Gastronomía
Suscríbete por 1€

Gastronomía

gastronomía

Zurracapote y otras bebidas para brindar en las fiestas

Aunque sea más común en La Rioja, no son pocos los pueblos aragoneses que toman zurracapote en sus días grandes o que se inventan bebidas propias.

Preparación del zurracapote, con frutas incluidas en este caso.
Preparación del zurracapote, con frutas incluidas en este caso.
Wikipedia

Las fiestas de los pueblos de Aragón han regresado y con ellas sus actos patronales. En algunas programaciones se pueden encontrar citas que pasan de año en año, convirtiéndose en tradicionales. Juegos infantiles, concursos de todo tipo o comidas populares forman parte de la amplia lista, como las verbenas. Lo que se bebe en ellas puede variar de los gustos y de las costumbres de cada zona.

En más de un vaso se puede encontrar zurracapote, o también llamado de forma abreviada también se denomina 'zurra'. En cada casa o en cada peña pueden seguir una receta diferente, pero en lo que coinciden todas ellas es utilizan vino como base, ya sea tinto o clarete. La proporción más habitual es de dos litros de vino por un cuarto de kilo de azúcar y un cuarto de litro de agua. Por ejemplo, si se dispone de cuatro litros de vino tinto o clarete, hay que preparar medio litro de agua y medio kilo de azúcar. Se disuelve el azúcar en el agua y se cuece, de tal forma que se consigue una mezcla almibarada, que se cuela y se mezcla con el vino.

Por otro lado, también se infusionan las ramas de canela en medio litro de agua, que se añade a la combinación junto al zumo de dos limones. Las cáscaras de estos cítricos y los palos de canela se reservan en un paño –también puede ser una malla o red de cocción-, que se ata y se sumerge en la bebida. Precisamente, de esta forma se consigue que el zurracapote continúe sumando sabores posteriormente, ya que se debe preparar en torno a una semana antes y se deja macerar de cinco a siete días. Cuanto más tiempo, más contenido alcohólico.

Como se ha mencionado, cada uno elabora el zurracapote de una forma, por lo que también puede ser que las ramas de canela se infusionen junto con el azúcar y el agua. En ocasiones se han recomendado recetas que incluyen ginebra para potenciar el alcohol. "Parece inofensivo, pero frío y en cantidad, el zurracapote puede tumbar al más pintado", avisó este periódico hace unos años en sus páginas.

En crónicas de fiestas y agendas de la segunda mitad de los años 60 era más común y en la actualidad, como aprecian en tiendas de Zaragoza especializadas en vinos, no se pregunta por el zurracapote ni tampoco se comercializa embotellado como tal, a diferencia de lo que ocurre con la sangría, así que se considera una bebida "más de antaño". No obstante, se puede encontrar en bodegas como Término de Miranda, en Burgos.

Es muy común en tierras riojanas, pero los festejos no entienden de límites geográficos y también se consume en otras partes de España, como Navarra –muestra de ello es Tudela-, o Aragón. En la Comunidad se han encontrado indicios de que se ha consumido en fiestas de Perdiguera, Puebla de Roda o Peñaflor, entre otras localidades. De hecho, la impronta de esta bebida queda reflejada en que zurracapote también da nombre a peñas de más una de localidad.

La maceración es una de las cuestiones que le diferencia de la sangría, aunque el aspecto pueda ser similar. La sangría se puede elaborar con cava, vino blanco o tinto. En los dos primeros casos se mezcla con limonada, mientras que en el tercero es con naranjada. Después se agrega azúcar y un chorrito de Cointreau, para realzar el alcohol. Además, existe la opción de agregar trozos de melocotón o de naranja.

Una sangría casera, preparada a base de vino tinto.
Una sangría casera, preparada a base de vino tinto.
Oliver Duch

Cócteles inventados en pueblos

En Albeta también se repartía zurracapote hace unos años, en cambio ahora ofrecen a sus vecinos un cóctel que han inventado. "Lo hacemos en el porche del ayuntamiento y lleva vodka, 7Up, azúcar y limonada, con rodajas de limón y hielo, y lo damos con pastas", explica Ana Isabel Pellicer, concejala de festejos de la localidad zaragozana.

Cada zona del país prepara una bebida diferente. Por ejemplo, muy parecida al zurracapote y a la sangría es la cuerva, con ingredientes similares que se prepara en las provincias de Albacete, Murcia, Granada, Cuenca, Almería y Jaén. Casi al otro extremo de la península ibérica, en Cataluña, se puede probar la ratafía, un licor que consiste en macerar nueces durante tres meses como mínimo. A continuación se decantan los líquidos, se agrega azúcar, alcohol y agua. Después se reserva otros tres meses en recipientes de madera.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión