Economía
Suscríbete por 1€

economía

Quinta prórroga de los ERTE: "Es preferible que se endeude el Estado a destruir el tejido empresarial"

Patronales y sindicatos aragoneses tienen puestas sus esperanzas en el verano para que se pueda recuperar empleo y se llegue al 30 de septiembre en mejor situación que ahora, aunque sin descartar otra extensión de esta medida.

Oficina del Inaem y el SEPE en la calle Santander de Zaragoza.
Oficina del Inaem y el SEPE en la calle Santander de Zaragoza.
Guillermo Mestre

La economía sigue sin experimentar la esperada recuperación que debiera iniciarse a medida que avance el proceso de vacunación contra la covid-19. Todavía hay medio millón de personas afectadas por un expediente de regulación de empleo (ERTE) en España, de ellas unas 12.000 en Aragón. Por ello, la quinta prórroga de estos instrumentos, firmada esta semana entre el Gobierno central, CEOE, Cepyme, CC. OO. y UGT ha sido bien recibida por patronales y sindicatos en Aragón, que ven en el verano "la clave" para saber si esta extensión hasta el 30 de septiembre puede ser la última o no. 

De nuevo, se ha logrado un acuerdo "in extremis" ya que el anterior finalizaba este lunes. El presidente de Cepyme Aragón, Aurelio López de Hita, pide a los ministerios de Trabajo y Seguridad Social que participan en la negociación, que no se inicie siempre tan a última hora, para evitar la "zozobra e incertidumbre que crea entre la gente que la necesita". Desde los sindicatos, el secretario general de CC. OO. Aragón, Manuel Pina, coincide en que se adelanten las negociaciones y no se avise "la última semana" de plazo porque cree que se da impresión de una incertidumbre que "no es real" ya que se ha demostrado en las cinco ocasiones anteriores que el acuerdo es posible.

"No hay plan B"

Para López de Hita, de no haberse logrado la prolongación más allá del 31 de mayo, la situación sería "catastrófica" tanto para los trabajadores afectados como para la "pléyade de pequeñas empresas al borde de la asfixia". La no extensión de los ERTE hubiera supuesto el "cierre total". Por ello, ve necesario "sacar los recursos de donde sea" porque "es preferible que se endeude el Estado a destruir el tejido empresarial". Considera que el momento todavía resulta "muy complicado".

En este sentido, desde CEOE Aragón, su director general, Jesús Arnau, recuerda que "una empresa que desaparece supone la destrucción de miles de puestos de trabajo y luego cuesta mucho crearlos". Defiende los ERTE como una "figura fundamental", que ha resultado ser "de supervivencia" en la crisis sanitaria. La prórroga era necesaria porque "no hay plan B", advierte. 

En la comunidad aragonesa hay todavía 4.000 empresas acogidas a estos expedientes. En España, durante el pasado mes de abril, se registraron 638.283 profesionales acogidos a ERTE, que representa el 3,3% del total de los trabajadores, según los datos oficiales recogidos por Randstad. En el reparto por comunidades, en Aragón están afectados por un expediente el 2,1% de los trabajadores, con mayor peso en regiones turísticas como Canarias, con el 10,9% o Baleares con el 6,8%.

Sin embargo, los ERTE no han impedido el cierre de empresas en este último año. En Aragón se habían perdido 1.300 compañías a 31 de diciembre de 2020, un número que "habrá aumentado", apunta CEOE. La situación ha sido "insostenible" para algunas, confiesa Arnau. "Las ayudas para muchas van a llegar tarde porque han pasado ya 14 meses y otras no han llegado o no han podido soportar niveles de infrautilización de la actividad o de endeudamiento", explica, incluidas las que pidieron créditos ICO. Arnau considera que son "datos muy preocupantes".

Riesgo de empresas 'zombie'

"El problema gravísimo será cuando los ERTE dejen de aplicarse, entonces las cifras de paro serán inasumibles y la destrucción del tejido irrecuperable", viene alertando López de Hita. Algunos informes advierten que los ERTE pueden estar sosteniendo de forma artificial algunas compañías que ya no son viables, aumentando su deuda. En Aragón se calcula que ya hay unas 1.500 empresas sin actividad o 'zombies'. 

El secretario general de UGT-Aragón, Daniel Alastuey, cree que "las empresas que saben que no van a sobrevivir han cerrado ya" porque ve "difícil" que un empresario la mantenga "simplemente porque no tiene coste de Seguridad Social" ya que le quedan más gastos fijos. Resulta "muy difícil saberlo desde fuera", añade Pina. Por su parte, el presidente de Cepyme Aragón lo considera "un riesgo que hay que correr" porque hasta que no se recupere la actividad no se puede valorar la viabilidad. "Si le cortas el oxígeno, no es viable. De momento, hay que aplicar todas las medidas posibles", insiste López de Hita. Las pymes tienen más dificultades para resistir por sus menores armas para financiarse.

Alastuey apunta una "incertidumbre añadida" en la comunidad, la de qué va a pasar con la crisis de los semiconductores. Esta ha obligado a la planta zaragozana de PSA Stellantis en Figueruelas a presentar un ERTE, que ha provocado el efecto dominó en algunas auxiliares. "Pueden ir desapareciendo los ERTE de la hostelería y el comercio y aparecer en sectores como la industria", plantea.  

Pendientes del verano

La patronal y los sindicatos aragoneses tienen la vista puesta en los próximos meses. "Tal y como estamos ahora era fundamental pasar el verano. Las empresas más afectadas son las de hostelería y turismo y el verano es clave para ver si pueden volver a la actividad", señala Alastuey. De momento, "la economía parece que se empieza a reactivar y la vacunación avanza", destaca.

Pina tiene la "esperanza de que al acabar el verano haya muy pocas personas en ERTE porque se está yendo bien en reservas". Arnau coincide en que "para muchas empresas es un periodo álgido de facturación". Cuenta con que el 30 de septiembre haya "un alto porcentaje de población vacunada y podrán tomarse decisiones de menores restricciones".

"La figura ya existía pero no había incentivos para que las empresas se acogieran"

Para López de Hita serán necesarios factores como que el turismo responda "de manera adecuada" y la movilidad interior permita aumentar el consumo. Considera una medida "muy acertada" el bono turístico aprobado por el Gobierno de Aragón, que "puede ser insuficiente, evidentemente, pero más vale eso que nada", añade.

Todos coinciden en que "ojalá no hiciera falta una nueva prórroga", señal de que la situación sanitaria mejora y con ella la economía. A la hora de hacer previsiones, Arnau solo se atreve a ser "moderadamente optimista" porque no se sabe "cómo va a ser la posvacunación" ni la vuelta a la actividad de las empresas que llevan meses cerradas. Qué ocurrirá "cuando levanten la persiana", qué habrá pasado con los clientes, el mercado y la demanda que tenían antes de la pandemia.

Alastuey defiende que los expedientes permanezcan "con características parecidas a las actuales" una vez superada la pandemia. "La figura ya existía pero no había incentivos para que las empresas se acogieran", recuerda. Pina coincide en la necesidad de mantenerla porque cree que gracias a ella "el cierre de empresas no ha sido tan exagerado. Hemos conseguido salvar empresas".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión