Despliega el menú
Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

bares de zaragoza

Taberna Urbana: 30 años de vida en el corazón de la Magdalena

Se trata de uno de los bares más conocidos de Zaragoza. Con más de 20 mesas en su terraza, David Sariñena asegura que ésta "ha sido clave a la hora de hacer frente a la pandemia".

David Sariñena, en Taberna Urbana
David Sariñena, en Taberna Urbana
C. Ivars

Tal y como están las cosas, el hecho de seguir cumpliendo años a pesar de la pandemia, y aunque no se estén pudiendo celebrar estos aniversarios, se ha convertido en todo un hito. La Taberna Urbana de Zaragoza abrió sus puertas en el año 1988 en la misma ubicación en la que hoy se encuentra, en la mismísima plaza de la Magdalena, de la mano de Lidio y Maite, tíos de su actual dueño, David Sariñena (51 años). Por aquel entonces él tan solo tenía 18 y apenas empezaba a dar sus primeros pinitos en un sector que hoy le apasiona, a pesar de todo: la hostelería. Fue en 1995, siete años después, cuando decidió dar el salto y entrar a dirigir el negocio junto a su tía.

Mucho ha cambiado el local en todo este tiempo, casi tanto como lo ha hecho su entorno. "Cuando empezamos la plaza era transitable por vehículos y ofrecíamos un servicio más clásico para gente de paso. Cañas, cafés, cervezas y tapas tradicionales. Lo de toda la vida", rememora el hostelero. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que el futuro del barrio era la gente joven. El objetivo era convertirse en un lugar de referencia en la Magdalena. "Nos llena de orgullo comprobar cómo muchos de aquellos jóvenes de hace tres décadas nos siguen visitando cada día", admite.

En los años 90, la Urbana llegó a convertirse en el local del momento tanto para los vecinos del barrio como para muchos zaragozanos que iban "de propio" a pasar un rato en la afamada taberna. "Era muy habitual que grupos de jóvenes y no tan jóvenes tomaran como punto de encuentro nuestro local, donde podían sentarse en nuestra terraza o en las grandes mesas con bancos de madera que teníamos en el interior para tomarse unas jarras o unas copas o disfrutar de unos bocadillos o raciones", rememora. Sariñena.

Sin embargo, la crisis de 2008 causó estragos -aunque no tanto como la sanitaria, admite el hostelero- y durante esa época aprovecharon para darle un lavado de cara al establecimiento tras más de 20 años de frenética actividad. "Fue ahí cuando se convirtió en la Taberna Urbana tal y como hoy la conocemos. Cambiamos la barra y le dimos una estética más en tono madera, más taberna", explica. Actualmente, el local dispone de una amplia terraza junto a la emblemática torre de la iglesia de Santa María Magdalena en una zona peatonal rodeada de árboles. El interior, con un aforo para hasta 85 personas, también sufrió algunos cambios incluyendo un nuevo mobiliario más actual y con mesas más pequeñas e individualizadas.

"A pesar de que ha sido muy complicado tratar de mantener la rentabilidad del negocio, lo importante es que lo hemos sacado adelante"
David Sariñena, en el interior de Taberna Urbana de Zaragoza, que abrió sus puertas en 1988 en la misma ubicación en la que hoy se encuentra: la Magdalena
David Sariñena, en el interior de Taberna Urbana de Zaragoza, que abrió sus puertas en 1988 en la misma ubicación en la que hoy se encuentra: la Magdalena
C. Ivars

Dos detalles que les han servido para enfrentarse a la era covid de otra manera. "La pandemia ha atacado sin compasión a todos los negocios, pero sin ninguna duda el sector de la hostelería ha sido uno de los más damnificados. Quizás se nos ha hecho en exceso responsables del aumento de casos estigmatizando el sector, cuando la hostelería siempre ha estado trabajando en la adecuación de sus instalaciones y en el mantenimiento de las condiciones higiénico-sanitarias", lamenta el hostelero.

El verano y el avance del proceso de vacunación les está dando un respiro. Algo que, unido al hecho de haber tenido una terraza con más de 20 mesas, ha sido todo un privilegio: "La terraza ha sido clave para nuestro negocio a la hora de hacer frente a la pandemia. Un gran alivio". Además, al disponer de un local grande, han podido seguir trabajando durante los peores momentos de la crisis sanitaria. "Hemos cerrado lo mínimo posible. A pesar de que ha sido muy complicado tratar de mantener la rentabilidad del negocio, lo importante es que lo hemos sacado adelante", asevera.

En su opinión, celebrar hoy 33 años de vida, tras un año y medio "de auténtica locura" se convierte en algo todavía más importante. "Sin la gente que nos ha apoyado en los peores momentos no lo habríamos conseguido nunca", destaca.

Mejor en la calle

Claro que, una de las cosas que más han notado han sido los cambios en los hábitos de consumo en gran parte de la clientela. "Muchos clientes buscan el espacio exterior como el lugar ideal para consumir, independientemente del tiempo que haga. Y, en muchos casos, lo hacen como única alternativa de consumo, limitando en exceso el uso de los interiores", advierte el hostelero. Por eso, asegura que otro de los grandes retos del sector en estos momentos es el ser capaces de generar confianza en la ciudadanía.

"Los aragoneses somos personas a las que nos gusta la cercanía, que nos relacionamos con intensidad, esto ha sido uno de los mayores retos de nuestra vida"

"El virus ha supuesto un ataque a nuestro modo de vida, nos ha encerrado, nos ha limitado la movilidad y las relaciones personales. Los aragoneses somos personas a las que nos gusta la cercanía, que nos relacionamos con intensidad, esto ha sido uno de los mayores retos de nuestra vida", reconoce. No solo a nivel profesional, sino también personal. Además, en su caso, no solo han contado con el apoyo de la clientela de toda la vida, sino también de la plantilla y de los proveedores, que se han adaptado a una realidad sobrevenida: "Si algo le ha enseñado la pandemia a nuestro sector es que para que nuestros negocios sobrevivan debemos aprender a tener rentabilidad, adaptando nuestros recursos a las limitaciones que estén vigentes y siendo capaces de adaptarnos a un mundo que puede cambiar cada día".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión