Despliega el menú
Ocio y Cultura

Gastronomía

Zaragoza se queda sin el Artigas, otro de sus históricos bares

La pandemia ha acelerado la decisión de sus dueños de jubilarse y echar la persiana de este popularísimo local de tapeo fundado en 1967. "El bar ha sido nuestra casa, no hemos conocido otra cosa. Echaré de menos a todos", dice Chon, dueña junto a su hermano Kike y cocinera.

Una imagen de 2010 del famoso bar Artigas y su variada barra.
Una imagen de 2010 del famoso bar Artigas y su variada barra.
Heraldo.es

Si ya un negocio familiar de hostelería tiene normalmente el camino difícil, la pandemia no ha hecho sino empinarlo aún más. Y así, el coronavirus ha acelerado el cierre del Bar Artigas, santo y seña de la ruta del vermú zaragozano desde su chaflán en la calle de Pamplona Escudero.

Las comatosas fiestas del Pilar de 2020 han sido finalmente los últimos días de este establecimiento familiar, de esos que llevan con orgullo en el escudo de armas el lema "de toda la vida". Las medidas restrictivas de las últimas semanas lo mantenían con las persianas bajadas. Ahora ya para siempre.

Un mensaje en Facebook que a estas horas acumula miles de comentarios anunciaba el punto y final a 54 años de historia que comenzaron los padres de los actuales dueños: Kike (en la barra) y Chon (en la cocina), junto a Arturo, ya fallecido.

"Este año ha sido un año duro, muy duro... El 2020 ha hecho que bajemos la persiana por mucho que hayamos resistido. La noticia de la jubilación de Kike y el hecho de que este año haya sido fatídico para la hostelería han hecho que hayamos decidido que era el momento de poner fin a 54 años de historia. 54 años de historia que dejan mil recuerdos en la memoria, cientos de vermús, de cervezas con amigos, familiares, parejas, etc., recuerdos que nos ha encantado vivir junto a vosotros, nuestros clientes, nuestra segunda familia, porque sin vosotros no hubiese sido posible todos estos años con la persiana arriba", escribían ayer en la red social.

Chin y su hermano Kike, dueños del Artigas. Ella ha sido la cocinera, él comandaba la barra. Falta su hermano Arturo, ya fallecido.
Chin y su hermano Kike, dueños del Artigas. Ella ha sido la cocinera, él comandaba la barra. Falta su hermano Arturo, ya fallecido.
Facebook

La emoción de los hermanos es grande estos días. Los sentimientos y los recuerdos se amontonan. "Son etapas de la vida, cariño", dice Chon Artigas. "El bar ha sido nuestra casa, no hemos conocido otra cosa. Echaré de menos a todos". 

Cuando dice ese todos habla de una clientela intergeneracional, que ha transmitido de padres a hijos el gusto por acodarse en aquella frondosísima barra, de las más variadas de la ciudad, para la que Chon cocinaba huevos con gamba, torreznos, croquetas o vinagrillos que Kike sabía vender con cariño y simpatía y con los que el Artigas alcanzó la categoría de patrimonio sentimental de Zaragoza.

A ello también contribuyeron clientes 'de postín'. En concreto, unos vecinos muy especiales, Violadores del Verso, cuyo 'cuartel general' , Común 20, está en la misma calle de Pamplona Escudero.

La relación entre los Artigas y los raperos fue siempre entrañable y alcanzó uno de sus hitos un 8 de octubre de 2017, cuando Kase O recordó al bar ante miles de paisanos, en el que ha sido uno de los mejores pregones de la historia de las Fiestas del Pilar de Zaragoza.

“¡¡El Artigas!! Qué pena. Desde que llegamos en 2005 a la zona, con nuestro local y tienda, nos acogieron como en casa. Son 15 años en los que hemos desayunado, comido, cenado, merendado, almorzado tantas y tantas veces. Su historia está relacionada en todo este último periodo a la nuestra, porque cada grabación, firma, o entrevista llevaban implícitamente una visita al Artigas", comentaban desde la 'familia' de Rap Solo, Común 20 y Violadores del verso esta mañana a HERALDO sobre la noticia.

Para Chon llega la hora de descansar después de una vida en los fogones junto a sus hermanos. Pero sobre todo se queda con el éxito, cuyo secreto lo tiene claro. El Bar Artigas ha triunfado "por el cariño, porque somos cumplidores, porque hemos respetado a los clientes, eso es lo esencial y el trabajo, eso es lo importante".

No obstante, parecen dejar una puerta abierta: "Nos emociona todo esto, pero al mismo tiempo nos vamos con una sonrisa por haber podido haceros disfrutar durante todos estos años. ¡¡Nunca se sabe si en un futuro, en un tiempo, volvemos a abrir y nos volvemos a encontrar!! Todo puede ser...".

Etiquetas
Comentarios