Despliega el menú
Nacional

Los socialistas vencen en un escenario que hace aún más difícil el desbloqueo

DERECHA: El PP crece y se recupera como alternativa y Vox se dispara como tercera fuerza. CIUDADANOS: Albert Rivera pone en marcha su sucesión tras el hundimiento de su partido. IZQUIERDA: Errejón no consigue aprovechar el retroceso del PSOE y de Unidas Podemos.

Seis meses después, el PSOE ha vuelto a ganar las elecciones. La evidencia no puede ocultar que esta victoria es la que lleva una mayor carga de fracaso en la historia electoral contemporánea de España. Hay que añadir que esta aparente paradoja que vincula victoria y fracaso, tan desacostumbrada en la política española, nace de un error de cálculo personal de Pedro Sánchez por su empeño en celebrar unos comicios que ni han mejorado los resultados de su partido ni, lo que es más grave, han conseguido abrir el abanico de fórmulas de gobernabilidad. Es justo al revés. Sánchez vence como un nuevo Pirro de Epiro, si en el coste de este triunfo se contabilizan -como ha de hacerse- la prolongación del bloqueo y de la incertidumbre y el incremento del descrédito de la política. Lo que en el análisis más castizo se resume en que para este viaje no hacían falta alforjas.

Si el paisaje de la política española se ha ensanchado en los últimos años no es únicamente por la concurrencia de más actores y más fuerzas parlamentarias. El análisis requiere también de una mirada más amplia e incluso más sutil. La lectura de los resultados de esta cita electoral no se agota en la contabilidad de cada partido sino que exige de una visión de bloques y posibles pactos, algo bastante común, por lo demás, en los escenarios postelectorales de gran parte de las democracias occidentales.

Los socialistas pierden tres diputados respecto a las anteriores elecciones mientras el PP de Pablo Casado recupera el pulso y con él su posición referencial del centroderecha, algo que llegó a estar seriamente amenazado por los buenos resultados de Ciudadanos en los comicios de abril. A la postre era eso lo que subyacía en la cerrazón de Rivera a pactar con el sanchismo.

Loading...

La caída de Rivera

Porque Sánchez no ha sido el único que ha errado en sus cálculos. El líder de Ciudadanos vio de cerca el espejismo que suponía erigirse en alternativa al PSOE y no quiso dar bazas al PP para monopolizar el mensaje de la oposición. Después de apostar fuerte, lo que ocasionó algunas bajas de renombre, Rivera trató de virar cuando las encuestas ya anunciaban la debacle que se confirmó anoche y que le obligó a anunciar lo que pareció la puesta en marcha de su relevo.

A la enorme debacle del partido de Rivera, que se ha revelado como una fácil víctima de la volatilidad, le acompaña el gran ascenso de Vox. Santiago Abascal ha conseguido romper en buena parte el estigma que le precedía y colocar a su partido en tercera posición, en un fenómeno muy similar, en términos numéricos, al que vivió precisamente Ciudadanos en las urnas el pasado mes de abril. Vox se sitúa en un 15% del voto, un porcentaje parecido e incluso inferior (es superior en Francia, Italia, Suecia o Finlandia) a lo que logran otros partidos de derecha populista en Europa.

El columnista de HERALDO, Víctor Orcástegui, analiza los resultados que arrojan las elecciones generales en España.

Casado, en el proceso de consolidación emprendido tras superar veleidades más radicales, tendrá que tener en cuenta también las consecuencias de un acercamiento al PSOE, que tras estas elecciones es la única vía para un gobierno que deje de lado al independentismo catalán. Un acuerdo PSOE-PP alimentaría a Vox, aunque las posiciones extremistas de este partido coartan sus posibilidades de crecimiento. Una vez más, la coyuntura exige amplitud de miras.

Entre los grandes focos de atención que dejan las elecciones casi pasa desapercibido el descenso de Unidas Podemos. Un castigo que también parece tener un destinatario claro: Pablo Iglesias. Pero la caída de escaños y votos de socialistas y podemistas, achacable al fracaso de sus negociaciones para formar gobierno y al desencanto que ello ha provocado entre sus simpatizantes, tampoco fue aprovechada por la fuerza que parecía llamada a protagonizar el desbloqueo por la izquierda. Íñigo Errejón, jaleado por algunos medios como la nueva esperanza de una izquierda razonable, también disimuló el fiasco de Más País en la barahúnda de datos y declaraciones de la noche electoral.

Más extremismo

El bipartidismo se recupera: casi 20 diputados y alrededor de cuatro puntos porcentuales más respecto al 28-A pero el Congreso resultante es más extremista. Así lo confirma el desembarco de la CUP, que hasta ahora no se había presentado a unas generales, y el crecimiento de EH-Bildu, que llega a cinco escaños. Si alguna consecuencia cabe apreciar de la sentencia del Supremo sobre el ‘procés’ es una ligera radicalización del voto independentista, que también explicaría la pérdida de dos diputados por parte de ERC. Probablemente un efecto menor de lo esperado tras los violentos disturbios vividos en Cataluña en las últimas semanas.

La fatiga con la que la sociedad española ha llegado a esta situación de bloqueo político, apenas visible en las cifras de abstención (menos de dos puntos porcentuales respecto al 28-A ), podría servir de prólogo a un cambio en las prácticas habituales de los partidos. Un obstáculo para ello es que el líder llamado a encabezar la acción de gobierno sale debilitado de este trance. Como el griego Pirro, Sánchez podría decir: "Otra victoria como esta y tendré que volver a casa solo".

El presidente en funciones, que confesaba hace poco que un gobierno con Pablo Iglesias no le hubiera dejado dormir por las noches, ha despertado con la apertura de las urnas del largo proceso de incertidumbre. Pero el bloqueo, como el dinosaurio de Monterroso, no es que siga aquí, es que ahora se nos presenta con un aspecto mucho más temible.

Reacciones en vídeo de los principales líderes:

“Llamamos a todos los partidos políticos salvo aquellos que se autoexcluyen de la convivencia y siembran el discurso del odio y la antidemocracia”, ha añadido.
El Partido Popular ha aumentado 21 escaños con respecto a los comicios de abril
VOX ha aumentado 28 escaños en comparación a los comicios del pasado mes de abril
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha propuesto convocar un congreso extraordinario en el que “los militantes de Ciudadanos y nadie más decidan y tomen las riendas del futuro de este partido”. El presidente del grupo naranja ha reconocido los malos resultados de las elecciones del 10 de noviembre.
Pablo Iglesias ha comparecido ante los medios de comunicación para valorar los resultados electorales. El líder de Unidas Podemos ha asegurado que estos comicios han servido para que “la derecha se refuerce" y para que haya "una extrema derecha de las más poderosas y fuertes de Europa”.
El líder de Más País, Íñigo Errejón, ha comparecido ante los medios de comunicación para valorar los resultados electorales de estas elecciones generales. Errejón ha reconocido que estos comicios “no tendrían que haberse producido”.

Consulta aquí las últimas noticias de las elecciones generales del 10 de noviembre de 2019

Etiquetas
Comentarios