Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Loom, una oferta gastronómica abierta día y noche en la calle Cádiz de Zaragoza

La pandemia ha sido el momento que han elegido los emprendedores Jesús Malón y Javier Tambo para poner en marcha su negocio en el centro de la capital aragonesa.

Javier Tambo y Jesús Malón
Javier Tambo y Jesús Malón
C. I.

En abril de 2021 llegaba un nuevo establecimiento a la calle Cádiz de la capital aragonesa. Loom. Tras este nuevo proyecto se encuentran dos zaragozanos, Jesús Malón (43) y Javier Tambo (42). “No hay un momento mejor o peor, simplemente surgen las oportunidades y tú decides si las coges o no”, aseguran. En su caso, decidieron lanzarse a la piscina.

“Tocaba seguir adelante y pensamos que por qué no ahora. Hemos optado por darle la vuelta a la situación y aprovechar las ventajas de emprender en un momento como este”, admite Malón, economista de profesión.

En Loom proponen un ambiente “elegante y distendido” en el que “siempre pasen cosas”, y en el que la oferta gastronómica cubra toda la horquilla horaria. Es decir, desde primera hora de la mañana -con una amplia oferta de desayunos y almuerzos- hasta un picoteo, raciones o bowls para el mediodía o la cena y las copas de después. “Detectamos que era una carencia que existía en la zona”, advierte.

El personal de Loom, en el interior del bar.
El personal de Loom, en el interior del bar.
C. I.

Además, como explica su socio, en una zona en la que encontramos una amplia oferta gastronómica, en su caso han optado por especializarse en productos aragoneses. “Hemos apostado por productos de alta calidad de la tierra y una cocina muy actual, tenemos desde ensaladas o steak tartar, pasando por raciones, tablas y tapas, así como una bodega con más de 20 referencias”, añade el emprendedor. Del mismo modo, cuentan con una completa carta de cócteles, un servicio muy demandado, explican, en la zona.

Aunque por el momento tan solo cuentan con cuatro mesas en la terraza situada a pie de calle, y un aforo de 30 personas en el interior, de en torno a 55 metros cuadrados de superficie, aseguran que la rotación de clientes es constante ya que son muchos quienes prefieren ir pasando de bar en bar y probar distintas opciones en la misma zona. De hecho, aseguran que el hecho de ubicarse en una zona gastronómica en auge ha sido una fortaleza y fue uno de los motivos principales de elegir este local: “Se trata de que haya movimiento, la gente viene sola”.

Jesús Malón y Javier Tambo, en el Loom
Jesús Malón y Javier Tambo, en el Loom
C. I.

En cuanto al nombre, ‘Loom’, significa telar en inglés, y guarda relación con uno de los antiguos usos del local. “Nos contaron que hace años hubo una famosa tienda de telas en este mismo espacio. También hemos conservado parte de la estructura original, como una columna y la barandilla”, añade Tambo, en su caso ingeniero industrial.

Ambos han decidido abrir este local como “una segunda vía de negocio”. “Llevábamos tiempo con la idea de hacer algo juntos, y parece que nunca es el momento. Es cierto que la pandemia supuso un freno, pero decidimos darle la vuelta. Era ahora o nunca”, afirma. Y es que si hay algo que nos ha enseñado la pandemia es que no hay que pensar demasiado las cosas pues todo puede cambiar de la noche a la mañana: “De los tiempos de crisis también surgen oportunidades. Hemos nacido en un escenario de incertidumbre adaptándonos a una realidad cambiante. Si sale mal, al menos podremos decir que lo hemos intentado”. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión