Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

recetas

Los callos con garbanzos de Chicote que triunfan en Instagram

El popular cocinero ha compartido la receta de este suculento "clásico" para el que recomienda "un poco de paciencia".

El cocinero Alberto Chicote, en los fogones del centro de formación gastronómica La Rezeta de Miralbueno
El cocinero Alberto Chicote, en los fogones del centro de formación gastronómica La Rezeta de Miralbueno
José Miguel Marco

Alberto Chicote continúa compartiendo diferentes recetas con sus más de 600.000 seguidores en Instagram. Hace unos días mostraba cómo preparar un apetitoso bizcocho de limón para posteriormente enseñar el proceso de su rica ensalada campera. Esta vez, Chicote va un paso más allá, y enseña la receta de unos callos con garbanzos.

Se trata, sin duda, de una elaborada receta para la que el chef recomienda “ponerse con un poco de paciencia y, si es el día de antes, mejor que mejor”.

Ver esta publicación en Instagram

CALLOS GUISADOS CON GARBANZOS. Hay que ponerse con un poco de paciencia , y si es el día antes... mejor que mejor. 1- ponemos en agua fría, a cubrir, 1/2 kilo de callos con 250 gramos de pata de ternera y 250 gramos de morro de ternera, todo partido en trozos regulares, con un poco de vinagre de vino blanco, un chirrido bastará. Llevamos a ebullición y cuando hierva colamos y tiramos todo el agua. Volvemos a poner en agua limpia y ahora ponemos 1 cebolla pelada, 2 dientes de ajo pelados, un poco de puerro y una zanahoria, un poco de sal y un par de hojas de laurel, llevamos a ebullición y dejamos cocer, tapado a fuego suave durante unas 3 horas y media. 2- Durante la cocción, en otro cacharro rehogamos 2 cebollas y dos dientes de ajo, todo bien picado. Cuando esté bien dorado (llevara un buen rato a fuego suave) añadimos una buena cucharada de pimentón picante (si os gusta el picante, si no, dulce) previamente hecho una pasta con un poco de agua, rehogamos bien y dejamos que desarrolle el aroma, mojamos con un vaso generoso de vino blanco y un tomate rallado. Dejamos cocer. 3- En otro cacharrito ponemos dos chorizos, una morcilla, (ambos pinchados),un hueso de jamón y un trozo de tocineta, con agua, llevamos a ebullición un par de minutos. Los sacamos de ahí y ponemos todo en la cazuela de la salsa, tiramos toda la grasa y caldo que ha salido de ahí. 4- Dejamos que cueza la salsa, tapada más o menos media hora, para que la verdura se deshaga y trabe la salsa. Podemos ir añadiendo parte del caldo de los callos mientras tanto, así la salsa irá tomando sabor y cuerpo. 5- cuando los callos estén casi cocidos los añadimos a la salsa y dejamos que terminen su cocción en la sala junto con el resto de los ingredientes. Ahora destapado para que reduzca.Vamos incorporando el resto del caldo de los callos hasta incorporar todo o casi todo. Ha de quedar bastante meloso y caldoso para que al meter los garbanzos al final no se quede demasiado seco. 6- Escurrimos un bote de garbanzos cocidos, los lavamos bien y los incorporamos al guiso, dejamos que cuezan al menos 10 minutos con todo el guiso. 7- ponemos a punto de sal y servimos.

Una publicación compartida de Alberto Chicote (@albertochicote) el

La receta, paso a paso

1. Pon en agua fría, cubriéndolos, medio kilo de callos con 250 gramos de pata de ternera y 250 gramos de morro de ternera. Todo ello partido en trozos de similar tamaño, con un poco de vinagre de vino blanco. Cuando esté hirviendo lo colaremos y tiraremos el agua.

2. De nuevo con agua limpia, ponemos a hervir una cebolla pelada, dos dientes de ajo, un poco de puerro, una zanahoria, sal y un par de hojas de laurel. Ponemos nuevamente a hervir, con el recipiente tapado a fuego lento, durante unas tres horas y media.

3. Durante este tiempo, utilizamos otro recipiente para rehogar dos cebollas y dos dientes de ajo bien picados. Una vez que esté bien dorado, añadiremos una cucharada generosa de pimentón y dejamos cocer.

4. En otro recipiente, colocamos dos chorizos, una morcilla, un hueso de jamón y un trozo de tocineta. Hervimos durante dos minutos y colocamos todo en la cazuela de la salsa.

5. Dejamos cocer la salsa, tapada alrededor de media hora, para que la levadura se deshaga. También podemos ir añadiendo parte del caldo de los callos mientras tanto, así la salsa irá tomando sabor y cuerpo.

6. Una vez que los callos estén casi cocidos, los añadiremos a la salsa y dejaremos que terminen su cocción junto al resto de ingredientes. Ahora destapado, para que reduzca, vamos incorporando el resto del caldo de los callos. Debe quedar bastante meloso y caldoso para que al meter los garbanzos al final no se quede demasiado seco.

7. Escurrimos un bote de garbanzos cocidos, los lavamos bien y los incorporamos al guiso, dejándolo que cuezan al menos 10 minutos con todo el guiso.

8. Añadimos una pizca de sal y listo para servir.

Ver esta publicación en Instagram

Un clásico, cocina de verdad!!! #CocinaDeResistencia

Una publicación compartida de Alberto Chicote (@albertochicote) el

Etiquetas
Comentarios