Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

El Asador Grill Moncayo coge impulso alrededor de la brasa

Este restaurante está vinculado al parque de atracciones pero trabaja al margen del horario de esta instalación.

José Jaramillo, responsable del Asador Grill Moncayo, en el Parque de Atracciones de Zaragoza.
José Jaramillo, responsable del Asador Grill Moncayo, en el Parque de Atracciones de Zaragoza.
Alejandro Toquero

Acaban de cumplirse dos años desde que abrió sus puertas el Asador Grill Moncayo. Durante este tiempo, la pandemia ha trastocado totalmente su actividad y no le ha permitido coger velocidad de crucero. En primer lugar, para darse a conocer más y mejor porque está en una ubicación muy discreta. Vamos, que hay que ir de propio para saber que existe.

Este asador pertenece al Grupo Parque de Atracciones, que gestiona otros establecimientos como el restaurante del acuario o las playas de la Expo. Físicamente se encuentra en el paseo del Duque de Alba, junto a las instalaciones de ocio del parque. Se puede acceder directamente desde ellas cuando están abiertas, pero tiene su propio horario de funcionamiento. En estos momentos, por ejemplo, el parque solo abre los fines de semana, pero al asador también se puede ir los jueves y viernes.

Una de las ideas que hay que desechar desde el primer momento es que este establecimiento responde al perfil gastronómico de un servicio de autoabastecimiento de comida rápida. Las instalaciones muestran claramente que estamos ante otro escenario. En él tienen mucho protagonismo las dos zonas de terraza al aire libre, donde si el tiempo acompaña apetece comer o cenar. El comedor interior está totalmente acristalado, así que es muy luminoso y desde él se contempla la zona de pinares que rodea el parque de atracciones. En fin, que la estancia es muy acogedora y encaja a la perfección con la demanda cada vez mayor de espacios de restauración al aire libre, cerca de la naturaleza o donde haya suficiente distancia entre comensales. El Asador Grill Moncayo cumple con todos estos requisitos.

El protagonismo gastronómico recae, sobre todo, en dos menús, aunque también hay una pequeña carta. El de jueves y viernes (15 euros) cambia todas las semanas, aunque hay algunas propuestas que siempre aparecen: costillas de ternasco a la brasa y entrecot de ternera con piquillo y patatas gajo. Entre semana, estos platos se ofrecen con un suplemento de dos euros, mientras que en el menú del fin de semana (22 euros) se incluyen en el precio.

Entre los primeros platos, esta semana había recetas como canelones rellenos de carne al horno, timbal de ensaladilla alemana o garbanzos con pisto y huevo frito. Un recetario sencillo que responde al mismo perfil en los platos principales: merluza al Orio, bolitas de butifarra en salsa de champiñones...

De alguna forma, este es el menú ejecutivo del asador, mientras que para el fin de semana se reserva el familiar. Las presentaciones crecen en vistosidad con propuestas como ensalada fresca mar y tierra, panzerotti de ricota y setas, o corazones de alcachofas con crujiente de jamón.

En cuanto a la carta, la brasa es la gran protagonista alrededor del ternasco de Aragón, que además se puede degustar asado a baja temperatura. También se ofrece un surtido de embutidos aragoneses y está la opción del chuletón con 45 días de maduración que se hace a la parrilla.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión