Despliega el menú
Economía
Suscríbete

economía

Ahorrar con la nueva factura de la luz si se tienen acumuladores o un coche eléctrico

Los cambios se empiezan a aplicar el 1 de junio y los expertos esperan un efecto casi "neutro" salvo que se cambien hábitos de consumo. Notarán una subida quienes tienen ahora tarifa nocturna.

Un contador de electricidad
Un contador de electricidad

Las facturas de la luz que recojan los consumos de junio se calcularán con la nueva tarifa que afecta a la parte fija del recibo. Esta llega en un momento en el que los precios de la electricidad se encuentran en máximos, por lo que el consumidor que quiera reducir su factura tendrá que estar atento a los nuevos horarios en los que puede ahorrar. Se pasa de seis tipos de tarifa a una única, que será de discriminación horaria para todos con tres franjas para el consumo (punta, llano y valle). Será posible contratar dos tipos de potencia.

Dependiendo de la tarifa, el precio kilovatio hora que se aplica cambia. En la nueva, las horas más caras (punta) se concentrarán de las 10.00 a las 14.00 y de las 18.00 a las 22.00; seguida de un periodo llano, de 8.00 a 10.00, de 14.00 a 18.00 y de 22.00 a 0.00 y  el precio más barato, de 0.00 a 8.00 y todas las horas del sábado, el domingo y festivos.

Los usuarios no tendrán que hacer nada para que se les apliquen los cambios, pero sí para conseguir más rebajas en la factura modificando la potencia o cambiando hábitos de consumo. La reforma influye solo en la parte fija del recibo, que incluye los peajes y cargos que aprueba el Gobierno. "El cambio de tarifa afecta solo a componentes regulados", explica José María Yusta, profesor de la Universidad de Zaragoza y miembro de la Comisión de Energía del Colegio de Ingenieros Industriales de Aragón y La Rioja (Coiiar). Esto supone que si hay rebaja solo se nota en  alrededor de la mitad del recibo ya que el resto depende del precio de la electricidad, que se encuentra en máximos.

La pandemia de covid-19 llegó en marzo de 2020 "con el precio del gas y el petróleo bajando y después aún bajó más", recuerda Yusta. Un año después, la situación en el mercado eléctrico es totalmente distinta. "Ahora en hay una volatilidad altísima", asegura el consultor energético. Entre las razones, la crisis mundial de las materias primas, que hace que estén subiendo, como el petróleo y el gas, además de un encarecimiento de los derechos de emisión de CO2. Todo ello se nota en la factura porque ahora el precio lo están fijando las centrales de ciclo combinado, en las que influye el coste del gas y el CO2. En el mercado mayorista el precio del megavatio hora se ha situado por encima de los 70 euros. Este jueves se paga a 80 euros el MW/hora, "el doble que hace un año", señala el profesor.

Subida para quienes tenían tarifa nocturna

El planteamiento del Gobierno es que la reforma tenga un "efecto neutro" en la factura, asegura Yusta. "El objetivo es que no pese tanto la parte fija y tener más incentivo para ir hacia la eficiencia energética", apunta. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha hecho unos primeros cálculos en los que salen peor parados los hogares que tenían contratada una tarifa de discriminación horaria. Con una potencia hasta 10 KW, verán una subida de 24 euros al año en el recibo, si tenían dos tramos horarios. Si no se tenía una tarifa nocturna, ahora se conseguirá de forma automática una rebaja de 17 euros al año en la parte fija.

Desde la Organización de consumidores y usuarios (OCU) destacan la rebaja que se produce en la potencia contratada, uno de los costes fijos que más influyen en el recibo. Ahora tendrá un precio en horas punta (de 8.00 a 0.00) y otro para las valle (0.00 a 8.00), más barata. Se pueden contratar potencias diferentes para cada periodo.

 "Un hogar con menos de 10 KW de potencia contratada y que la mantenga sin cambios pagará por ella un 16% menos", calculan desde OCU.  Ponen como ejemplo que un cliente que suba su potencia de 3,3 a 7 KW para facilitar la carga rápida del coche pasará de pagar 339 a 135 euros al año euros si lo hace por la noche. Por otro lado, advierten del "elevado precio que se aplicará a la energía en horario punta". Los mayores beneficiados serán las empresas y hogares con potencia entre 10 y 15 kW, que notarán una mayor rebaja.

Bajar o incluso subir la potencia para ahorrar

Yusta recuerda que "siempre se ahorra si se ajusta la potencia contratada" y desde hace tres años se puede bajar poco a poco, "en escalones de 0,1 kilovatios", pero aconseja que se "mantenga la potencia contratada" y cuando se haya podido analizar lo que gasta se planteen cambios. Algún consumidor puede necesitar incluso aumentarla por la noche y al ser el periodo más barato no lo notará tanto en el recibo. Por ejemplo, quienes tengan calefacción eléctrica con acumuladores. En este último caso, desde OCU aconsejan revisar el horario para el que están programados los aparatos (ahora el mejor sería de 0.00 a 8.00) y disminuir su potencia contratada durante el horario punta "pues normalmente no necesitarán tener una potencia tan alta durante las horas en las que no se cargan los acumuladores". 

"No tiene sentido poner la lavadora a las tres de la mañana y el ahorro no es tan importante y se unen las molestias a los vecinos"

"Hay que tener cuidado a la hora de bajarla porque la potencia contratada de periodo valle es también la de fin de semana", apunta Yusta, ya que en sábado o domingo puede darse un mayor consumo en el hogar.  

El cambio de hábitos puede rebajar la factura, pero con limitaciones. "Al final las horas punta son donde hay más actividad y es inevitable que se vaya a utilizar la energía para cocinar", pone como ejemplo, Yusta. Como ha ocurrido en otras reformas eléctricas, cree que "no tiene sentido poner la lavadora a las tres de la mañana y el ahorro no es tan importante", a lo que une las "molestias a los vecinos". Apuesta por desplazar consumos a horas baratas pero, sobre todo, por mejoras en la eficiencia energética a más largo plazo como contar con electrodomésticos eficientes y cambiar la iluminación.

La reforma se aplica automáticamente tanto a quienes tienen un contrato con una compañía dentro del mercado regulado (tarifa PVPC) y los clientes que contrataron con una comercializadora. Desde OCU, aconsejan confirmar con esta última cómo afecta la reforma al contrato que tienen suscrito, muchos de ellos son anuales por un precio de la luz fijo.

Yusta confía en que se vaya notando una rebaja poco a poco en el precio de la luz, la otra parte de la factura sobre la que no afecta la reforma. "En la última semana se ha observado una ligera tendencia a la baja", ante la escalada de precios, que cree que ya han tocado máximos. A largo plazo, espera que la mayor penetración de las energías renovables haga que los precios del mercado mayorista sean más bajos. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión