Gastronomía

Gastronomía

RECETAS

Tarta de piña y galletas: un postre fresco y sabroso para redescubrir esta fruta

Esta receta no presenta dificultad, por lo que es perfecta si tenemos invitados estivales a los que queremos sorprender en la mesa.

La capa de merengue que recubre esta delicia es, sin duda, uno de sus puntos fuertes.
La capa de merengue que recubre esta delicia es, sin duda, uno de sus puntos fuertes.
Freepik

Para el postre, siempre hay hueco. O, al menos, eso asegura la ciencia (y nuestro estómago cuando llega la hora del último pase de la comida). Así, en la carta dulce se pueden encontrar recetas caseras -¡y deliciosas!-, tales como el yogur, las natillas, el demandado arroz con leche o los helados (sobre todo, cuando suben las temperaturas). Sin embargo, el verdadero protagonismo, llegado este momento, suele recaer sobre las tartas, ya sean de queso al horno, de limón, tipo tiramisú o la de piña, cuya preparación se encuentra bajo estas líneas. 

Ingredientes para seis personas: 

  • 1 paquete de galletas maría, de sobaos o de bizcochos de soletilla, según la textura final que se le quiera dar al postre. 
  • 100 gramos de mantequilla
  • 25 gramos de nueces peladas
  • 250 ml. de zumo de piña
  • 250 gramos de piña al natural (también se puede usar en almíbar si se busca un resultado más dulce).
  • 4 huevos
  • 50 gramos de azúcar moreno
  • Azúcar blanco para montar el merengue
  • 2 hojas de gelatina neutra (media cucharada si es en polvo)
  • Una cucharada de maicena
  • Zumo de limón

Tarta de piña, paso a paso:

Tarta de piña y merengue
1

Así se hace la base de la tarta

Para preparar la masa, hay que picar en un vaso de batidora las galletas (o los bizcochos de soletilla) junto con las nueces. Después, hay que agregarle la mantequilla derretida y remover hasta lograr una masa homogénea de color dorado  que sirva para recubrir el fondo y los laterales de un molde redondo de menos de diez centímetros de alto (para evitar que se rompan las paredes de la tarta). Una vez cubierto el molde, hornear a 180º durante diez minutos para que las galletas cojan consistencia.

Ingredientes para hacer una tarta de limón.
2

Relleno, para chuparse los dedos

En un bol de gran tamaño, mezclar el zumo de piña con la maicena, mientras dejamos hidratar las dos hojas de gelatina en una fuente con agua. Después, separar las yemas de tres de los huevos y añadirlas a la mezcla junto al cuarto huevo y el azúcar moreno. Remover hasta lograr una masa líquida homogénea y calentar a fuego medio en un cazo hasta que la mezcla comience a hervir. Este será el momento de añadir las hojas de gelatina y los trozos de piña, y de remover hasta que se integren todos los ingredientes. Volcar la masa sobre la base de galletas y dejar reposar a temperatura ambiente.

Tarta de piña y merengue
3

El tiempo en el horno, la clave

Pesar las claras antes desechadas y echarlas en un bol justo con el doble de cantidad de azúcar blanco. Después, preparar un baño María en el que introducir el bol con la mezcla y, cuando el agua comience a hervir, remover hasta que la textura del grano de azúcar desaparezca. Una vez retirada la mezcla del fuego, batir con ayuda de unas varillas hasta que la mezcla empiece a parecer una espuma: este será el momento de echar el zumo de medio limón que favorecerá que las claras de monten. Conseguido el merengue, con ayuda de una manga pastelera, colocar sobre la tarta en forma de círculos concéntricos. Listo este paso, meter el postre en el horno con la función de grill a media potencia, para permitir que el merengue se haga sin perder su untuosidad y, además, adquiera el color dorado tan apetitoso que le caracteriza. 

Etiquetas
Comentarios