. En el cauce pueden verse algunos ejemplares del galápago leproso.

Antiguamente había balsas de suministro en las inmediaciones del casco urbano, con mención especial para la balsa Fraguada; se taparon para construir el complejo deportivo local y las piscinas.

Patrimonio religioso

El Reloj de Semana Santa es el episodio más relevante de Peñalba en los días santos de cada primavera. Se trata de una canción que se canta en procesión con los santos; es la Pasión, paso a paso, en 30 paradas. Tanto el Jueves Santo en la noche como el Viernes Santo mañana y noche, además del Domingo de Ramos, salen los pasos con la banda de tambores y cornetas. "Es una marcha muy sentida aquí –explica el teniente de alcalde– y se afloja el toque para el canto en los momentos señalados". Detrás de los pasos, las mujeres de Peñalba recitan las treinta cuartetas que caracterizan esta procesión, escritas por el cura del pueblo en los albores del siglo XX. Cantar el Reloj y marchar en la procesión es todo un honor que se transmite de generación en generación.

La iglesia de la Santa Cruz es tan llamativa por fuera como historiada por dentro. Está en pleno centro del pueblo; construida en sillería y ladrillo, presenta una planta de cruz latina. Presenta una gran nave central y dos laterales, de menor anchura y altura, separadas por arcos de medio punto que apoyan en pilares. El altar mayor está flanqueado por la sacristía y la torre. La torre, realizada en ladrillo, tiene tres cuerpos. Los dos primeros son de planta cuadrada y el superior la tiene octogonal.

El astado que todo lo ve y el futuro inmediato de la Nacional II

Foto de Peñalba
El toro de Osborne de Peñalba, junto a la parada de la Ruta.
Laura Uranga

El toro de Osborne que inmortalizó Bigas Lunas en ‘Jamón, jamón’ está en el aparcamiento de la gasolinera y de La Ruta, restaurante de carretera con mucha actividad. "Hay pequeñas sendas para subir a los pies del toro –explica Francisco Calés– y sí, es una foto matemática, mucha gente recuerda la escena de la película. El rodaje local fue ahí, en la explanada y la zona del Ventorrillo de Fraga, además de Monegrillo, claro. Yo era pequeño, ha llovido; hacía mucho frío y lluvia, y encima les echaban más agua. Por entonces no conocía a nadie, ellos estaban empezando... ¡Penélope era una cría!».

La Nacional II es otro tema capital para Peñalba. "Si finalmente en agosto la autopista queda libre de peaje por el fin de la concesión, el día a día cambiará mucho por aquí, el jaleo de los camiones disminuirá, aunque para los establecimientos locales será un problema". 

PEÑALBA

Comarca. Los Monegros.

Cómo llegar. Desde Huesca, su capital de provincia, hay 97 kilómetros por la A-230 y la A-131

Dónde comer y dormir. La Ruta (bajo el toro de Osborne, siempre muy concurrido por trabajadores y viajeros, junto a la Posada y el local social. Para dormir está la elegante Casa Rural El Balsetón, con cinco habitaciones y jacuzzi exterior, frente al parquecito del mismo nombre.

El farinoso. Es el dulce local por antonomasia. Antes se hacía solamente con azúcar; ahora también hay disponibles variedades de cabello de ángel, chocolate y manzana. Los empanadonicos de cabello de ángel también son muy conocidos. Hay dos panaderías en el pueblo, Más que Pan y La Trastienda, y una carnicería, Marisol.

Hay relevo. En Peñalba destaca actualmente el número de alumnos de la escuela infantil; ha habido que sumar un aula más, y este curso habrá 19 chavales de 0 a 3 años. La ESO se cursa en Bujaraloz, también referente sanitario; para compras se va a Fraga.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión