Despliega el menú
Ocio y Cultura

entrevistas de verano

Luisa Gavasa "Soy de los seres más afortunados del mundo"

Recibirá el Premio Simón de Honor el próximo septiembre, trabajará con Garci y acaba de estrenar dos cortos :‘María’ y ‘Una vida asegurada’

Entrevista de verano. Luisa Gavasa.
Luisa Gavasa protagoniza dos cortos: 'María' y 'Una vida asegurada'.
Javier Mantrana del Valle

¿Qué significa para usted el verano, qué le da?

Es la infancia, las gaviotas, las olas. Canto mucho esa canción de Serrat, ‘Mis gaviotas’: «Jugando ayer desnudo por la arena / mi niñez poco a poco vi pasar, / se me escapó sin darme cuenta apenas / jugando con volar».

¿A qué mar iba?

Al Mediterráneo. Al lado de Valencia porque mi abuelo materno era valenciano y todas mis raíces, marineras, míticas, vienen de ese abuelo maravilloso que me enseñaba y me leía poesías cuando era pequeña. ‘La canción del pirata’ de Espronceda aún suena en mis oídos oyéndosela a mi abuelo.

Mira qué bien.

En mi cumpleaños me decía: «¿Qué quieres, una poesía de tu abuelo o cien pesetas?». Yo decía: «La poesía». Y me daba la poesía y las cien pesetas. Era un abuelo de la II República, culto, curioso, que hablaba idiomas, que leía prensa. Informado. Tuvo durante muchos una correspondencia con Fernando Lázaro Carreter.

Se ha parado el mundo. ¿Se ha parado también su trabajo?

Claro. Tenía que haberme ido a México para una serie. El año que viene tengo una cosa pendiente con José Luis Garci, muy bonita por cierto. Luego me iré a Chile a rodar una película. Hice un corto que se rodó el año pasado en Barcelona, ‘María’, y he estado en la inauguración del Festival de Málaga porque también se pasó el corto, que está teniendo un éxito increíble. La escribió Javier Ruiz, el director, y cuenta la historia de su madre y su hermano.

En el Festival de Comedia de Tarazona, se pasó el corto ‘Una vida asegurada' de Jesús Martínez.

Sí, es comedia, y ya lo han seleccionado en no sé cuántos festivales y ha sido premiado en Tarazona. Trabajo con Núria Prims, ya lo hice en ‘Incierta gloria’, que es una mujer que empieza a vender seguros, y aterriza en mi casa. Le saco un café, y le empiezo hablar de mi hija Elenita, enamorada de un paquistaní. Quiere venderme el seguro y yo quiero contarle la historia de mi hija. Y se crea una situación surrealista…

Y en medio estuvo ‘El último show’, que ha tenido mucho éxito en Aragón Televisión.

Hacía un personaje precioso, y estoy contentísima de haber hecho el papel con ese equipo estupendo, y con ese director que es Álex Rodrigo. He visto pocos directores que tengan esa capacidad intuitiva para dialogar con el actor. Tú les muestras un poco, una faceta del personaje, das algo, no eres consciente de que lo estás dando, y lo coge enseguida, y tira, tira, tira del hilo. No quiero quitarle mérito a nadie, pero con Álex he tenido esa conexión, y con Agustí Villaronga y, por supuesto, con Paula Ortiz.

Ya que la cita. ¿Ha pensado estos meses cuánto le debe a ‘La novia’ y qué le supuso el Goya?

Le debo muchísimo. En el cine no me conocía nadie. Había hecho mucho teatro y mucha televisión, pero en el cine era casi una desconocida. Desde entonces, no he parado de trabajar ni un instante hasta que llegó la pandemia.

A veces la profesión de actor parece ingrata y difícil, ¿no?

Siempre digo que es un oficio muy cruel. Nunca sabes hasta cuando estás ni por qué estás ni cuando dejas de estar, en qué momento desapareces del mapa. Dicho esto, soy uno de los seres más afortunados del mundo: la vida no para de hacerme regalos.

Vamos a seguir un poco en la memoria de sus veranos. ¿Qué presencia adquirieron luego en su evolución?

Me ha pillado… ¿Qué le digo?

Cuando habla de Zaragoza, siempre evoca al primer novio…

Siempre he sido muy ‘noviera’ y de amores. He tenido maridos, amantes, novios, pero no quiero decir que haya sido rebelde, aunque también teníamos que romper con el franquismo y con tantos prejuicios que había, con tabúes. Yo era de las que se leían el ‘Informe Hite’ y las teorías de Masters & Johnson. Salíamos y disfrutábamos como podíamos.

¿Qué hacía?

Además de asociar el verano a a la infancia, también lo asoció ese período a esos novios de verano, claro, y a las giras. Recuerdo a un marino que conocí en Gijón. Él me enseñó a ver amanecer desde su barco, y yo lo que era un escenario; trabajaba en ‘Las arrecogías del beaterío de Santa María Egipciaca’. Fue un amor muy bonito. Me recuerdo ahora, con 26 años, tomando el sol en la playa en Gijón con un bikini rojo, y sentirme joven, viva, con todo el mundo a mis pies. Siempre he tenido la sensación del aquí y ahora, del ‘carpe diem’: disfruto la felicidad del momento.

Luisa Gavasa siempre ha parecido aventurera, desenfadada, todo vitalidad…

Ja, ja, ja. ¡Dios mío!

¿Qué?

Desenfadada y muy aventurera lo sigo siendo. Yo me moriré viva. Mi madre me decía siempre: «Hija mía, no vivas muerta, eh. Muérete, viva». Eso es algo que, no sé, lo mantengo. Y la mayoría de los amigos de mi nuera le dicen: «Tu suegra tiene la vitalidad de quien quiere salir de este mundo». En verano, siempre que he podido, he ido al mar. Soy muy nerviosa, un culo inquieto, y el mar me seda, me relaja. Me atempera.

Por qué se refugia en Extremadura, en Madrigal de la Vera.

Me da paz. Equilibrio. Es el refugio del guerrero donde estoy con mi pareja. Está ahí siempre: es la persona que espera, la que siempre está, la que sabe quererte.

En estos tiempos de miedo y perplejidad, ¿en quién o en qué ha pensado?

Esta bofetada me ha ensañado a amar más, si cabe, la vida más de lo que la amo. No voy a hacer nada que no quiera hacer. No quiero vivir con miedo. Quiero vivir. Ni quiero dejar de hacer cosas porque tampoco sé cuanto me queda. Tengo 69 años.

SUS RECOMENDACIONES

Entrevista de verano. Luisa Gavasa.
Fotograma de 'Esplendor en la hierba' con Warren Beatty y Natalie Wood.
Archivo Heraldo.

una canción

‘Quisiera ser’, de Dúo Dinámico. «Me voy a poner absolutamente cursi cursi cursi. Y recomiendo el Dúo Dinámico. Nunca he sido muy mitómana, pero me acuerdo de cuando tenía 16 años. Me sé muchas canciones, casi todas. ‘Quisiera ser’ es una de mis favoritas. Y ‘Gavilán o paloma’ de Pablo Abraira».

un libro

‘Bienvenida a casa’ de Lucia Berlin. «Me gusta muchísimo. Es la historia de su vida con fotos. Es un tipo de mujer que me interesa, de las que han roto moldes y han sentado precedentes. Quizá no me hubiera gustado como madre, sí para leerla».

una película

‘Esplendor en la hierba’. Elia Kazan. «Nunca me olvidaré de esa película con Natalie Wood y Warren Beatty. He usado mucho esos versos cuando no puedo expresar más la felicidad: siempre pienso que es el momento del esplendor en la hierba. El romántico William Wordsworth es uno de mis poetas favoritos. De los no españoles. Tuve la obligación de leerlo en la carrera y me ganó».

Etiquetas
Comentarios