Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

RECETAS

Flan casero de limón: una receta sin horno que se prepara en menos de una hora

Una de las ventajas indiscutibles de este postre es que prepararlo está al alcance de todos: los pasos a seguir son sencillos y apenas requiere tiempo.

Es un postre fresco y agradable que suele gustar a mayores y pequeños.
Es un postre fresco y agradable que suele gustar a mayores y pequeños.
Freepik

Aunque los postres muy elaborados, como la tarta de piña, galletas y merengue o el tiramisú clásico, son deliciosos, no siempre disponemos de tiempo suficiente para elaborarlos. Así, cuando recibimos invitados en casa y queremos agradarles con un bocado dulce, solemos renunciar a lo casero y comprar pastas o pasteles prefabricados que nos eviten esfuerzos y disgustos en la cocina. Sin embargo, hay postres, como el flan de limón, que además de deliciosos, son muy fáciles de preparar y pueden estar listos (sin contar el tiempo de refrigeración) en menos de media hora. Una delicia ideal para el verano que nos asegurará las enhorabuenas al finalizar el pase dulce.

Ingredientes para seis:

  • 150 mililitros de zumo de limón natural
  • 2 sobres de gelatina de limón
  • 150 mililitros de agua
  • 100 gramos de azúcar moreno (se puede cambiar por 50 gramos de sacarina)
  • 150 gramos de leche condensada
  • Medio litro de nata para montar
  • Caramelo líquido (o 100 gramos de azúcar blanquilla y una cucharada de agua)

Flan de limón, paso a paso

Caramelo
1

Organizar los ingredientes

Si, en lugar de escoger un caramelo ya comprado, se opta por hacerlo en casa, es el primer paso que hay que realizar. Así, hay que calentar el azúcar blanquilla en un cazo junto con el agua y ponerlo al fuego hasta que los bordes empiecen a oscurecerse. Llegado este momento, hay que remover la mezcla hasta que vaya espesando y cogiendo la tonalidad dorada deseada. Después, verter sobre las flaneras individuales y dejar reposar. Mientras el caramelo se endurece, mezclar en otro cazo el zumo del limón, el azúcar moreno y el agua, y, cuando rompa a hervir, añadir las gelatinas y mezclar bien hasta que se disuelva.

Preparación para la tarta de limón.
2

Una mezcla cremosa

Conseguidos los pasos iniciales, hay poner a enfriar la gelatina en el congelador durante unos cinco minutos mientras se monta la nata y, una vez se atempere la primera, añadirle la leche condensada sin dejar de remover hasta lograr una mezcla homogénea. Solo quedará agregar la nata montada y remover con ayuda de unas varillas para conseguir un resultado cremoso y con aire.

Flan
3

Reposar, refrigerar y ¡a comer!

Verter la mezcla sobre las flaneras individuales en las que ya reposa el caramelo. Introducir en el congelador durante dos horas o en la nevera, cuatro, hasta que la mezcla cuaje por completo. Después desmoldar con cuidado sobre un plato y, si se considera necesario, derretir el caramelo con ayuda de un soplete de cocina. Así, el postre tendrá un sabor más intenso y un paso por boca más cremoso.

Etiquetas
Comentarios