Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Gastronomía

Las primeras hamburgueserías que abrieron en Zaragoza

La capital aragonesa fue una de las primeras ciudades españolas donde se sirvieron hamburguesas al estilo americano.

El Bar Nevada, la primera hamburguesería de Zaragoza
El Bar Nevada, la primera hamburguesería de Zaragoza
Bar Nevada

Hoy es uno de los platos más populares. Prueba de ello es el Zaragoza Burger Fest, una cita en la que varios establecimientos de la capital aragonesa ofrecen sus mejores propuestas con la hamburguesa como protagonista. 

Se trata de un alimento con mucha historia y algunos expertos señalan que su origen data de la época romana. Sin embargo, eso de servir una pieza de carne picada con guarnición dentro de un panecillo no es algo tan antiguo y se remonta al primer tercio del siglo XX. En 1921 surgió en Estados Unidos White Castle, la primera cadena de hamburgueserías, aunque este tipo de establecimientos se popularizaron especialmente en los años 50 con el despegue de franquicias como Burger King y McDonald’s, que aún tardarían en llegar a España unos cuantos años. El primer restaurante Burger King abrió en Madrid en 1975, y el de McDonald’s, en 1981, en la misma capital. En Zaragoza, se inauguraron locales de estas cadenas en 1984 y 1989, respectivamente.

Pero en la capital aragonesa ya se comían hamburguesas con panecillo mucho antes. De hecho, Zaragoza fue una de las primeras ciudades españolas donde se pudo degustar este alimento por influencia de los primeros norteamericanos que llegaron destinados al sector sur de la Base Aérea de Zaragoza. El primer local de la ciudad donde se prepararon fue el Bar Nevada, abierto en noviembre de 1957 como heladería en Fernando el Católico (hoy sigue en la plaza de San Francisco) por Mari y Manolo, un joven matrimonio.

Los militares de la Base americana frecuentaban por entonces aquella zona y sus establecimientos. Un día, un grupo de soldados estadounidenses que acudía al Nevada pidió si podían hacerles unas hamburguesas a su estilo. Un cocinero de la Base les enseñó a prepararlas y a elaborar una salsa de tomate -cuya receta sigue siendo uno de los secretos mejor guardados del Nevada-, ya que en aquella época ni existía el ketchup ni el pan redondo. De hecho, aquellas primeras hamburguesas se presentaron con pan alargado. Y así se siguen ofreciendo más de 60 años después en el negocio que hoy regenta Nacho Lacueva, tercera generación de la familia fundadora.

Unos años después, un lugar todavía recordado es el puesto de salchichas y hamburguesas que hubo en el pasaje Palafox, saliendo hacia la calle de Cinco de Marzo (antes Requeté Aragonés). A partir de la década de los 70 y sobre todo los 80, las hamburgueserías se extendieron por toda la ciudad. En la calle de San Antonio María Claret abrió Dasbur, en 1974, y en las esquina de esta vía con la de Bretón, en el número 40, se ubicaba Burger Rubio’s. Allí, esta cadena aragonesa de restaurantes propiedad de Joaquín y José Antonio Rubio, que también tuvo locales en el paseo de la Independencia y en el Coso, organizó en 1981 su primer concurso de comedores de hamburguesas con premios de 100, 50 y 25 dólares para los ganadores. Como resultado dejó el siguiente récord: “12 hamburguesas en 30 minutos”. En esa misma calle también comenzó en el año 85 el bar San Petersburgo, un establecimiento también popular por sus hamburguesas.

En la década de los 80 proliferaron varios locales de otra cadena aragonesa, Hamburgo’s, propiedad de José Luis Rubio, una de las figuras más populares del baloncesto aragonés que llegó a contar con cinco de estos restaurantes además del pub Basket, en la calle de Francisco Vitoria, y que no tiene nada que ver con Burger Rubio’s.

En San Ignacio de Loyola se ubicaba el Ñam Ñam, desde principios de los 80; en la calle de Zapata, el Burger 80 y en el paseo de Sagasta, donde pronto habrá un nuevo McDonald’s, se inauguró en mayo de 1984 el primer Burger King de Zaragoza, en la esquina de esta importante arteria zaragozana con la calle de León XIII (un poco más arriba también hubo otro hamburguesería, McMillan, junto a Los Espumosos). En el paseo de las Damas (donde hoy está Zara), en el mes de noviembre de ese mismo año, encendió sus planchas Pokin’s, una referencia para los adolescentes de aquella década que todavía recuerdan el videoclip de la canción ‘Take on me’ de los noruegos A-ha en las televisiones del restaurante. McDonald’s se hizo esperar y no instaló su primer restaurante en la capital aragonesa hasta 1989, en el número 4 de la plaza de España. De aquellos años también data Burger Paco (1981), en Espoz y Mina, y El Timple (1981), en Madre Vedruna, Dato y Contamina, con sus legendarios ‘camperos’. Ya en 1991, Mostaza, también en la calle Dato, se ha convertido en un clásico y una referencia para los amantes de las hamburguesas, las patatas fritas, los sándwiches y los bocadillos.

Hoy en día, cada vez más restaurantes incluyen en su carta las hamburguesas. Prueba de ello es que en actual edición del Zaragoza Burger Fest un total de 76 hamburguesas competirán por ser la mejor de la temporada en los establecimientos zaragozanos, con la idea de quedarse en las cartas de sus respectivos creadores.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión